BEATRIZ RÍOS | Publicado: - Actualizado: 19/5/2017 17:28

bruselas_operación_policial_alerta
Fuerzas especiales de la policía belga durante una operación en Molenbeek. / Olivier Hostel (Efe)
Actualización de las 20:00 con nueva información

BRUSELAS.– Hasta 19 operaciones policiales coordinadas tuvieron lugar la pasada noche en distintos puntos de las regiones de Bruselas y Charleroi (Bélgica) que se saldaron con dieciséis detenidos y un herido pero sin rastro de Salah Abdeslam, uno de los terroristas que atentó en París hace una semana y que varias fuentes situaban en Bélgica.

Pasadas las 18:30 de la tarde, el primer ministro belga, Charles Michel, anunció en rueda de prensa que el nivel de alerta máxima en la Región de Bruselas se mantenía, al menos, hasta el lunes por la tarde. El gobierno belga decidió mantener el nivel de alerta 4 después de que los servicios de inteligencia constataran que aún existía una amenaza “seria e inminente” de atentado terrorista. A las ocho de la tarde, salta la alarma. La cadena de televisión RTL informa de una operación policial en el centro de la ciudad, muy cerca de la Grand Place.

Alrededor de las 20:30, la plaza está prácticamente desierta. Solo un grupo de turistas asiáticos, completamente ajenos al caos, pasea por la zona. Un dispositivo policial mantiene cerrada el área comprendida entre las rue du Midi, des Pierres y de l’Amigo, entre la emblemática plaza, el Maneken Pis y la Bolsa. Un motorista se dirige hacia el control por la rue Lombard sin aminorar la velocidad. Un policía le apunta con su arma mientras pide a gritos que se pare. La tensión se eleva. Tras una breve discusión, el motorista da la vuelta. Finalmente, se trata de una falsa alarma. Sin embargo, esta escena da una idea de la presión a la que la policía belga se encuentra sometida estos días.

Las autoridades piden entonces no difundir imágenes ni información sobre las operaciones en curso y varios medios abandonan la zona. Alrededor de las 22:30, el dispositivo concluye y la policía abre el perímetro de seguridad aunque no facilita ningún tipo de información ni sobre el motivo ni sobre el resultado de la operación.

operación_policial_molenbeek_Bruselas
Molenbeek, el barrio del que provenían varios de los terroristas de París, sitiado por la policía. / O. H. (Efe)

Las autoridades reconocen entonces la existencia de varias operaciones en la Región de Bruselas. En rueda de prensa, el fiscal belga, Eric Van der Syp, explica que las fuerzas especiales anti-terroristas han llevado a cabo 19 intervenciones en Molenbeek, Schaerbeek, Anderlecht, Jette, Woluwe Saint Lambert y Forest (Región de Bruselas) y Charleroi. Estas operaciones se saldan con dieciséis detenidos y un herido.

La Fiscalía aclara que no se han encontrado explosivos ni armas durante los registros y se niega a dar detalles sobre las identidades de las personas bajo custodia ya que las investigaciones continúan. También confirma que no hay rastro de Salah Abdeslam que sigue desaparecido desde los atentados en París hace más de una semana. Distintas informaciones recogidas por los medios de comunicación belga explican que Abdeslam habría conseguido burlar una vez más a la policía y huir en dirección a Alemania pero las autoridades se niegan a facilitar detalles sobre la operación en curso.

Durante una de las operaciones en un bar en Molenbeek, relata la fiscalía, un coche impacta frontal y voluntariamente contra un vehículo de policía que participaba en el operativo. Es entonces cuando se produce un tiroteo en el que una persona ha resultado herida. El coche se da a la fuga aunque es posteriormente interceptado en Bruselas. Sin embargo, la policía no puede confirmar la relación de este incidente con el resto de operaciones anti-terroristas.

A pesar de las operaciones policiales llevadas a cabo durante la noche, la alerta máxima se mantiene en la capital belga. El metro permanecerá cerrado y el gobierno pide a la gente que evite zonas comerciales o transporte público, tal y como hizo el pasado viernes. Pero además, el primer ministro anunció una novedad importante: colegios y universidades permanecerán hoy cerrados. Las medidas de seguridad no afectan a las empresas privadas aunque algunas compañías recomiendan a sus trabajadores que trabajen desde casa. El cierre de los colegios no ayuda.

Las instituciones europeas, por su parte, mantienen el nivel de alerta amarillo a excepción del Consejo de la Unión Europea que lo eleva hasta naranja. Solo las principales reuniones −como el Eurogrupo o el Consejo de Educación, Juventud, Cultura y Deporte previstos para mañana− tendrán lugar. No así las de menor importancia que han sido canceladas.

Alrededor de las siete de la tarde y tras más de tres horas de reunión del Consejo Nacional de Seguridad belga, el primer ministro compareció en rueda de prensa para anunciar que el nivel máximo de alerta se mantendrá en la Región de Bruselas al menos hasta el próximo lunes. La amenaza de atentado, explicó Charles Michel, sigue siendo “seria e inminente” y los objetivos, los mismos: zonas concurridas y transporte público. El gobierno se niega a facilitar más detalles sobre la investigación mientras ésta siga en curso.

Con la intención de que, a pesar de la alarma, la ciudad recupere poco a poco la normalidad, los colegios abrirán de nuevo sus puertas el próximo miércoles. También el metro circulará a partir de pasado mañana aunque está previsto que su puesta en marcha sea progresiva. En cualquier caso, todas estas medidas serán revisadas diariamente por el Organismo de Coordinación de Análisis de la Amenaza belga (OCAM).

Además, esta mañana han sido detenidas cinco personas más que se suman a las 16 detenciones de anoche. Poco antes de la comparecencia del gobierno, la fiscalía anunció en un comunicado que de las 21 personas afectadas, diecisiete habían sido puestas en libertad y tres seguían siendo interrogadas. Solo uno de los detenidos, cuya identidad no ha transcendido pero no se trata de Salah Adbeslam, ha sido acusado de terrorismo. Se le acusa de pertenencia a grupo terrorista y atentado terrorista y estaría vinculado a los ataques que tuvieron lugar el pasado 13 de noviembre en París y en los que 130 personas fueron asesinadas. Con éste,  ya son cuatro los acusados de relación con actividad terrorista en Bélgica en los últimos diez días.

(*) Beatriz Ríos es periodista.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend