La ‘Nuit Debout’: los indignados franceses, en pie

asamblea_nuit_debout_paris
Centenares de personas se reúnen en la asamblea popular de la Nuit Debout en la Plaza de la República de París. / Beatriz Ríos

PARÍS.– Desde que la ministra de trabajo francesa, Myriam El Khomri, anunciara su proyecto de ley, las manifestaciones se sucedieron en Francia. La más importante de ellas tuvo lugar el 31 de marzo y fue el germen de la Nuit Debout, un movimiento de indignación que va mucho más allá de la oposición a la reforma laboral. Cuando Passynia se manifestó junto a miles de parisinos en la Plaza de la República contra ‘La Ley El Khomri’ aquella jornada, pensó que las movilizaciones durarían, a lo sumo, tres o cuatro días. Hoy, quince después, es uno de los integrantes de la Comisión de Vivienda, una de las muchas que han surgido en esta ‘Noche en Pie’ eterna que vive París desde entonces.

Publicidad

Publicidad

Aquella noche del 31 de marzo pasado, decenas de personas deciden acampar en la Plaza de la República a modo de protesta. A partir de entonces, se suceden los intentos de ocupación de la plaza y empiezan a surgir las asambleas. Tras varios desalojos forzados para evitar una acampada permanente como las que tuvieron lugar en España en aquel lejano 15M, hay un acuerdo tácito entre los manifestantes y la Policía y al llegar la media noche, la plaza vuelve a ser plaza y deja de ser ágora. Pero cada día desde entonces, vuelven. Centenares de personas de todas las edades, aunque con menor representación de las generaciones comprendidas entre los 50 y 60, diariamente se dan cita para discutir el futuro de su país, su futuro. Discuten e intercambian, vuelven a hacer suyo el espacio público y la palabra. El ser humano, dicen, debe volver a ser el centro de la política y no los intereses particulares. Lo que nació siendo una contundente oposición a una reforma laboral se ha convertido en un movimiento popular que cuestiona la situación política, económica y social francesas.

La de la República es una enorme plaza situada en pleno centro de París. El lugar al que los franceses acuden a llorar a sus muertos, a pedir justicia y a reivindicar sus luchas. Desde el pasado 31 de marzo, es el símbolo del cambio. ‘La Plaza de la Convergencia’, reza un graffiti en el suelo. Activistas, organizaciones, sindicatos, pero también ciudadanos que hasta entonces no se habían integrado en movimientos sociales participan en la Noche en Pie.

Justo frente a la salida principal del metro, a la espalda de la estatua que preside la plaza, centenares de personas forman un enorme foro de discusión: la Asamblea Popular del movimiento Nuit Debout, cada tarde a partir de las 16.00 y hasta la media noche. Los participantes giran sus manos en alto para aplaudir los discursos; cruzan sus brazos para expresar desaprobación; alzan las manos para pedir la palabra. Aquella simbología que marcó el diálogo de la indignación en España se repite cada tarde en la Plaza de la República de París. La asamblea es un punto de encuentro, de debate, de intercambio y también de aprendizaje. Luchas que no son nuevas para un país con una tradición de activismo importante convergen. Aunque el movimiento nació de la oposición a una reforma laboral, Nuit Debout se ha convertido en una reflexión más profunda, por eso, decenas de comisiones se han constituido en torno a la asamblea con el objetivo de concretar las propuestas del movimiento y también de facilitar su organización.

Aunque el movimiento se declara no violento, los debates en asamblea se suceden sobre cómo gestionar la presencia de manifestantes que entienden los enfrentamientos con la policía como necesarios. No pocas veces, pequeños grupos han agitado los ánimos rompiendo la concentración de madrugada, provocando la intervención de la policía en una plaza que a partir de la media noche da más importancia a lo festivo que a lo político, porque entienden que el entretenimiento y la cultura también es una forma de lucha.

servicio_juridico_nuit_debout_paris
La Nuit Debout cuenta con un servicio gratuito de atención jurídica. / B. R.

La Nuit Debout crece cada día, no sólo en participación sino también en ámbitos de diálogo y lucha. Cada jornada surgen nuevas inquietudes, nuevas necesidades y con ellas, nuevas comisiones que buscan darles respuesta. Vivienda, feminismo, comunicación, economía política, huelga general, educación, migración… Una de las últimas comisiones en nacer ha sido el ‘Hospital Debout’. Céline es enfermera y forma parte de ella. Cree que este espacio ha dado salida a la frustración de miles de trabajadores sanitarios y pacientes. “Haremos nuestra propia ‘Marea Blanca’”, sentencia y sonríe en un claro guiño al movimiento en defensa de la sanidad pública en España.

Uno de los grandes caballos de batalla de la Nuit Debout es la necesidad de un proceso constituyente. La Noche en Pie francesa cree que la constitución actual representa los intereses de unos pocos, está agotada, obsoleta, y se aleja enormemente de las demandas y las necesidades de la sociedad. Apuestan por una reforma profunda que parta de la ciudadanía, que sea la expresión de un foro abierto a la población y no de la limitada representación política. Este proceso constituyente ha empezado ya en la plaza de la República.

Las iniciativas en torno a la protesta se multiplican: la Biblioteca Debout, la Poesía Debout, el Teatro Debout –que representa improvisadamente Antígona ante la curiosidad de los viandantes-… También hay un servicio jurídico gratuito, una enfermería y hasta un canal de televisión que muestra en directo las asambleas y desarrolla su propia programación. De nuevo, la tecnología juega un papel fundamental en la difusión de un movimiento social que, aunque ha nacido en Francia, aspira a contagiar su energía a toda Europa.

TV_debout_paris
La Nuit Debout cuenta con su propio canal de televisión y radio. / B. R.

Samia, que participa en las movilizaciones desde el primer día de este marzo eterno en la Plaza de la República -cuentan los días a partir del 31-, cree que es momento de reunirse y tratar de hacer cosas colectivamente. “¿A dónde nos va a llevar esto? No lo sé pero lo que importa es que estamos aquí”, insiste. El movimiento avanza, las iniciativas se multiplican y también los retos. Cómo llegar a los que aún no han puesto un pie en la plaza, a los que tienen dudas y recelos respecto al movimiento, es uno de ellos. Se plantean el puerta a puerta, las acciones encaminadas a hacer pasar el mensaje bouche à oreille (de boca en boca); contar a los amigos, la familia, los conocidos lo que cada día pasa en la Plaza. También surgen las dudas: ¿Cómo hacer de la Noche en Pie un movimiento que perdure, que se mantenga? ¿Cómo seguir y no perder el ánimo y las fuerzas? Y más allá, ¿cómo hacer de esta manifestación de descontento e iniciativa colectiva algo concreto? De momento, y mientras centenares de personas se reúnen cada día a despejar estas incógnitas, la movilización se extiende. Primero a los barrios, a los suburbios que tanto tienen que decir en la capital francesa, también a otras ciudades. Primero dentro del país, luego en toda Europa. Llegan manifestaciones de solidaridad de Madrid, de Bruselas, de Londres, de Atenas. “Necesitamos un movimiento Europeo”, plantea Alan, que entiende que un gobierno nacional poco puede hacer en una Europa, de momento, sin fronteras.

Llueve en París y las comisiones montan a destajo sus pequeños puestos a lo largo de la Plaza de la República. La Asamblea Popular comienza entre paraguas con algo de retraso. La Noche en Pie, la Nuit Debout, sigue su marcha en París bajo la lluvia, a pesar de ella.

A partir del viernes y durante todo el fin de semana, la plaza se desborda. No cabe un alfiler en la República cuando cae la noche. Quince días después de aquel 31 de marzo que empezó todo, siguen. No se cansan. No se marchan.

(*) Beatriz Ríos es periodista.

La Noche en Pie (II) / ‘Nuit Debout’, una revolución francesa con acento español.

La Noche en Pie (y III) / Refugiados y migrantes toman la palabra en la ‘Nuit Debout’.