Alcaldes españoles denuncian en Bruselas el "bloqueo" del Gobierno a la acogida de refugiados

alcaldes españoles apoyan a refugiados
Los alcaldes de Valencia, Joan Ribó, y Zaragoza, Pedro Santisteve, y el coordinador de Justicia Global y Cooperación Internacional del Ayuntamiento de Barcelona, David Llistar (de izda. a dhca.), durante el encuentro que se celebra en la Eurocámara. / Beatriz Ríos
Actualización de las 09:55 con nueva información

Publicidad

Anuncio

BRUSELAS._En septiembre de 2015, Ada Colau llamó a los alcaldes de Europa a movilizarse ante la falta de implicación de las instituciones europeas y nacionales en la acogida de los refugiados. Bajo la iniciativa ‘We, the cities of Europe’, la alcaldesa de Barcelona, con el apoyo de los regidores de París, Lesbos y Lampedusa, impulsó la creación de una red de ‘ciudades refugio’ dispuestas a recibir demandantes de asilo. Sobre la capacidad de las ciudades europeas para acoger a las personas refugiadas han estado debatiendo en el Parlamento Europeo representantes de una veintena de localidades y regiones europeas, en la que han participado 8 políticos españoles, incluidos los alcaldes del cambio, Pedro Santiesteve y Joan Ribó, que han denunciado el bloqueo del Gobierno central en el reasentamiento de las personas susceptibles de protección internacional.

ticketea

Rand huyó de Siria y ha sobrevivido, relata, al menos cien veces. Huyó a Europa en busca de la paz, huyendo de la guerra y en el camino encontró una nueva batalla: “Huimos de la muerte pero nos enfrentamos de nuevo a la muerte en el camino”. Said es afgano y no recuerda su vida sin violencia. Said y Rand viven ahora en Bélgica. Ella es refugiada; él aún espera una respuesta. Como ellos, más de un millón de personas han llegado a Europa desde 2015, cuando estalló la crisis de la acogida, en busca de asilo. La respuesta institucional europea a lo que ACNUR ha calificado del mayor éxodo de la historia desde la Segunda Guerra Mundial, ha consistido en el cierre de fronteras, un paupérrimo sistema de relocalización que ha dejado varadas a miles de personas en Grecia e Italia y una acogida en los países de destino que deja mucho que desear. Ante esta situación, administraciones locales, ONG y ciudadanos trabajan para recibir a estas miles de personas en grave necesidad de asistencia humanitaria. Decenas de ciudades españolas se han sumado a la iniciativa. Todas coinciden: el bloqueo estatal y su limitada participación en el programa de re asentamiento de refugiados de la UE (apenas unas 400 personas de las 19.000 acordadas han sido acogidas) dificulta la iniciativa local.

Pamplona fue una de las primas provincias en sumarse al proyecto. Sin embargo, precisamente a causa de las barreras creadas por los gobiernos estatal y regional, su alcalde, Joseba Asirón, reconoce que el balance no es muy positivo: solo 43 personas son actualmente acogidas por la Comunidad Foral de Navarra. “Es una cantidad absolutamente irrisoria que demuestra la falta de voluntad política”, denuncia Asirón. Desde el ayuntamiento de Pamplona exigen que al menos se cumpla el cupo de 300 personas que, en cualquier caso, consideran insuficiente. “Lo que está en juego es poder revertir este desastre y no pasar a la historia como la generación de dirigentes que hemos permitido este genocidio”, sentencia.

Romy Arce refugiados Eurocámara
Romy Arce, concejala de Ahora Madrid, durante su intervención. / B. R.

También Joan Ribó, el alcalde de Valencia, ha intervenido en estas jornadas por la acogida. Ribó se avergüenza, como europeista, de la política de la UE en materia de migración y asilo, “primero por el silencio y la vejación a los refugiados y segundo por el acuerdo con Turquía que supone un atropello”. El alcalde de Compromís denuncia que está Europa “no cumple sus propias condiciones de adhesión”. Una Europa que “blinda sus ojos para no ver las muertes” y “ve cifras y no hermanos y hermanas sufriendo”. Esa, insiste, “no es la Europa con la que los españoles que vivimos la noche negra de la dictadura soñamos”. El regidor de Valencia cree que las ciudades europeas, además de “exigir a los dirigentes europeos que estén a la altura”, deben actuar. Por eso, los próximos días 25, 26 y 27 de noviembre, Valencia acogerá un encuentro Euromediterráneo de solidaridad con las personas refugiadas en el que espera dar voz a las organizaciones que están haciéndose cargo de la acogida pero también a los menos escuchados: los vecinos del sur. Joan Ribó ha querido cerrar su intervención defendiendo la lucha en favor de las personas refugiadas porque, insiste, “ningún ser humano es ilegal”.

Zaragoza lleva desde 2012 colaborando con organizaciones presentes en los campos de refugiados en Jordania y Líbano. Un trabajo que el ayuntamiento gobernado por Pedro Santiesteve ha continuado, destinando los más de 200.000 euros del presupuesto que se previeron para la acogida a estas organizaciones que trabajan en el terreno. Un presupuesto utilizado con este propósito al no llegar refugiados debido al freno estatal a la realocalización. Santiesteve explica que se ha constituido también una mesa en la que están representadas todas las asociaciones que trabajan en la acogida de refugiados para asegurar una respuesta rápida en caso de emergencia. Además, desde el gobierno local se han lanzado proyectos de sesibilización y lucha contra el racismo: “Zaragoza es una ciudad libre, abierta y participativa”.

Pedro del Cura, alcalde de Rivas-Vaciamadrid, destaca la importancia también de las pequeñas ciudades en la integración de los refugiados: “Una de cada tres personas refugiadas que llega a la Comunidad de Madrid es acogida en Rivas”. Recuerda Del Cura que Rivas lleva más de 20 años acogiendo refugiados: lo hizo durante la Guerra de los Balcanes y lo hace cada año acogiendo a niños refugiados saharauis durante el verano. En Rivas, defiende su alcalde,  una ciudad reconstruida tras la Guerra Civil española, “todos somos migrantes en nuestra ciudad porque todos hemos sido acogidos en algún momento”.

La concejala de Ahora Madrid, Rommy Arce, representa al Ayuntamiento gobernado por Manuela Carmena en estas jornadas en el Parlamento Europeo. Madrid, explica Arce, recibe un flujo constante de demandantes de asilo. Solo en 2015, 2931 solicitudes fueron presentadas. Sin embargo, explica, estas cifras no tienen en cuenta la actual saturación de los centros de acogida controlados por el Estado o las personas en tránsito hacia otras ciudades europeas que necesitan asistencia en el camino. Madrid, denuncia la concejala, tiene un plan de acogida de 10 millones de euros “paralizado por la hipocresía, la apatía y la xenofobia institucional del Gobierno español”. Arce pide al Ejecutivo que asuma sus responsabilidades y ponga fin a la “discriminación institucional” de las personas migrantes y refugiadas. Madrid, que se sumó desde el principio a la iniciativa de ciudades refugio impulsada por Ada Colau, entiende que hay que “ir más allá de una política de gestos y denunciar al Estado español que lleva años actuando como el gendarme de Europa”. Rommy Arce ha cerrado su intervención denunciando que el Gobierno de Carmena ha gestionado 80 traslados por razones humanitarias de demandantes de asilo sirios que esperan desde hace meses una firma: la del ministro José Manuel García Margallo.

Además de la notable presencia de representantes españoles, ‘Solidacities’, el evento en el Parlamento en Bruselas en defensa de la acogida de los refugiados, ha contado con los alcaldes de otras ciudades o regiones que han hecho frente a mayor presión migratoria en estos últimos meses como Tesalónica, Lesbos, Grande-Synthe -muy cerca de Calais-, o Calabria en Italia. Spyros Galinos, alcalde de la isla griega de Lesbos, uno de los principales puntos de llegada por mar a Europa hasta el acuerdo con Turquía, critica duramente a los líderes europeos a los que acusa no haber estado a la altura: “Todos los isleños que están pasando por una situación económica complicad han encontrado las fuerzas para ayudar a personas que estaban en una situación incluso peor que la nuestra. El problema no son las personas, son las políticas”.

Alcaldes españoles
Un momento del encuentro que se celebra hoy en la Eurocámara. En el suelo, un pedazo de tela azul sembrado de juguetes, ropa, chalecos… Simboliza un naufragio en el Mediterráneo. Una valla coronada con la bandera de la UE, la Europa fortaleza. / Beatriz Ríos
(*) Beatriz Ríos es periodista.

Publicidad