Estado Islámico reivindica la matanza "de apóstatas" en una discoteca de Estambul

AGENCIA EFE (YouTube)

El Estado Islámico ha reivindicado, a través de uno de sus canales de Telegram, la autoría del atentado contra la discoteca Reina, de Estambul, en la que en la madrugada del sábado, un hombre armado con un fusil de asalto mató a 39 personas e hirió a otras 69 (ver vídeo). El comunicado inscribe la matanza dentro de las operaciones que el autoproclamado califato lleva a cabo "contra el defensor de la cruz, Turquía" y que por ello su "heróico soldado", que aún sigue en fuga, atacó "uno de los clubes nocturnos más famosos donde los cristianos celebran su día de fiesta apóstata".

Sobre la 1:30 del pasado domingo 1 de enero, un hombre de apariencia centroasiática entró en el club Reina de la megalópolis turca, después de disparar contra los policías y personal de seguridad que guardaban la puerta. Ya en el interior del local, el desconocido abrió fuego indiscriminadamente contra el medio millar de personas que festejaban la llegada del Año Nuevo.

Publicidad

El terrorista, cuya identidad se desconoce, efectuó hasta 180 disparos contra los clientes del exclusivo recinto, para lo que hubo de cambiar hasta seis veces de cargador. Una vez agotada la munición, se dio a la fuga, abandonando el arma en la discoteca. El ataque provocó escenas de pánico y varios de los asistentes a la fiesta abandonaron el edificio y se arrojaron a las aguas del Bósforo.

Las víctimas, entre las que aparentemente no hay ningún español, son de nacionalidad turca, saudí, marroquí, libanesa, israelí e india.

El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), en guerra con el Gobierno turco, condenó el mismo domingo el atentado contra la discoteca estambulita y aseguró a través de Murat Karayilan, uno de los líderes del movimiento, que no tenían ningún tipo de responsabilidad en el ataque.