Al menos seis inmigrantes mueren ahogados tratando de alcanzar España

cuerpo-de-un-inmigrante-muerto-desembarcado-en-el-puerto-de-Algeciras
Agentes de la Guardia Civil y Salvamento Marítimo, en el puerto de Algeciras, con uno de los seis cadáveres de inmigrantes encontrados en las costas de Algeciras y Tarifa. / A. Carrasco Ragel Efe

Al menos seis inmigrantes, y puede que muchos más, han perdido la vida en varios naufragios registrados en los últimos días.  Seis cuerpos, los de cinco hombres y una mujer, han sido recuperados hoy, por efectivos de la Guardia Civil, en las costas de Algeciras y Tarifa. Podrían ser parte de los ocupantes de dos pateras desaparecidas desde el viernes, cuando trataban de cruzar el Estrecho. En vista de ello, se teme que pueda haber muchas más víctimas.

También se busca afanosamente a una patera con 49 personas a bordo, aparentemente desaparecida en la zona del Mar de Alborán. Mientras, el Servicio de Salvamento Marítimo ha encontrado a otra embarcación con 24 ocupantes, a los que conducen a puerto.

Publicidad

A la muerte de estas seis personas hay que sumar la de, al menos, otros cinco inmigrantes, cuyos cadáveres fueron rescatados ayer en aguas del Mediterráneo central, previsiblemente ahogados cuando intentaban alcanzar las costas italianas. Los equipos de rescate de la Marina italiana lograron salvar a otras 750 personas que navegaban en embarcaciones sobrecargadas.

Por otra parte, un número indeterminado de refugiados, que según algunas fuentes rozan las 3.000 personas, luchan con medios de fortuna contra la ola de frío que asola Europa y que ya se ha cobrado la vida de al menos cinco inmigrantes.  La situación es tan dramática que Naciones Unidas a través del Alto Comisionado para los refugiados (ACNUR), ha dirigido hoy, sábado 14 de enero, un llamamiento a los gobiernos europeos afectados por la crisis de los demandantes de asilo, para que se dejen de tecnicismos y socorran a estas personas en situación extrema.

Sarah Crowe, portavoz del  Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), aseguró ayer en Ginebra que los gobiernos europeos no están haciendo lo suficiente para socorrer a los refugiados frente a una situación climatológica como la presente y les recordó que la prioridad ahora es "salvar vidas, no de papeleos y de cumplir las disposiciones burocráticas". Agregó que, como siempre, los más vulnerables son los niños. También dijo que la situación más comprometida se da con los 1.000 inmigrantes que se encuentran en la isla griega de Savos, alojados en viviendas sin calefacción. Crowe pidió a las autoridades helenas que trasladen a estas personas al continente.

Pero, para otras organizaciones humanitarias, la peor situación se da en Belgrado, donde al menos 1.200 personas, según algunas fuentes y hasta 1.800, según Médicos Sin Fronteras, deben pasar todas las noches a la intemperie y a temperaturas por debajo de los 20 bajo cero. Las autoridades serbias, según informó cuartopoder.es, hacen todo lo posible para evitar que se entreguen mantas y prendas de abrigo a estos inmigrantes

Efe (Youtube)