BEATRIZ RÍOS | Publicado: - Actualizado: 17/5/2017 14:37

delegacion_socialista_parlamento_europeo
Inmaculada Rodríguez-Piñero (centro), responsable de Comercio Internacional del PSOE, rodeada de sus compañeros de delegación en una imagen de archivo. / Prensa PSOE

ESTRASBURGO.-Los Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo han acordado esta tarde durante una reunión en Estrasburgo votar a favor del CETA mañana en el pleno. Lo han hecho, según fuentes del grupo, con 75 votos a favor, entre los que se encuentran los de los socialistas españoles, 39 en contra y una abstención.

Varias reuniones durante semanas han sido necesarias, la última a menos de 24 horas para la votación, para que los socialistas europeos decidan su posición respecto al acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá. Sin embargo, la división sigue intacta y los votos reflejan las posturas de las delegaciones que llevan meses manifestando su oposición al CETA y que, según han confirmado, mantendrán mañana en la sesión de voto. Esas cuatro delegaciones, la belga, la francesa, la portuguesa o la austríaca, suman 30 de los 39 votos en contra del tratado. Hoy mismo en rueda de prensa, la eurodiputada belga Marie Arena ha vuelto a confirmar su oposición al CETA “no porque seamos proteccionistas sino porque queremos que el libre comercio defienda valores de desarrollo sostenible, desde el punto de vista medioambiental y social”.

El PSOE, en defensa del CETA como modelo de referencia 

También la delegación del PSOE en el Parlamento Europeo ha decidido por unanimidad votar a favor del acuerdo. “Queremos contraponer el modelo de ‘América primero’, al modelo del acuerdo entre la Unión Europea y Canadá, en el que los principios y los valores van primero”, explica Inmaculada Rodríguez-Piñero, responsable de Comercio Internacional socialista, en declaraciones a cuartopoder.es Aunque reconoce que el acuerdo tiene carencias, entiende la eurodiputada que es que es suficientemente garantista y asegura una regulación del comercio internacional necesaria, “porque la globalización requiere reglas”.

La eurodiputada insiste en la necesidad de “conseguir que los estándares europeos que tanto nos ha costado lograr, y que Canadá también comparte, sean un modelo de referencia”. Estándares sociales, laborales y medioambientales que, defiende la socialista, ambas partes se comprometen a mantener.

Uno de los puntos más controvertidos del CETA es el sistema de resolución de conflictos entre empresas y Estados que consideran quienes lo oponen consideran incompatible con la legislación europea y entienden pone por delante los beneficios de los inversores frente al interés general. Rodríguez-Piñero consideras al contrario que el nuevo marco establecido tras una ardua negociación con la Comisión y que permite a las partes del acuerdo controlar la designación de los jueces, tiene en cuenta los posibles conflictos de intereses de los jueces e incluye una corte de apelación, es un buen sistema y debe ser un modelo a seguir.

Frente al proteccionismo, la competencia desleal o la falta de protección de derechos Rodríguez-Piñero aboga por convertir el acuerdo con Canadá es una alternativa de referencia internacional. “Tenemos que dar una clara señal a todos los países que están pendientes de lo que mañana va a votar el Parlamento Europeo de que hay otra vía posible”, explica. Y es que la consecución del CETA puede ser clave para el futuro de la política comercial de la UE, con el TTIP en punto muerto y negociaciones abiertas con diversos actores internacionales.

(*) Beatriz Ríos es periodista.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend