Salvini rechaza a otro barco de rescate con 224 migrantes, a quienes llama “carne humana”

Italia ha vuelto a rechazar otra embarcación en sus puertos. El viceprimer ministro y ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ha instado a la ONG alemana Lifeline que lleve a 224 migrantes que ha rescatado en aguas libias hasta Países Bajos porque sus puertos italianos están cerrados para barcos de rescate “pseudovoluntarios” y la embarcación tiene bandera holandesa. En un momento dado incluso se ha referido a los migrantes como “carne humana”.

Según ha indicado en su Facebook Salvini, la ONG alemana Lifeline ha segudo adelante con el rescate de los migrantes aunque estaban “en aguas de Libia” y tanto la Guardia Costera italiana como los guardacostas libios les habían indicado que “no se movieran” y que estos últimos se harían cargo del rescate.

Por su parte, la organización alemana niega esta versión y ha defendido que ha procedido a rescatar a los migrantes “dentro de las aguas internacionales y en línea con las reglas internacionales” y ha solicitado un puerto para poder desembarcar a los 224 rescatados.

El ministro del Interior no ha ahorrado en descalificativos a través de las redes sociales. A los miembros de la ONG les ha llamado “desgraciados” y ha asegurado que han puesto “en peligro la vida de los migrantes a bordo de las embarcaciones” por no escuchar a las autoridades. Así, ha puesto en duda que los voluntarios actúen “porque son buenos” y no porque tienen “otros intereses”. A los migrantes en un momento dado los ha llamado “carne humana”.

“Creo que en Países Bajos están muy disponibles para secundar vuestra generosidad y bondad”, ha ironizado, subrayando que ahora tendrán que hacer “un recorrido más largo”. Como ya hiciera con el Aquarius, el barco de rescate de SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras con 630 migrantes a bordo, Salvini ha dejado claro que las embarcaciones de las ONG “no tocarán más suelo italiano”.

La ONG alemana ha negado la versión de las autoridades italianas. Según su versión, habían pedido repetidamente a los países europeos que “asumieran la responsabilidad y enviaran barcos, sin embargo en este caso no había ninguna otra embarcación presente”, por lo que se ha optado por proceder al rescate, “perfectamente en línea con el Derecho Internacional”.

El momento de discutir la solidaridad europea no es cuando los barcos con personas en problemas están llegando a las costas de la UE” sino que la “prioridad absoluta tiene que ser ofrecerles acceso inmediato al puerto más seguro”, han reclamado, en un claro mensaje dirigido al Gobierno italiano y a la UE en general.

Publicidad