Los investigadores europeos se plantan ante el programa de investigación militar de la UE

  • Consideran que se está abandonando la investigación científica que podría contribuir de manera efectiva a la prevención de conflictos
  • “La UE debería financiar una investigación innovadora que ayude a abordar las causas de los conflictos y contribuya a su resolución pacífica”, afirma Jordi Calvo, del Centre Delàs d’Estudis per la Pau

Más de 700 investigadores científicos y académicos de 19 países de la UE se han plantado ante el programa de financiación de la investigación militar. «La Unión Europea está destinando miles de millones de euros a la investigación y desarrollo de armamento», alertan el grupo denominado investigadores por la paz.

El Fondo Europeo de Defensa destinará 13 millones de euros a la investigación militar y será uno de los asuntos que se tratarán en Bruselas mañana junto a otros temas de defensa, seguridad y migraciones.

Los 700 investigadores e investigadoras alertan de «las consecuencias de un programa de I+D de nuevas tecnologías de armamento» que se está forjando en el ámbito de la Unión Europea. “La creación de un programa de investigación militar por parte de la UE nos lleva hacia una militarización acelerada de la UE sin precedentes”, ha afirmado Stuart Parkinson, de la organización Scientists for Global Responsibility, una ONG de calado tecnológico basado en las prácticas éticas en Reino Unido.

Publicidad

“La inversión de fondos de la UE en investigación militar no sólo desviará los recursos de ámbitos más pacíficos, sino que también puede alimentar una carrera armamentista, socavando la seguridad en Europa o en otros lugares”, advierte el grupo de investigadores.

“La UE debería seguir invirtiendo en áreas de investigación civil que beneficien a los europeos y europeas y al resto del mundo, ayudando a resolver problemas sanitarios y medioambientales y contribuyendo a la estabilidad y la igualdad en la sociedad», ha afirmado Jordi Calvo, del Centre Delàs d’Estudis per la Pau. “La UE debería financiar una investigación innovadora que ayude a abordar las causas de los conflictos y contribuya a su resolución pacífica”, redunda Calvo.

Armamentos sin control

Los investigadores que promueven esta protesta consideran que «las tecnologías militares desarrolladas hoy marcarán las guerras del futuro».

Consideran que, «a pesar de las advertencias de la comunidad científica y del Parlamento Europeo, esta decisión de desarrollar sistemas de armas autónomas se están llevando a cabo sin ningún debate público». Advierten de que «actualmente, las armas fabricadas en la UE ya facilitan las violaciones del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos en varias zonas de conflicto».

Esta financiación del I+D militar, consideran, no aumentará la paz y la seguridad, sino que contribuirá a empeorar las tensiones globales. Mientras tanto, advierten de que se está abandonando la investigación científica que podría contribuir de manera efectiva a la prevención de conflictos.