La joven palestina Ahed Tamimi: “Mi mensaje a los españoles es que hagan boicot a Israel”

  • “No estamos de acuerdo con que Eurovisión se celebre en Palestina porque lo consideramos un apoyo a Israel”, ha indicado también en su visita al Congreso de los Diputados

Tiene solo 17 años, pero ya sabe lo que es estar entre rejas. El pasado mes de julio la activista palestina Ahed Tamimi fue liberada después de estar ocho meses en prisión. Su delito fue abofetear a un soldado israelí que había entrado en el patio de su casa en Nabi Saleh, en la ocupada Cisjordania, después de que un militar disparara a su primo de 15 años a poca distancia. Su primo sobrevivió, pero tuvieron que quitarle masa encefálica y su cara quedó desfigurada. Ahora la joven se encuentra de visita en nuestro país y ante los medios de comunicación ha sido contundente: “Mi mensaje a los españoles es que apoyen la causa palestina y hagan boicot a Israel”, ha dicho en referencia a la campaña Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS). 

El Congreso de los Diputados, en concreto el intergrupo parlamentario de amistad con Palestina de la mano de la asociación internacional Unadikum, han recibido a la joven activista en el Congreso de los Diputados. Tamimi se ha convertido en todo un símbolo de resistencia de la causa del pueblo palestino, que mayoritariamente está conformado por jóvenes de menos de 30 años –más de un 60%–. Las imágenes de una adolescente de melena rizada abofeteando a un soldado israelí armado hasta los dientes para expulsarle de su casa dieron la vuelta al mundo y volvieron a colar el conflicto palestino en la agenda mediática.

Publicidad

Tamimi, quien ha explicado hoy que aspira a estudiar derecho internacional para defender la causa del pueblo palestino, se ha pronunciado en contra de que Eurovisión se realice en Israel, país que debe alojar el certamen en 2019 después de haber obtenido la victoria este año. “No estamos de acuerdo con que se celebre en Palestina porque lo consideramos un apoyo a Israel”, ha dicho la joven.

Publicidad

La activista palestina, acompañada por sus padres en el encuentro con los medios, ha explicado que “la primera causa (del conflicto) está en Europa por crear el estado de Israel sobre la tierra palestina”. Según considera, su pueblo “está pagando el precio del holocausto” sin tener “la culpa” y los países europeos son cómplices.

Entre los diputados que han acompañado a la joven se ha encontrado Enric Bataller i Ruiz (Compromís), impulsor del premio a la joven que el Intergrupo del Congreso por Palestina le entregó el pasado mes de marzo por su valentía y compromiso con su pueblo. “Los niños se tienen que enfrentar a un tribunal militar cuando los militares israelíes son juzgados en tribunales civiles y enfrentan penas muy leves”, ha denunciado el parlamentario, quien también ha sido promotor en esta ocasión de la visita de la adolescente palestina al Parlamento.

Los diputados de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea Ángela Ballester, Sònia Farré y Antón Gómez-Reino también han formado parte de la recepción parlamentaria. El portavoz de En Marea, quien visitó a la familia de Tamimi en el viaje que realizó el Intergrupo del Congreso por Palestina en enero, ha explicado que el mayor objetivo del intergrupo es lograr que el Gobierno de España reconozca “de inmediato” el Estado de Palestina, una cuestión que abre la puerta a otros reconocimientos para el pueblo palestino. “Tamimi es un referente, gracias a su lucha, los problemas de Palestina se han colado en las casas españolas y esto nos tiene que servir a las instituciones para empujar a que se acabe con la ocupación”, ha indicado Ballester.

La situación que atraviesa Tamimi y sus padres, que la acompañan en su visita a España, es compleja. Toda una campaña internacional de solidaridad se desplegó para que esta menor de edad no cumpliera cadena perpetua. Esa fue la condena que había el ministro de Educación israelí, Naftalí Bennet, tanto como para ella, su madre y su prima, que la acompañaba el día de los hechos. Por otro lado, en enero, otro primo de la joven de 17 años de edad, murió al recibir un disparo de un soldado israelí. En el pasado, el Ejército también mató a Mustafa y a Rushdi, su primo y tío. Probablemente, toda esta tragedia familiar y el desespero haya empujado a la joven a la resistencia como única alternativa posible, sin importar las consecuencias personales a las que se tenga que enfrentar por ello.