Los militares se reúnen este 12-O para denunciar su “crítica” situación al cumplir 45

Las Fuerzas Armadas tendrán este 12-O, como cada año, un papel protagonista en el clásico desfile militar que se celebra en Madrid. Varios militares agrupados bajo el manifiesto Militares con Futuro aprovecharán la ocasión para denunciar la “crítica” situación que viven. La principal reivindicación será acabar la situación de abandono que, denuncian, se enfrentan los militares temporales cuando cumplen los 45 años y son despedidos.

El artículo 21 de la Ley 8/2006 de Tropa y Marinería ordena al Gobierno a facilitarles “durante su permanencia en el servicio activo, los medios necesarios de orientación, impulso y apoyo para su plena incorporación al mundo laboral”, pero “la realidad es que no se está cumpliendo con la ley y nos quedamos en la calle sin haber sido preparados para la vida civil”, explica uno de los portavoces de la iniciativa, Ángel Molina.

Publicidad

Cumpliendo con la legalidad vigente, ya que los militares tienen prohibido participar activamente u organizar manifestaciones, Militares con Futuro ha llamado a la ciudadanía, los familiares y los amigos a una reunión en un espacio público. El objetivo será “visibilizar la crítica situación” a las que les abocan “las instituciones” encargadas de velar por ellos. La cita tendrá lugar a las 11.00 en los alrededores de Nuevos Ministerios, donde culminará más tarde el desfile militar oficial del 12-O. Los asistentes se reunirán en torno a una pancarta, sin ostentar la condición de militar, sin portar camisetas de ninguna organización y sin corear eslóganes.

Publicidad

El pasado 3 de Octubre salió a la luz Militares con Futuro como reacción a las conclusiones de la Subcomisión del Congreso creada para solucionar el problema del despido de los militares temporales a los 45 años. Dicha subcomisión se creó para evaluar la aplicación de la Ley 08/2006 de Tropa y Marinería, pero acabó sin consenso de los grupos parlamentarios tras año y medio de debate. Tras escuchar a decenas de expertos en la materia, PP, PSOE y PNV llegaron a un acuerdo que fue considerado “un brindis al sol” por parte de Podemos y Ciudadanos.

“Tras más de un año de funcionamiento de la citada subcomisión, ésta llega a la conclusión en su dictamen de que todo está bien y no hay nada que cambiar. Esto supone un insulto a la inteligencia de aquellos que creemos que las instituciones, y con más razón aquellas elegidas directamente por los ciudadanos, están para solucionar sus problemas”, denuncian en el manifiesto de Militares con Futuro.

De hecho, esta agrupación militar nace “del agotamiento de la vía institucional” para solucionar los problemas de los militares, tanto por parte del Ministerio de Defensa como por parte de las asociaciones militares ya existentes que se agrupan en el Consejo de personal de las Fuerzas Armadas (COPERFAS), tanto por “los escasos apoyos de los partidos políticos”, aseguran los impulsores de la iniciativa. De hecho, indican que para la convocatoria del 12-O solo han recibido el apoyo de Unidos Podemos.

En su manifiesto del 3 de octubre indican haber recibido inspiración de otros colectivos como la PAH o los jubilados que han visto la necesidad de salir a la calle ante “la injusticia” y para defender valores como la libertad, la democracia y “mayores espacios para la realización a nivel personal y profesional”. La idea es hacer visible para la ciudadanía y las instituciones una situación que ni siquiera tiene “unas vías de negociación colectiva en la misma medida que el resto de ciudadanos y que precisamente por eso se han demostrado insuficientes”.

Además del cumplimiento íntegro y con carácter de urgencia de la Ley 08/2006 los militares exigirán “una educación adecuada” dentro de las Fuerzas Armadas, un futuro justo para “los Reservistas de Especial Disponibilidad”, la sindicación de las Fuerzas Armadas que garanticen los derechos laborales de sus miembros, y “una retribución acorde a las misiones” que se les encomiendan. Los impulsores de la iniciativa esperan que acudan personas de otros lugares de España, aunque admiten que es difícil que la convocatoria llegue a ser multitudinaria: muchos de los compañeros y compañeras temen represalias en su carrera militar y son reacios a participar en este tipo de actos.