Euskadi y Navarra llegan divididos al día de la huelga general

  • Apoyos desiguales entre los sindicatos, así como en los partidos políticos de izquierdas y en el propio movimiento de pensionistas, donde se gestó la idea
  • Algunas voces alertan del peligro de fractura en la marea de jubilados que ha protagonizado movilizaciones históricas y masivas en Bizkaia en los últimos dos años

1

Euskadi y Navarra se lanzan a la huelga general este 30 de enero. La convocatoria, que en su origen había sido gestada por los colectivos de pensionistas, ha terminando teniendo apoyos desiguales entre los sindicatos, los partidos de izquierdas e incluso la interna del movimiento a favor del sistema público de pensiones. Algunas voces alertan del peligro de fractura en la marea de jubilados que ha protagonizado movilizaciones históricas y masivas en Bizkaia en los últimos dos años.

A la huelga general llaman los sindicatos con más fuerza en Euskadi, los soberanistas ELA y LAB, y otros agrupados en la Carta Social de Derechos de Euskal Herria como Steilas, EKA, Etxalde, EHNE y CNT. Se llama a parar este 30-E porque el movimiento de jubilados buscaba un “salto cualitativo” en su lucha y los sindicatos han encontrado “una confluencia de intereses” con ellos, explica a cuartopoder Pello Igeregi, responsable de negociación colectiva de ELA. “Los pensionistas veían que, como en el 8M, los sindicatos ayudamos a que las movilizaciones sean masivas. A nosotros nos pareció bien la propuesta”, añade.

Las reivindicaciones van dirigidas tanto a la patronal como a los Gobiernos vasco, navarro y estatal. En el ámbito laboral se centran en un salario mínimo de 1.200 euros mensuales, la rebaja de la jornada máxima a las 35 horas semanales -y elevar la mínima a 20 horas- , así como en combatir la precariedad laboral, derogar las reformas laborales y reformar el Estatuto de los Trabajadores. Entre las reivindicaciones respecto a las pensiones destacan la subida de la mínima a 1.080 euros mensuales, volver a la edad de jubilación de 65 años, la revalorización de las pensiones acorde al IPC anual y la derogación de las últimas reformas de pensiones, entre otras cuestiones.

Controversia sindical

CCOO y UGT han rechazado la huelga general, y sindicatos alternativos como CGT también han decidido mantenerse al margen de la convocatoria. Los primeros consideran que “el acuerdo del Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos” recoge “una parte importante” de las reivindicaciones de la huelga como el factor de sostenibilidad de las pensiones o el incremento de las pensiones mínimas, entre otras mejoras. Además “la revalorización de las pensiones conforme al IPC para 2020 ya se ha hecho, aunque quede recogerlo en ley”, señala Loli García, secretaria general de CCOO Euskadi. Ella considera que en este caso “se desprestigia un instrumento tan importante para las organizaciones sindicales como la huelga laboral”, se rompe “la unidad” y, como “único logro”, se consigue “dividir al movimiento pensionista”.

Por otro lado, CGT ha sido contundente al afirmar que esta convocatoria “perjudica al devenir del movimiento de pensionistas en Euskal Herria” ya que es “fruto de una decisión unilateral de dos de sus convocantes, completamente al margen de la Coordinadora de Pensionistas Vascos debido a algunas diferencias en las reivindicaciones planteadas”. El sindicato echa en falta además una reivindicación clave en la huelga: la supresión de incentivos fiscales para los Planes de Pensiones Privados.

Pensionistas divididos

La Coordinadora Estatal por la Defensa de las Pensiones (COESPE) no apoya la convocatoria, no tiene organizaciones adscritas a la misma en Euskadi y Navarra que la avalen. La promoción de esta huelga general se promovió en origen desde Pentsionistak Martxan, que tiene como uno de sus integrantes más destacados a Jon Fano, también sindicalista de ESK. Desde esta organización, así como los sindicatos convocantes, aseveran que la gran mayoría del movimiento de pensionistas ha asumido la huelga.

Sin embargo, varias asociaciones de Bizkaia adscritas a la plataforma Ados-Consenso, relacionada con la COESPE, han emitido varios comunicados rechazando la huelga y pidiendo que se desconvocara. “La convocatoria lleva a confusión con las reivindicaciones, salvo que se pretenda implantar un sistema de Seguridad Social propio para Euskadi separado del común que tenemos ahora”, denuncian. No es la primera vez que el movimiento tensiona por causas nacionalistas, ya que parte del mismo rechazó unirse a las marchas del 16 de octubre que reunieron en Madrid a pensionistas de todo el Estado.

A Juanen Elua, parte movimiento de Bizkaia que rechaza de la huelga y miembro de COESPE, le preocupa el “riesgo de ruptura” en el movimiento de los pensionistas . “Esperemos que a partir del 31 seamos capaces de reconducir la situación. Si este movimiento se fractura no vamos a sacar nada. Solo como movimiento unitario autónomo, sin injerencias políticas y sindicales, tendremos la oportunidad de avanzar”, añade.

Rechazo en la izquierda, con excepción de Bildu y Anticapitalistas

La huelga está cuestionada por diferentes partidos y autoridades, entre ellos el Gobierno vasco, que la ha tildado de “desproporcionada”, con “tintes políticos” debido a la proximidad de las elecciones en Euskadi, un análisis que comparten más actores.También creen que la convocatoria “excede” las competencias autonómicas, por eso ha rehusado reunirse con los sindicatos impulsores, algo que sí ha hecho el Gobierno de Navarra.

Los convocantes rebaten: “Estamos muy de acuerdo con lo que dijo Pablo Iglesias al asumir la vicepresidencia. Pidió que los movimientos sociales apretaran y salieran a la calle, porque, si no, la derecha va a edulcorar todas las medidas que vaya a tomar el Gobierno. Ya tenemos un salario mínimo que será de 950 en lugar de 1.000”, advierte Igeregi, del sindicato ELA.

La convocatoria, no obstante, ha sido rechazada por Podemos. El secretario de comunicación de Podemos Euskadi, Andeka Larrea, reclamaba “un poco de tiempo” para quel nuevo Gobierno central pueda acometer las reformas de pensiones, en cuanto a vivienda o combate de la precariedad. En el ámbito autonómico solo apoya la convocatoria EH Bildu. En el estatal ha respaldado Anticapitalistas, contrario al pacto de Gobierno de Unidas Podemos-PSOE. La formación ha llamado a secundar las decenas de protestas estatales de apoyo a la huelga convocada por los colectivos de la Carta Social de Euskal Herria que, prevén, se reproducirán en todo el Estado este jueves.

1 Comment
  1. Florentino says

    …. Una farragosa crónica, se mezclan churras con merinas. ¡ Claro que es una huelga política, y económica social !. El Lehendakari Urkullu es político ?. Entonces, estamos de acuerdo en una cosa. ¿ Los sindicatos, (todos) no son las correas de transmisión de los partidos ?. Hay sindicatos María, que con otros gobernantes recibían en Navarra un millón de euros anuales… ¡ Ahí están ! concretamente los minoritarios en cierta Autonomía, aciendose pasar por ciertos prejuicios, que han sido los que por no hacerlo en su tiempo y cobrar del Estado cierta subvención… ¡ Vendiendo al trabajador a la sindicatura de la patronal !.
    Un movimiento de los pensionistas, aceptado por partidos, sindicatos, estudiantes, mujeres, con el lema: ¡¡ Gobierne quién gobierne las pensiones se defienden !!. Pués eso, en un grito de libertad, hacen una huelga general: Greba Orokorra — Huelga General este día 30… un que los servicios mínimos son abusivos, se podrá hacer fuerza en conseguir los objetivos; señalando el camino a los distintos poderes, instituciones, patronales ( estas también son políticas y reciben subvenciones públicas).
    Que la concienciación, nos predisponga al diálogo social sobrando todas las etiquetas maniqueas, que nos han dividido a los convocantes de esta huelga, para debilitar y crear confusión dentro de los colectivos, dentro de la oscuridad con la que implantaron el 135 colonial.
    Saber escuchar, dialogar, no son excusas, es una realidad social dentro de la misma sociedad, a la que pagamos los impuestos y hemos dejado nuestro sudor en el trabajo durante años. Los hijos y nietos deben de coger el testigo en su defensa… ¡¡ El voto !!.

Leave A Reply

Your email address will not be published.