Entre Wonderbra y Wonder Woman

DAVID TORRES | Publicado:

La actriz israelí Gal Gadot caracterizada como Wonder Woman en una escena de la película homónima
La actriz israelí Gal Gadot caracterizada como Wonder Woman en una escena de la película homónima. / Warner Bros

Ya sabíamos que Hollywood no tiene el menor escrúpulo en vender una película como sea, pero que la prensa –no sólo la cinematográfica– le siga el juego de ese modo, resulta casi conmovedor. La última gran apuesta mediática ha consistido en lanzar Wonder Woman, la enésima tabarra de superhéroes, como un icono feminista, que anuncia “la disolución de las estructuras patriarcales”. No lo digo yo, lo dice Elisa McCausland en un ensayo recién publicado (Wonder Woman: el feminismo como superpoder), donde la escritora asegura que la amazona del universo DC es “un reflejo de nuestras imperfecciones, de nuestros sueños y de nuestro propio potencial para subvertir los patrones sociales establecidos”.

Puede que me equivoque, pero una amazona macizorra que reparte hostias como panes y va por ahí enseñando muslamen y marcando pechera me suena más a fantasía masturbatoria masculina que a prototipo de liberación de la mujer. Gal Gadot, la actriz elegida para encarnarla, se proclamó Miss Israel a los 19 años y se entrenó a fondo en el aspecto físico durante su servicio militar de dos años en el ejército israelí. Aun así, la productora estuvo a punto de rechazarla, porque la veía demasiado plana para el papel. No era lo bastante mujer, en lo que se refiere a tetas, y tuvo que ganar 17 kilos de músculo para rellenar el escueto vestuario. También protagonizó un pequeño escándalo en la gira de promoción al asociar la imagen de Wonder Woman con una dieta de adelgazamiento. Todo muy feminista, como se ve.

Al parecer, según la campaña publicitaria, mientras los hombres tenemos a Batman, a Superman, a Thor, a Spiderman y a Hulk para identificarnos (yo, lo reconozco, soy más de Homer Simpson), las mujeres necesitaban una superheroína con la que reconocerse en una pantalla. No les servía Catwoman (2004) ni Elektra (2005), porque ninguna de ellas la había dirigido una mujer y además habían cosechado sendos fracasos de taquilla. Patty Jenkins, la directora del engendro, ha retomado la fantasía creada en 1941 por William Moulton Marston, un psicólogo abanderado del feminismo que convivía en la misma casa con su esposa y su amante, y que admiraba tanto a las mujeres que aun tenía tiempo para engañar a ambas con otra más. Marston insistía en que en cada número del cómic, la heroína tenía que aparecer atada o encadenada, no porque le pusiera el bondage y la sumisión, sino para mostrar la ruptura de las cadenas como símbolo supremo de liberación. Todo muy feminista, como se ve.

No se sabe muy bien si la idea en cuestión es que ser mujer consiste en tener superpoderes o si hace falta tener superpoderes para ser mujer. En cualquier caso, parece ser que, para Hollywood, una fémina fuerte liberada y valiente es un ente de ciencia-ficción. Para terminar de arreglarlo, un montón de artículos y reseñas presentan esta versión de Wonder Woman como la primera encarnación cinematográfica de una mujer que no ejerce de madre, ni de vampiresa, ni de muñeca decorativa, y que no necesita un macho que le salve el culo. Así, a bote pronto, la lista de actrices, películas y teleseries donde aparecen heroínas femeninas harto más complejas y significativas que este monigote en dos dimensiones resulta casi interminable. En una rápida consulta a mis amigos de Facebook, en un rato nos salieron todas éstas:

  • Sigourney Weaver, en Alien y en toda la saga Alien.
  • Jodie Foster, en El silencio de los corderos.
  • Uma Thurman, en Kill Bill.
  • Barbara Stanwyck, en Bola de fuego y La gata negra.
  • Katharine Hepburn, en La fiera de mi niña, La costilla de Adán, La reina de África y donde se les ocurra.
  • Jane Fonda, en Barbarella.
  • Rosaura Revueltas, en La sal de la tierra.
  • Lucy Lawless, en Xena, la princesa guerrera.
  • Bette Davis, en La loba y Eva al desnudo.
  • Anna Magnani, en Arroz amargo.
  • Joan Collins, en Dinastía.
  • Greta Garbo, en Ninotchka.
  • María Félix, en La monja alférez.
  • Julia Roberts, en Erin Brockovich.
  • Brigitte Nielsen, en Red Sonja.
  • Audrey Hepburn, en Vacaciones en Roma y Dos en la carretera.
  • Julianne Moore, en El gran Lebowski.
  • Mae West, donde ustedes quieran.
  • Inger Nilsson, en Pipi Calzaslargas.
  • Faye Dunaway, en Bonnie & Clyde.
  • Frances Conroy y Lauren Ambrose, en A dos metros bajo tierra.
  • Geena Davis y Susan Sarandon, en Thelma & Louise.
  • Eva Green, en Penny Dreadful.
  • Michelle Pfeiffer, en Los fabulosos Baker Boys.
  • Keri Russell, en The Americans.
  • Cyd Charisse, en La bella de Moscú.
  • Jane Badler, en V.
  • Linda Hunt, en Silverado.
  • Linda Hamilton, en Terminator 2.
  • Melanie Griffith, en Armas de mujer y De repente un extraño.
  • Jennifer Lawrence, en Los juegos del hambre.
  • Meryl Streep, en Memorias de África.
  • Lina Leardensson, en Déjame entrar.
  • Kathy Bates, en Eclipse total.
  • Joan Crawford y Mercedes McCambridge, en Johnny Guitar.
  • Jane Wynman, en Falcon Crest.
  • Pam Grier, en Jackie Brown.
  • Frances McDormand, en Fargo.
  • Marlene Dietrich, en Testigo de cargo.
  • Rachel Weisz, en Ágora.
  • Judi Dench, en Casino Royale y Quantum of Solace.
  • Shelley Winters, en Mamá sangrienta y La aventura del Poseidón.
  • Anjelica Huston, en Los timadores.
  • Ava Gardner, en La condesa descalza.
  • Vivien Leigh, en Lo que el viento se llevó.
  • Halle Berry, en X Men.
  • Demi Moore, en La teniente O’Neil.
  • Maureen O’Hara, en El hombre tranquilo.
  • Claudia Cardinale, en Hasta que llegó su hora.
  • Eddie Falco, en Nurse Jackie.
  • Natalie Portman, en Beatiful Girls y V de Vendetta.
  • Diane Keaton, en Annie Hall.
  • Mira Sorvino, en Mimic.
  • Charo López, en Los gozos y las sombras.
  • Brigitte Bardot, en El desprecio.
  • Sophia Loren, en La viuda indomable y Dos mujeres.
  • Ellen Burstyn, en El exorcista.
  • Silvia Pinal, en Viridiana.
  • Holly Hunter, en Copycat.
  • Minnie Driver, en El indomable Will Hunting.
  • Elisabeth Jones, en Mad Men.
  • Jennifer Jones, en Duelo al sol.

Son unas cuantas.

La voluntad y el deseo: el dilema feminista

SANTIAGO ALBA RICO | Publicado:

dilema feminista
Numerosas mujeres se manifestaron en la marcha convocada por el Movimiento Feminista de Madrid en una imagen de archivo. / Efe (Víctor Lerena)

Voy a meterme de nuevo de cabeza en un avispero. Antes me gustaría, en todo caso, declarar que acepto como merecida cualquier reprimenda, por sumaria o poco argumentada que se presente. En condiciones de patriarcado, tan difícil es no “parecer un hombre” como pedir a lectoras feministas cargadas de razón -por la historia y la violencia machista- que no “tomen por un hombre” al que sólo pretende ser un aliado incómodo que se siente incómodo cada vez que mira a su alrededor o dentro de sí mismo. Si parezco “hombre”, pues, acepto de antemano el castigo, aunque sólo después de aventurarme a decir lo que pienso. Leer más …

Las feministas denuncian el ninguneo de lesbianas y bisexuales en el WorldPride

MARÍA F. SÁNCHEZ | Publicado:

Dos de los participantes en la marcha del Orgullo Gay, celebrada en Madrid en 2016
Dos de los participantes en la marcha del Orgullo Gay, celebrada en Madrid en 2016. / Juanjo Martín (Efe)

La gran celebración del WorldPride, la cita internacional del Orgullo LGTB que acoge Madrid del 23 de junio al 2 de julio, no contenta a todo el colectivo. El feminismo ha reaccionado en contra de que ni una sola mujer lesbiana o bisexual participe en el famoso pregón del orgullo, uno de los actos más importantes de esta fiesta, que contará con La Plexy, Topacio, Boris Izaguirre, Alejandro Amenábar, Javier Ambrossi, Pepón Nieto y Cayetana Guillén Cuervo, entre otros, según señalan en la página oficial. Leer más …

Desgarrador testimonio de Nadia Murad tras volver al ‘epicentro’ del genocidio yezidi

MANUEL MARTORELL | Publicado:

Rudaw Media Network (YouTube)

Nadia Murad, símbolo internacional de las mujeres yezidis víctimas del Estado Islámico, ha podido regresar a su casa de Kocho casi tres años después de que esta localidad y otras de la región de Sinyar fuera asolada por los yihadistas, matando a miles de varones y llevándose como botín de guerra a todas las mujeres menores de 50 años para convertirlas en esclavas sexuales. Leer más …

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend