William Wallace, Jusapol y el 1 de octubre

  • Cientos de miles de personas conmemoran el 1 de octubre en un ambiente muy reivindicativo

Tras una larga jornada de reivindicación en Cataluña, la manifestación multitudinaria de Plaza Cataluña con su final en el Parlament, ha reunido a cientos de miles de personas de todas las edades y también de varios países. Medios extranjeros cubrían otra vez, 1 año después, el 1 de octubre, fecha en la cual millones de catalanes decidieron ejercer su derecho a voto en un referéndum no vinculante, pero que reflejaba el deseo democrático negado por el Gobierno Central.

Durante la concentración se vislumbraban varias banderas escocesas y a diferencia de la performance de la manifestación de Jusapol (Asociación integrada por Polícia Nacional y Guardia Civil para la equiparación de salarios) con sus caras pintadas de azul a lo BraveHeart, estas personas sí que eran escocesas y venían en apoyo a la población catalana, que ejerció su derecho a voto hace 1 año y fue apaleada por las fuerzas de seguridad del Estado, la Policía Nacional. ¡Ay Jusapol, si William Wallace levantara la cabeza! Si William Wallace levantara la cabeza y viera a esos policías que hace un año impedían votar a cientos de miles de ciudadanos disfrazados con el atuendo de su país, se caería de culos mientras se levantaba la falda.

Camiseta reivindicativa con el rostro de Junqueras. / C.A.

Publicidad

Volviendo a la manifestación de Barcelona, la internacionalización del proceso y del 1 de octubre es algo irrefutable, cientos de medios cubrían la conmemoración de uno de los episodios más represivos del Estado español contra la población catalana y medios como la BBC dedicaran reportajes especiales donde entrevistaban a Roger Español, una de las víctimas de las cargas policiales del 1 de octubre. Pero, alguna pancarta avisaba de que la gente estaba quería respuestas de los responsables políticos y clamaba “Partidos, ¿Qué más tenemos que hacer para que os unáis?»

Manifestación del 1-O en Barcelona / C.A.

El 1 de octubre en Cataluña pasará a ser histórico porque es el día del pueblo, el pueblo organizado ha mantenido la llama de esta jornada hasta un año después, con sus consignas “El pueblo manda, el gobierno obedece” o “Las calles serán siempre nuestras”, repetidas constantemente durante la protesta. Mucha gente, no solo de Cataluña, piensa en lo que ocurrió el 1 de octubre, en las brutales cargas policiales y en las decenas de heridos, esas imágenes acompañarán la historia del Estado, han marcado un antes y un después en la historia del S.XXI, pero también han sido un punto de inflexión en el proceso catalán, ya que la gente puso el cuerpo y ahora quiere que los políticos pongan los medios.

El poder ese día residió en el pueblo, no hay duda, y eso es lo que les da pánico a aquellos que se llevaron las urnas, a los que ahora niegan el referéndum y hablan de elecciones, a los que quieren ilegalizar partidos porque no les gusta lo que ven, e incluso a algunos que claman consignas independentistas, tiran la piedra y esconden la mano. Ayer cientos de personas se agolparon delante del Parlament de Catalunya y la comisaría de la policía nacional de Vía Laietana para protestar, dos espacios de autoridad y poder. Ayer el pueblo de Catalunya volvió a rebelarse.

El 18 de septiembre, hace 4 años, se realizaba un referéndum en Escocia para decidir si debería ser un país independiente, se desarrolló con total normalidad, sin golpes, sin gritos como “Dónde están las putas urnas” o amenazas.

Me pregunto en qué estarían pensando los agentes de Jusapol disfrazados del ejército de William Wallace, líder independentista escocés que murió ahorcado gritando «¡Libertad!»; se me olvidaba poner contexto. Desde luego, de historia poco saben estos agentes de la ley, supongo que tampoco se esperan cómo el pueblo les juzgará.