Villarato

1

EMPUNA PUNA

Villa, con la oposición de Simao, marca el gol de la victoria de España. / Helmut Fohringer (Efe)

Ninguno nos atrevíamos a decirlo, por ese absurdo temor a que los pensamientos hablados puedan influir en el devenir de los acontecimientos, pero, en el fondo, todos los compañeros de Onda Cero pensábamos que hoy corríamos un serio peligro de tener que hacer las maletas. Por eso, cada uno siguió su propio ritual previo al partido. Alejandro Romero se afeitó, como cada día que juega España. Arancha Rodríguez desapareció, como cada día que juega España. Javier Ares se puso la camiseta azul, como cada día que juega España. Ángel Rodríguez hizo unos hoyos mañaneros, como cada día que juega España. Héctor Fernández mandó colocar la camiseta de la selección sobre la mesa del estudio, como cada día que juega España. Y yo, también como cada día que juega España, me pasé toda la mañana y toda la tarde dando alaridos cada 10 minutos.

Al final, no fueron lo rituales, aunque seguiremos cumpliéndolos a rajatabla, sino el "7" de España, que lo fuera del Sporting, del Zaragoza y del Valencia y que lo será, a partir de la próxima temporada, del Barcelona. Frente a un jugador del talento descomunal de David Villa, hasta la defensa más rocosa del mundo se agrieta y ayer no fue una excepción. Si había un partido del tipo "el que marque gana", ese era el España-Portugal y el guión se ajustó milimétricamente a lo presupuestado. Por eso, en el momento en el que el guaje reventó la trinchera lusa, todos supimos que el objetivo estaba cumplido y festejamos ese tanto como el de una victoria que aún tardaría casi media hora en materializarse. Lo podéis escuchar aquí.

LA BIZCOCHETA

El gol que hoy logró David Villa fue histórico, por múltiples motivos. En primer lugar, sirvió para cercenar la mejor racha de partidos sin perder, en la historia de la selección portuguesa. Los lusos no caían derrotados desde el 20 de Noviembre de 2008 y acumulaban 19 encuentros consecutivos sin hincar la rodilla. Por si esto fuera poco, habían mantenido su portería a cero en 20 de sus últimos 25 partidos y sólo habían concedido un gol en los últimos 12 encuentros que habían disputado.

En segundo lugar, David Villa pasó hoy a la historia como el segundo futbolista español que marca en tres partidos consecutivos de un Mundial, algo que, hasta la fecha, sólo había logrado Telmo Zarra, en el Campeonato del Mundo de 1950.

El tercer motivo es, seguramente, el más desconocido y, por tanto, para mí, el más interesante. Hoy, gracias al guaje, la liga española alcanzó los 200 goles en la historia del Campeonato del Mundo, una cifra que sólo habían superado, anteriormente, el Calcio italiano (276) y la Bundesliga alemana (206). La cuenta la inició José Iraragorri Ealo, representando al Athletic Club, el 27 de Mayo de 1934, y la siguieron, entre otros, leyendas de nuestro campeonato de liga, como Zarra, Kopa, Amancio, Cruyff, Kempes, Hugo Sánchez, Butragueño, Koeman, Romario, Bebeto, Stoichkov, Hierro, Guardiola, Raúl, Rivaldo, Suker, Roberto Carlos o Zidane.

De los 20 clubes que contribuyeron a esa cifra bicentenaria, Real Madrid (58), FC Barcelona (45), Atlético de Madrid (27) y Valencia (22) son los que más ayudaron a la causa, acumulando, entre los cuatro, el 76% de esos 200 goles.


loading...

1 Comment
  1. sole says

    que poca fe en la selección, somos los mejores ganemos o perdamos.pero mejor que ganemos siempre que da más ilusión

Leave A Reply

Your email address will not be published.