En las nubes y subiendo

6
Portada del diario L'Equipe (4-Marzo-2010)

Si me dicen hace sólo cuatro años, cuando jugábamos aquella repesca con Eslovaquia, para acudir al Mundial de Alemania, que L’Equipe titularía uno de estos días “Un autre monde” (Otro mundo), con una foto de fondo de David Villa, extendiendo sus alas sobre Saint Denis, seguramente habría sufrido una parada cardiaca, precedida de un espasmódico ataque de risa.

Pero es verdad. Es real. La evolución del deporte español es vertiginosa: empezamos por las dos ruedas, más tarde fue la pelota sobre la arena, luego el balón grande y ahora ya caminamos directos hacia la cumbre: el Deporte Rey. En efecto, un español tiene ahora en su casa el maillot amarillo del Tour, somos los vigentes Campeones del Mundo de Tenis, tenemos la corona Europea y Mundial de Baloncesto y la Eurocopa brilla en nuestras, otrora vacías y polvorientas vitrinas, desde hace dos años. Nos falta la guinda. La pieza más deseada. Esa preciosa estatuilla dorada, en la que cuatro brazos se alzan para agarrar el Mundo y llevárselo a casa durante cuatro años.

Y vamos por el camino correcto, aunque éste, desafortunadamente, no siempre acabe donde debiera. Lo que es evidente es que un equipo que logró el año pasado los Record Guinness de partidos seguidos sin perder (35) y victorias consecutivas (15), que ha ganado en 24 de sus últimas 25 citas, que ha derrotado a 8 campeones mundiales recientemente, que lleva 18 victorias consecutivas ante selecciones europeas, que sólo ha concedido una derrota en 45 partidos, que tiene en sus filas a un delantero letal que ha marcado 24 goles en sus últimos 17 partidos, a un capitán centenario que ayer mantuvo su portería sellada por 58ª vez en su carrera como Internacional, a un defensa talismán que ha ganado, uno tras otro, los 22 partidos que ha jugado y a otro zaguero, contundente hasta el exceso, que ha igualado un mítico récord de Mané Garrincha… decía, un equipo que tiene todo eso, se ha ganado a pulso un respeto y una condición, como no los ha tenido ninguna otra selección mundial, en los últimos 40 años.

En el partido de París, un eslabón de preciado metal, en esta escalera hacia la gloria, sólo me detendré para rescatar dos detalles. Participaron ocho de los once titulares que cayeron ante el conjunto galo en el Mundial de Alemania, hace cuatro años, en lo que es un indicio inequívoco de bloque maduro y experimentado, con los anticuerpos del Virus “Cuartos de Final” bien asimilados.

Por otro lado, resulta curioso comprobar cómo la Leyenda de La Roja regresó ayer a su punto de partida, con el gol de Sergio Ramos. Porque esta histórica selección, no lo olvidemos, nació en Dinamarca, el 13 de Octubre de 2007, gestada en una obra de arte de 27 pases encadenados, que culminó el lateral camero. Desde aquel día no marcaba Ramos con La Roja, lejos de España, y ayer volvió a hacerlo, por la misma banda, pero de una forma totalmente antagónica, porque, esta vez, nuestra orquesta cambió su suave y majestuoso Adagio por un vertiginoso Presto, resuelto en un robo de balón y un único pase. Dos movimientos radicalmente opuestos, interpretados magistralmente por un mismo grupo y que acabaron de idéntica guisa. Y en el segundo tiempo, canción de cuna para adormecer al gallo, al que sólo despertaron unos hirientes “Olés” que alborotaron el corral parisino.

[youtube width="620" height="425"]http://www.youtube.com/watch?v=RCobPh_220w[/youtube]

Convendría, eso sí, revisar de cuando en cuando, el partido ante Estados Unidos, en la pasada Copa de las Confederaciones. De las nubes conviene bajar por propio pie, antes de que te empujen y recordar aquel lunar debe ayudarnos a recuperar la normalidad, en medio de esta anhelada, pero peligrosa euforia. En un Campeonato del Mundo, el balón y la hierba sólo pesan un 30%, mientras que el resto de factores, entre los que figuran la suerte y los silbatos, aglutinan el 70% restante.

Pero ese 30% de momento nos sirve ¡Vaya que si nos sirve!, entre otras cosas, para que L’Equipe, nos recuerde algo que aquí tenemos todos muy presente desde el pasado 22 de Junio de 2008: Si, son de otro mundo, pero han aterrizado en éste para tenerlo bien agarrado durante los próximos cuatro años.


loading...

6 Comments
  1. pablo says

    Mucha suerte en tu nueva aventura digital. Fdo. Un oyente de radioestadio (teleco y culé)

  2. Franesco says

    Precisamente esa derrota de la Copa Confederaciones es la que puede darnos el título, porque el grupo la recordará y no bajará la guardia. Hay que asegurar las semis y después, FÚTBOL ES FÚTBOL: una expulsión, un penalti no pitado, un linier que levanta la bandera a destiempo, un chut al poste, una mala caída que provoca un esguince…

    Nunca mejor dicho, ¡podemos!

  3. Oscar says

    Es una gozada ver el video del gol de Ramos en Dinamarca. En cuanto al Mundial, tengo una corazonada… pero de las buenas. Felicidades por el artículo Alexis.

  4. Lucia says

    No hay que tener miedo. Si nos damos el batacazo nadie nos va a quitar estos dos años de disfrute permanente

  5. Lunita64 says

    ¿Ha ganado alguna vez el Mundial el vigente campeón de la Eurocopa?

  6. vilaboi says

    Como se os ocurre preguntas de si hemos ganado el mundial, menos mala leche. Ah y al Floren ni tocarlo que este tio esta para cargarse al R. Madri los del FCB, no podemos directamente, aupa Floren no hagas caso y el año que viene copra rooni y al susumm corda, que para eso está Caja Madrid (todos los españoles). Aguirre dixit.

Leave A Reply

Your email address will not be published.