El partido más difícil de su vida

0
Miguel Ángel Jiménez (derecha) abraza a José María Olazabal, el pasado sábado, tras guardar un minuto de silencio por la muerte de Severiano Ballesteros durante el Abierto de España de Golf que se disputó en Barcelona. / Alejandro García (Efe)

Tras varios chequeos en el Hospital de la Paz (Madrid), el 12 de Octubre de 2008, el mejor golfista español de todos los tiempos, apareció ante los medios para confirmar lo que ya era un secreto a voces: se le había detectado un tumor cerebral y tendría que someterse a una complicadísima operación con carácter urgente.

Con la entereza propia que los deportistas muestran en estas ocasiones , Ballesteros lo dejo bien claro: “Durante toda mi carrera he sido uno de los mejores salvando obstáculos en los campos de golf, ahora quiero ser el mejor, afrontando el partido mas difícil de mi vida”.

Han sido 3 años durísimos, en los que Seve ha sufrido lo indecible en su particular lucha contra el cáncer cerebral, 4 operaciones y un sinfín de desagradables pruebas que finalmente han desembocado en un resultado fatídico.

Premio Príncipe de Asturias de los Deportes en el año 1989, jugador con mayor numero de victorias a lo largo de su carrera en el circuito europeo (50), 5 Majors (tres British Open 1979,1984 y 1988 y dos Masters de Augusta 1980 y 1983), 6 Ryders Cup (1997, siendo el capitán del exitoso equipo europeo), además de ser número uno durante 61 semanas consecutivas, del 27 de abril de 1986 al 13 de septiembre de 1989, son algunas de las credenciales del golfista más internacional que España ha tenido.

En una época en la que el deporte nacional apenas asomaba la cabeza, Severiano fue el gran responsable de la popularización del golf en España, amplificando la dimensión de este deporte hasta hacerlo accesible al gran público, siempre nos quedará en la retina aquel histórico putt en Sait Andrews en 1984, que le llevo hasta su segunda Jarra de Plata, su segundo British Open. Se retiró del circuito profesional en julio de 2007, con fuertes dolores de espalda, y durante su última etapa se dedicó a la organización de torneos, a diseñar campos de golf y, sobre todo, a la Fundación que creó para colaborar en la lucha contra el cáncer.

El corazón del golfista de Pedreña dejo de latir en la madrugada del 7 de Mayo de 2011. Ayer, en su pueblo natal, se celebró su funeral en la parroquia de San Pedro.

Gracias por hacernos vibrar Seve.

Siempre te recordaré por aquel: “¡ La metí, la metí, la metí”!

Leave A Reply

Your email address will not be published.