Guardiola se marcha con la Copa

0
Un aficionado muestra un cartel de agradecimiento a Guardiola, ayer, en el Estadio Vicente Calderón. / J. C. Hidalgo (Efe)

El FC Barcelona se ha proclamado campeón de Copa del Rey al ganar por 3-0 al Athletic Club en una final que será recordada por la marcha de Guardiola y el fin de un ciclo de cuatro años imborrables.

En 25 minutos el Barça sentenció una final que, a priori, parecía que iba a ser mas disputada. Athletic y Barcelona se habían enfrentado hasta hoy en 203 partidos oficiales, con un balance favorable al Barça de 98 a 71 en victorias y 34 empates. Además, son los dos equipos con más Copas del Rey en sus vitrinas: el Bilbao tiene 23 y el Barça, con la última conseguida, 26.

Los hombres de Pep han despedido a su técnico fieles a un estilo de juego que les ha llevado a ganar catorce títulos en las últimas cuatro temporadas (todos menos 1 liga, 2 UEFA Champions League y 2 Copas).

Una vez más, las recetas del mago de Santpedor, basadas en un fútbol de toque, una sólida defensa y una gran definición en el área rival, han hecho que este gran equipo vuelva a levantar un trofeo.

Pedro volvió a marcar en una final, esta vez por partida doble, y Messi completó una extraordinaria temporada con un nuevo gol. El jugador argentino ha marcado 73 goles oficiales en esta temporada y suma un total de 210 en la era Guardiola. Curiosamente el siguiente jugador que más goles ha marcado a las ordenes de Pep es Pedrito, que ha conseguido 58.

Sin el Rey y sin la presidenta de la Comunidad de Madrid, la final estuvo presidida por el Príncipe de Asturias. En vista del revuelo que se había formado en torno a las declaraciones de Esperanza Aguirre en días anteriores y a las posibles manifestaciones de rechazo hacía el himno nacional, la organización determinó, ante la ausencia del Rey, que el himno tan solo durase 27 segundos. Aunque hubo silbidos y abucheos mientras sonaba el himno, el equipo especial de megafonía instalado en el Calderón hizo prevalecer el sonido de la música frente al de los hinchas. Finalmente, tanto el partido como la entrega de trofeos transcurrieron dentro de una razonable normalidad.

Han sido 26 veces las que el FC Barcelona ha levantado la Copa del Rey en la historia. Quizás ninguna fue tan emotiva como la de hoy.

La marcha de Pep marcará un antes y un después en el barcelonismo. Como ya ocurriera con Johan Cruyff, el técnico catalán ha conseguido crear estilo propio y dar personalidad a un equipo, cuyo primer logro fue, precisamente, contra el Athletic, en la final de Copa en 2009. En aquella ocasión el Barça ganó por 4-1.

Pep deja el banquillo blaugrana con un 72% de victorias en su haber y tan solo 21 derrotas en partidos oficiales. Cuatro temporadas en las que en ningún partido ha perdido la posesión del esférico (su promedio ha sido del 68%). Su porcentaje de victorias en finales es abrumador: ha ganado en 11 de las 12 finales que ha disputado. Los datos hablan por sí solos aunque, a mi juicio, el mayor mérito de Guardiola es que ha sido capaz de utilizar 35 canteranos diferentes y dejar un legado de juego que tardará años en desaparecer.

Hoy el partido nos mostraba a dos de los equipos con las mejores canteras que tiene el fútbol europeo -24 de los 36 jugadores que estaban convocados para el choque se han educado en La Masía y Lezama-. Bien es cierto que la experiencia acumulada en finales por unos y otros era muy diferente. Algo que fue clave en el devenir del partido.

En la misma tónica de los últimos cinco choques (Zaragoza, Madrid, Getafe, Atlético y Levante), los leones no fueron capaces de marcar. Tampoco la defensa estuvo brillante. Han encajado 14 goles en los últimos 6 partidos. Parece que han llegado muy justos de fuerzas al final de la temporada.

Ciertamente, es una pena que el Bilbao se despida esta temporada con tan poco premio para el fútbol que ha desplegado. En menos de tres semanas los pupilos de Bielsa han perdido dos finales y, lo peor de todo, no han podido competir en ninguna. Su entrega y la pasión de sus aficionados merecieron un mejor final.

Estoy seguro que por talento y juventud este Athletic dará muchas alegrías a sus aficionados. Estamos ante un iceberg, un equipo de fútbol con un potencial muy prometedor y en el que de momento solo se ha visto la puntal. Espero que Bielsa decida quedarse y los dirija. Creo que es el técnico ideal para ellos.

Con esta final de Copa se da por concluida la temporada futbolística 2011/12. Es de justicia destacar al Mirandés de Pablo Infante (máximo goleador de la Copa con 7 tantos) como equipo revelación de la competición, a la afición del Bilbao que ha demostrado, una vez más, su gran compromiso con el equipo y a Pep Guardiola que se marcha como llegó, ganando.


loading...

Leave A Reply

Your email address will not be published.