La Vuelta de Contador

El gesto de rabia de Contador al llegar a la meta de Fuente Dé (Cantabría), el pasado día 5, como vencedor de la etapa -su primera victoria tras la sanción-, que le dio el liderato de la Vuelta. / José Manuel Vidal (Efe)

Finalizó la Vuelta ciclista a España con Alberto Contador proclamándose campeón. El ciclista de Pinto, que ya venciera en 2008, ha estado acompañado en el podio por los españoles Alejandro Valverde y 'Purito Rodríguez'. Actualmente, Contador se ha ganado por derecho propio ser considerado como el mejor ciclista del Mundo.

Este año la Vuelta ha sido muy especial. El regreso de Alberto después de meses de calvario, la dureza del recorrido -36 puertos de montaña- y las llegadas en alto (10) han hecho que la ronda haya sido una de las más emocionantes que se recuerdan. La respuesta de los aficionados ha sido espectacular. Hacía años que no se seguía con tanto interés.

Publicidad

Veintiuna etapas cuyo trazado ha sido disputado a lo largo de la zona norte del territorio peninsular. Desde su salida, el 18 de Agosto, en Pamplona, hasta su llegada a la capital se han recorrido más de 3.000 kilómetros. Este año, la Vuelta ha tenido jornadas en las que ciudades como: Barakaldo, Tarazona, Cambados, Vilagarcía de Aurosa, Palas de Rei, La Robla, La Faisanera Golf-Segovia 21 y Cercedilla o Viana, Alcañiz-Motorland Aragón, Andorra-Collada de la Gallina, Sanxenxo, Dumbría-Mirador de Ézaro, Puerto de Ancares, Cuitunigru-Valgrande-Pajares, Fuente Dé y La Lastrilla, han vivido salidas o finales de etapa inéditos en su historia.

A pesar de las críticas que se han despertado en el inicio de la carrera, debido al recorrido, por la búsqueda de un ciclismo youtube –obsesionado por el espectáculo-, los resultados no han sido negativos. Los espectadores han disfrutado como nunca y la Vuelta ha sido una de las más emocionantes que se recuerdan. Quizás se están perdiendo las épicas escapadas de antaño pero  las carreras se deciden en finales ajustados tanto en las etapas como en la general, lo cual también tiene su encanto. Para mí, más que el propio recorrido de la Vuelta lo que más daño ha hecho a esta carrera ha sido el cambio de fechas en el calendario.

Contador (1º), flanqueado por Valverde (2º), a su dcha., y 'Purito' Rodríguez (3º), en el podio de la Vuelta 2012, ayer, en Madrid. / José Manuel Vidal (Efe)

Este año la Vuelta se presagiaba muy especial. Alberto Contador volvía a competir después de una interminable sanción de dos años. Aunque partía como favorito, el madrileño sufrió lo indecible para ponerse el maillot rojo. Tanto Valverde como Rodríguez han hecho una gran carrera y han vendido muy cara su derrota.

Esta Vuelta siempre se recordará por la épica victoria en la etapa de Fuente Dé, donde el ciclista de Pinto protagonizó una escapada a cara o cruz que le salió a pedir de boca. Contador entró a la línea de meta con los brazos en alto y visiblemente emocionado -era su primera victoria tras la sanción-. De esta forma se colocaba como nuevo líder en la general con 1:52 sobre Valverde, y 2:28 sobre Purito. Ya no dejó el primer puesto hasta hoy cuando coronó el podio en Madrid. Este es su quinto gran título (Tour 2007-09, Giro 2008 y Vueltas 2008-12).

Como reza el dicho: “no es mejor el que menos veces cae sino el que mas veces se levanta”. Contador ha vuelto a darnos una lección. Sus lágrimas en Fuente Dé fueron una mezcla de rabia, por todo lo que ha sufrido durante este periodo de acusaciones, y alegría por su enorme triunfo. Lejos de haberse venido abajo durante este largo proceso -en el que no han podido demostrar nada-, ha competido con ahínco hasta volver al lugar que le corresponde.

En toda heroica no pueden faltar los grandes rivales. Tanto Alejandro Valverde (líder de los puntos, la combinada y del mejor equipo, el MoviStar) como Joaquín Rodríguez (tres victorias de etapa) han sido segundo y tercer clasificado. Su papel ha sido magnífico y han conseguido mantener en continua tensión al pelotón. No me olvido del rey de la montaña Simon Clarke y de Chris Froome.

Estas eran las palabras de Contador al llegar a meta: “Ha sido una victoria muy especial después de todo lo que he pasado, me ha costado mucho. Cuando conseguir algo cuesta tanto se saborea de forma especial”. El gran apoyo de su equipo y su familia ha sido fundamental para que este fenómeno haya vuelto a disparar desde el podio.

En breve se disputará el Mundial con una meta elevada en Valkenburg (Holanda). Continuará el espectáculo del ciclismo, un deporte que demuestra continuamente el afán de superación y el desafío que supone luchar contra uno mismo. Esperemos que la sombra del dopaje siga alejada y que no se vuelva a convertir en la noticia.