El éxodo de jugadoras y entrenadores empaña el comienzo del campeonato

0
Las jugadoras del Perfumerías Avenida celebran con el trofeo la consecución de la Supercopa de baloncesto femenino tras derrotar ayer al Uni Girona en el partido jugado en el pabellón Würzburg, en Salamanca. / J. M.García (Efe)

El Avenida ha conseguido ganar al Uni Girona en la final de la Supercopa por un resultado de 68-59. Con este título, el Perfumerías ya suma su tercera Supercopa consecutiva y se postula indiscutiblemente, tras la desaparición del Ros Casares, como mejor equipo nacional.

Como no podía ser de otra manera y a pesar de ser un partido televisado, las gradas del Würzburg mostraban, una noche más, un ambientazo genial de cara al transcendental partido. Tres mil fieles animaron al equipo en su importante triunfo, y es que Salamanca cuenta, posiblemente, con la mejor afición de un equipo femenino en España.

Publicidad

La mejor jugadora del partido fue Roneeka Hodges, consiguió 19 puntos y fue determinante cuando su equipo la necesito -se llevo el MVP-. Curiosamente esta jugadora está trabajando en el equipo con un contrato temporal de un mes. Supongo que será difícil retenerla, pero después de esta actuación el club tratará de hacer un esfuerzo -no será fácil en los tiempos que corren-. Las nacionales Marta Fernández, Luci Pascua y Marta Xargay también cuajaron una sensacional actuación en la victoria azulona.

El partido fue muy igualado hasta el final. La profundidad de banquillo y el acierto en momentos muy puntuales de las salmantinas hicieron que las locales se alzaran con un triunfo que sabe a gloria. Con este título el Perfumerías consigue su tercera Supercopa consecutiva y ya suma: 1 Euroliga, 2 Ligas, 3 Copas de la Reina, 1 Supercopa de Europa y 3 Supercopas de España. Los últimos años están siendo especialmente exitosos.

Mientras que en la Euroliga femenina están buscando fórmulas para llamar la atención de los espectadores, como las polémicas nuevas indumentarias o la búsqueda de una mayor cobertura televisiva, en la liga local no paran de surgir los problemas. Los equipos están pasando por muchos apuros y las ayudas son mínimas.

Si los problemas económicos están haciendo mella en el deporte nacional, las féminas están entre los sectores más afectados. La ausencia de patrocinios e ingresos en el baloncesto femenino han provocado ya la desaparición de equipos históricos como: Ros Casares (actual campeón de Europa), Soller Joventut Mariana o Mann Filter. Además, a esto hay que sumar el descenso del histórico Celta de Vigo a la LF2 por motivos económicos.

La competición se está quedando huérfana. Este año la LF la componen 11 equipos -en lugar de los 14 de pasadas temporadas- y el calendario irá desde el próximo sábado hasta el día 30 de Marzo. Los equipos que no jueguen competición europea solo jugarán 10 partidos en casa, con lo que la oferta para ver baloncesto femenino profesional ha decrecido bastante. Es difícil captar aficionados de esta manera.

El éxodo de jugadoras internacionales y de entrenadores que se está produciendo desde el pasado verano es un claro indicador de cual es la situación actual en el baloncesto femenino español. Si hace dos temporadas Perfumerías Avenida fue campeón de Europa y el año pasado, en Estambul, presumíamos de una final europea española entre Rivas y Ros, este verano hemos presenciado el desfile de la mayor parte de las componentes de la selección nacional y de algunas jugadoras de relevancia, en la Liga Femenina, rumbo a otros países con más oportunidades de trabajo como Turquía, Rusia o Polonia. Esta claro que en España el ser mujer y deportista profesional se está convirtiendo en una empresa muy difícil. Con todo y eso, el baloncesto es de los deportes femeninos que todavía aguanta con uñas y dientes, aunque de seguir así no sabemos por cuanto tiempo.

Elisa Aguilar (Spartak de Moscú), Amaya Valdemoro y Cindy Lima (Tarsus Belediyesi), Cristina Ouviña (Wisla Can-Pack), Anna Montañana (Istambul Üniv), Tamara Abalde (Basket Landes), Alba Torrens (Galatasaray) o Silvia Dominguez (Ekaterimburg) son algunos de los ejemplos mas relevantes de nuestras grandes deportistas. Se van en busca de un futuro mejor. Algo que también ha ocurrido con otros deportes como el balonmano, el voleibol o el waterpolo.

De igual modo, algunos de los entrenadores mas importantes de la categoría también han buscado acomodo en el extranjero: Roberto Íñiguez (Fenerbache), Lucas Mondelo (Shanxi Xing), José Ignacio Hernández (Wisla Can-Pack), o Javier Fort (Lotos Godynia). La LF se está desmembrando, la fuga de profesionales cualificados es evidente. Aquí el futuro no pinta bien.

El CSD ya anunció el pasado mes de Agosto fuertes recortes al deporte nacional para la presente campaña. Estos ajustes suelen hacer bastante daño a los deportes minoritarios y especialmente al deporte femenino en general. Es muy complicado subsistir sin patrocinios y hacer frente a los pagos que supone tener un equipo en una categoría profesional. Los equipos femeninos están saliendo a competir a duras penas y las categorías se están desprofesionalizando.

Es difícil conseguir patrocinadores si no llamas la atención del gran público. Al final es una pescadilla que se muerde la cola. Todo empieza con los medios que no se hacen eco de las noticias del deporte femenino o, al menos, no se les da todo el espacio que se debería. En segundo lugar, desde las instituciones no se promueve ni se fomenta lo suficiente -no hablo exclusivamente de un aspecto económico-, probablemente las subvenciones no son mayores porque este tipo de práctica no suscita el interés necesario y, por último -y siendo una opinión mas personal-, en España aún no se tiene cultura deportiva suficiente como para asumir que el deporte profesional femenino existe.

Espero que la demostración de nuestras deportistas en los recientes JJOO de Londres, con 11 de 17 medallas, no queden en agua de borrajas. Da la sensación que es el único momento de gloria que tienen cada cuatro años. No debería ser así.

Perfumerías Avenida es la prueba más evidente de que sí se puede tener un equipo profesional que suscite interés a todos los niveles. Cada partido que se juega en el Würzburg hace que la ciudad de Salamanca se paralice. Las chicas del Avenida son auténticas heroínas cuando salen a la calle. Solo hay que asomarse a su pabellón para ver el ambiente que se respira y entender estas palabras.

El deporte femenino está herido de muerte, y si seguimos por este camino volveremos al ostracismo olímpico de antaño.

Leave A Reply

Your email address will not be published.