Las canciones que el juez no quiso escuchar

4

Talamanca del Jarama. Febrero de 2005. La Guardia Civil irrumpe en una sala de conciertos de esta localidad madrileña situada a 46 kilómetros de Madrid  en la que, entre otros grupos, actúaba  Estandarte 88. El acto está organizado por la filial española de Sangre y Honor, Blood & Honour , un grupo neonazi  que, entre otras actividades, organizaba recitales para recaudar dinero para su lucha y difundir sus ideas políticas. Aquel día se detuvo a la cúpula de la asociación. Ahora, cinco años después se sientan en el banquillo de la Audiencia de Madrid acusados de incitar al odio, asociación ilícita y tenencia de armas prohibidas. Todos han negado los hechos, pero las pruebas periciales les acusan. Sin embargo, el  juez  no ha permitido  reproducir el vídeo del concierto ni escuchar algunas de  las canciones de Estandarte 88, una prueba “vital” para la acusación popular ejercida por el Movimiento contra la Intolerancia porque  demuestra su carácter xenófobo.

Aquel 12 de febrero en la sala Taj Mahal Rooms iban a tocar tres grupos neonazis. Tan peculiar cartelera despertó la atención de los investigadores de Información que se centraran en identificar a los participantes. Lo organizaba la sección española de Sangre y Honor -inscrita desde 1999 como asociación cultural-, con motivo del quinto aniversario de su fundación. El acto era tan importante que, incluso, lo habían anunciado en su web. Ya habían organizado otros conciertos coincidiendo con actos conmemorativos del nacionalsocialismo, como el nacimiento de Adolf Hitler o el fallecimiento de su lugarteniente, Rudolf Hess. Las citas se llenaban de centenares de seguidores de este grupo radical. En esta ocasión, según la Guardia Civil, los grupos habían sido contratados por el jefe, Roberto L, quien no reparó en gastos y reclutó al grupo inglés,  Secction 88, al alemán Faustrecht y a Estandarte 88, formado por miembros de Sangre y Honor y un habitual de las citas del grupo.

El concierto comenzó a las diez en punto de la noche, pero fue de madrugada cuando la Guardia Civil puso el broche final. La operación no pudo salir mejor. Además de detener a la cúpula, losagentes hallaron en la discoteca algunas cajas precintadas en las que  se  habían camisetas con inscripciones neonazis y xenófobas, discos compactos con música skin-nazi y libros con la misma temática además de armas, defensas eléctricas, porras extensibles y pulverizadores de autodefensa con gases lacrimógenos HC.

Los conciertos no eran un acto lúdico más. Como han reconocido los investigadores,  tenían una doble finalidad: obtener ingresos, y, a la vez, difundir su ideología a través de las letras de canciones, en las que se abogaba por la supremacía de la raza blanca e incitaban al racismo, revisionismo y al antisemitismo. Sin embargo, el juez no consideró oportuno reproducir ni el concierto ni las letras del citado grupo. Esta es una muestra del contenido “cultural” :

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=xCMrUdiFc3M[/youtube]

De hecho, durante el juicio sólo uno de los integrantes ha hecho referencia al concierto. Fue  Francisco José L. P. y lo hizo, primero, para explicar que frases como “seis millones de judíos más a la cámara de gas” aludían a hechos históricos y patrióticos y, después, percibiendo la importancia de su aseveración, trató de enmendarlo diciendo que “no oí eso en Talamanca aunque siempre hay energúmenos”.

Pero las letras no dejan dudas. No hay más explorar en las diferentes grabaciones del citado grupo musical para percibir su contenido ideológico. Así, en la canción ‘Águila imperial’ el estribillo dice: ““¡Temblar! No tendremos ninguna piedad. Los Skinheads toman la ciudad. ¡Temblar! Los Skinheads salen a pelear (…) una guerra que va a comenzar. Es la Raza Blanca que se prepara para la batalla final ... para la batalla final”. Aún más gráfico es la letra de ‘Barbacoa en Terrassa’ que literalmente dice “Barbacoa en Terrasa. Será mejor que vengas ¿Cómo te gustan los moros? acaso de vuelta y vuelta. Barbacoa en Terrasa. Será mejor que vengas ¿Cómo te gustan los cerdos? Acaso de vuelta y vuelta” o en ‘Fe hitlerista’ que pone todo su acento contra los judíos: “Piensa bien hermano blanco. Esta es nuestra nación. Está infectada por hebreos. No queremos esta invasión. Nuestro punto de mira es el sionismo

4 Comments
  1. sr. lópez says

    «¡Temblar! No tendremos ninguna piedad.»

    ¿No es lamentable que tan insignes defensores de la patria no sean capaces de usar el imperativo (sin duda su forma verbal favorita) correctamente?

  2. ...and I'm proud about says

    Totalmente cierto, Sr. López. Pero, ¿se refiere usted a Estandarte o al plumilla de turno?

  3. sr. lópez says

    Me refería a Estandarte, si el fallo es del plumilla, una lástima.

    De todos modos Estandarte resulta altamente apestoso por otras muchas razones, así que si finalmente la ortografía se les da bien eso no les hace ganar muchos puntos.

  4. celine says

    ¡Cuanta escuela abandonada antes de tiempo! ¡Cuánto sueño de la razón procreando monstruos!

Leave A Reply

Your email address will not be published.