El estilo de vida actual da alas al cáncer de colon

2
Intervención quirúrgica de cáncer de colon rectal con el robot Da Vinci. / Hospital Virgen del Rocío

El cáncer de colon es actualmente la segunda causa de muerte en España por esta patología, siendo la primera el cáncer de mama en la mujer y el de pulmón en el hombre. Cado año se detectan en nuestro país 26.000 nuevos casos de cáncer colorrectal. Es un tipo de cáncer que afecta indistintamente a hombres y mujeres y tampoco hace distingo en cuanto a clase social se refiere, ni entre poblaciones rurales o urbanas. Lo que sí está constatado es que en torno al 90% responden a causas ambientales y sólo ese 10% restante tiene su origen en factores hereditarios o puramente genéticos.

Pero lo importante es que, cogidos a tiempo, el 90% se curan. “Cogerlos a tiempo”, este es el reto y el argumento que emplean los expertos para manifestar su optimismo frente a esta temida enfermedad que no para de crecer, si se mira al número de casos detectados. Y este es también el principal mensaje que desean transmitir los oncólogos a la población: las personas debemos perderle el miedo a la exploración rutinaria que se recomienda practicar, normalmente, a partir de los 50 años de edad.

Sería mucho decir, desde luego, que el cáncer de colon puede evitarse, pero sí es verdad que puede prevenirse y, en todo caso, y si atendemos a los consejos que dan los expertos, la prevención es primordial. Esta prevención puede ser primaria: manteniendo un estilo de vida adecuado; es decir, vigilando la dieta, dejando de fumar, comiendo menos grasa y más fibra, no bebiendo alcohol o haciendo ejercicio con regularidad. El sedentarismo puede ser uno de los aliados más fieles con los que cuente este cáncer a la hora de desarrollarse.

También se recomienda, como se ha dicho ya, una prevención secundaria o screening (exploración colorrectal), tanto para hombres como para mujeres, a partir de que se alcance el medio siglo de vida. Un análisis de las heces a esta edad puede ser suficiente para saber si existe ese riesgo o se ha contraído cáncer de colon o no. Y, si fuese necesario, la colonoscopia permitirá averiguar, de forma definitiva, si existe algún tipo de pólipo en esa zona del cuerpo que pueda derivar con el tiempo, o haya derivado ya, en un tumor maligno.

Fernando de la Portilla, cirujano. / HVR

Los especialistas se quejan del gran rechazo que hay, todavía, por parte de la población española, a someterse a la exploración colorrectal a partir de esa edad, los 50 años, que es la que se considera ya de riesgo. “Algo que, por ejemplo, las mujeres han superado en lo que a la exploración mamaria se refiere. Las mujeres aceptan como algo normal ya el hacerse mamografías. Esto no era así hasta hace poco, verdad. Pues el mismo rechazo de hace unos años se está dando ahora a la exploración colorrectal”, comenta el cirujano Fernando de la Portilla, jefe, junto José Manuel Sánchez, de la sección de Coloproctología de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía General en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Ambos vienen de coordinar, en la capital andaluza, una Reunión Internacional, promovida por la Asociación Española de Coloproctología (AEC), y en la que han participado más de 600 expertos. El objetivo principal era hablar de las patologías que afectan a la zona colorrectal. En las distintas sesiones y mesas redondas que ha habido se ha podido debatir sobre las técnicas quirúrgicas habituales, así como sobre las medidas preventivas y terapéuticas que se emplean hoy día. También  de las últimas vías de investigación para prevenir o evitar este tipo de tumores.

Si para la cirugía está “casi todo resuelto” y resumido en una cirugía mínimamente invasiva, con la robótica de por medio, la laparoscopia, el acceso por “puerto único” a través del ombligo, o el abordaje con técnicas híbridas, es en la investigación (células madre, nuevos tratamientos de quimioterapia, nanotecnología, etcétera) donde los expertos calculan que hay aún más margen y se requieren mayores esfuerzos. Los cirujanos oncólogos constatan que queda un gran camino por recorrer todavía en el campo de la investigación básica que ha de ir, insisten, unida a la práctica clínica. “Porque, en cuanto a la calidad de vida del paciente”, señala de la Portilla, “hemos conseguido ya que ésta sea muy alta. Apenas tiene que estar ingresado una semana, puede comer algo sólido a los pocos días de haberse sometido a la intervención quirúrgica y la recuperación es muy rápida”. Pero es en la investigación básica, “siempre de la mano de la práctica clínica”, reitera el cirujano sevillano, es donde todavía tenemos mucho margen para conseguir avances.

La llamada de atención a la población de los más de 600 expertos reunidos en Sevilla ha sido unánime. El objetivo es que la gente tome conciencia de que hacer prevención es salud, y salud es no tener cáncer; ningún tipo de cáncer. “Hay que superar esa barrera que nos ha puesto el miedo y que nos impide someternos a una exploración rutinaria”, reitera de la Portilla. En este sentido, la Administración sanitaria debería insistir con campañas —como ya lo hizo en su momento para concienciar a las mujeres sobre el cáncer de mama— que invitasen a adquirir hábitos de vida saludable y a la vez a someterse a una revisión colorrectal, si es que ya se ha llegado a los 50 años de edad.

Siempre es problemático, y desde luego arriesgado, hablar de “los síntomas” que pueden indicar que se padece un cáncer de colon. Pero dicho con todas las reservas, la presencia de sangre en las heces, una incomprensible pérdida de peso o los desarreglos intestinales (diarreas continuas o estreñimiento) son tres argumentos que quien los padece debe considerarlos seriamente y decidirse a ir al médico. Por lo demás, el cáncer de colon no suele dar problemas hasta que no está ya “instalado” en nosotros. Más de un 30% se detectan cuando ya están en un estadio avanzado. De ahí la importancia que adquiere la exploración preventiva.

Finalmente, otras patologías como la colitis ulcerosa crónica, la enfermedad de Crohn, la fístula anal, la incontinencia fecal, las hemorroides, etcétera, también han sido analizadas y debatidas en la mencionada reunión internacional de Sevilla. Lo expertos creen que un porcentaje elevado, que podría establecerse entre el 25 y el 30%, derivan más tarde en tumor cancerígeno si se han padecido ruante largo tiempo y no se vigilan.

2 Comments
  1. celine says

    «Seguir hábitos de vida saludable» es perfecto, lo malo es que la contaminación atmosférica, del agua, del suelo, de los alimentos, etc, no lo ponen nada fácil y es por donde se cuela la enfermedad, ¿no?

  2. Anderson says

    Soy meditador desde hace 30 af1os, a los 13 me entere9 de la ladlgea de los Beatlews a India y eso en particular me impactf3 profundamente porque sented una conexif3n muy especial con la divinidad, pero tenedan que pasar otros 13 af1os para poder recibir la meditacif3n Trascendental en Me9xico y los Sidhi del Maharishi Mahas Yogui en Puerto Rico.Siempre pense9 en la absoluta sinceridad del Maharishi, nunca desconfie9 de lo que se divulgf3 porque mi propia experiencia personal con estados de conciencia superior me lo confirmaba.Es el conocimiento me1s hermoso que he recibido en la vida: gracias maharishi por tu sabidureda para poder conocer la Verdad y poderla experimentar.Jai Guru Dev

Leave A Reply

Your email address will not be published.