Interior no encuentra comprador para el ‘superhelicóptero’ de la Policía

Eurocopter_EC-225_Cuerpo_Nacional_de_Policia
Imagen del Eurocopter EC-225 que ahora pone en venta el Cuerpo Nacional de Policía. / Wikipedia

Interior no encuentra comprador para el “superhelicóptero” que adquirió para la Policía Nacional en junio de 2011 por 23,9 millones de euros. La nave de altas prestaciones lleva varios meses sin uso y aparcada en un hangar del aeropuerto de San Pablo, en Sevilla. Se trata de un Eurocopter EC225 y se compró para transportar unidades especializadas largas distancias  en un tiempo récord como a los Grupos Especiales de Operaciones (GEO), Técnicos de Desactivación de Explosivos (TEDAX), los especialistas en guerra bacteriológica y NRBQ, la Unidad de Intervención Policial (UIP), los guías caninos, los agentes de Subsuelo o de la Policía Científica a misiones especiales. Se utilizaría principalmente para una respuesta más rápida ante grandes catástrofes o atentados. De hecho, según Interior, ha participado en el traslado nocturno de equipos de rescate de la Jefatura de Unidades Especiales a la localidad de Lorca con motivo del terremoto en la localidad murciana. Sin embargo, ahora, su precio de salida es de 20 millones de euros, pero ni aún así encuentran comprador dispuestos a pagarlo. Si la venta llegara a buen puerto, Interior adquiriría cuatro aeronaves mucho más asequibles y aptas para el trabajo policial, como son los Eurocopter EC-135.

La compra de la supernave se realizó en junio de 2011, siendo aún titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y Director General de la Policía, Francisco Javier Velázquez, como una gran inversión en aras de mejorar la profesionalidad de la Policía, y a pesar de los recortes en otros apartados del ministerio. La operación cosechó las críticas de expertos policiales por su escasa oportunidad y utilidad. Costaba demasiado, su mantenimiento era alto, igual que el consumo, y su operatividad era más que dudosa. De hecho, ni siquiera había pilotos familiarizados con el manejo de este helicóptero e Interior tuvo que enviar a varios agentes a Francia para que realizaran cursos de formación. Sindicatos como la Unión Federal de Policía (UFP) denunciaron entonces el excesivo gasto que suponía esta aeronave y expresaron sus sospechas de que el aparato terminara siendo utilizado por los ministros para sus viajes. El tiempo les ha dado la razón.

Publicidad

Según un portavoz de Interior, la Dirección General de la Policía, dirigida por Ignacio Cosidó, reconoce que su venta se enmarca dentro de “un proyecto para unificar la flota en un único modelo para abaratar costes”. Fuentes policiales aseguran a este periódico que “comprarlo fue un error” y “su mantenimiento en base cuesta más que las horas de vuelo”. De hecho, añaden, “apenas se le ha sacado partido: un par de viajes del Director y una operación antidroga en Cádiz”.

Según el comunicado que se difundió en aquel momento, el Eurocopter, de la familia Súper Puma, está dotado de una sofisticada tecnología de navegación y vuelo como el sistema de flotación de emergencia, grúa de rescate, eslinga de carga, piloto automático a 4 ejes, faro de búsqueda, equipo de megafonía, ACAS sistema anti-colisión, TAWS alarma de proximidad a tierra y otros equipos de última tecnología. Puede transportar hasta 19 pasajeros y tiene una autonomía aproximada de 3 horas de vuelo a una velocidad media de 290 km/h lo que le capacita a operar en un radio de acción de más de 850 kilómetros. La nueva aeronave se unía a los 22 helicópteros y 2 aviones que integraban los medios aéreos de la Policía Nacional.

Entre las misiones que se le encomendarían destacan el transporte de personal y material del área de información como el equipo policial de apoyo (EPA) y el equipo multidisciplinar de investigación y/o intervención terrorista (EMIT); transporte de agentes de policía judicial en servicios concretos de tráfico de estupefacientes; desplazamiento de subgrupos operativos de Seguridad Ciudadana como las Unidades de Intervención Policial, equipos de Guías Caninos, la Sección Central de Subsuelo y Protección Ambiental o agentes del Grupo Operativo Especial de Seguridad; traslado urgente de especialistas multidisciplinares de las distintas áreas de Policía Científica o del Equipo de Identificación de Víctimas en caso de grandes catástrofes o atentados, y el transporte operativo de un comando operativo del GEO a cualquier punto del territorio nacional donde se le requiera.

Fue en 1975 cuando se inició la andadura del Servicio de Medios Aéreos de la Policía Nacional. En ese año se formaron los primeros pilotos y se adquirieron dos helicópteros modelo Alouette-2. Poco después, en 1979, se constituyó mediante una Orden Ministerial esta unidad policial para apoyar en la prevención y vigilancia, el apoyo a otras unidades policiales, o para colaborar y coordinar en operaciones de localización, rescate y evacuación de víctimas.