Las mujeres de Ve-la luz abandonan la huelga de hambre tras un mes de silencio mediático

Gloria_Vázquez_Ve_la_luz
Gloria Vázquez, durante la huelga de hambre que mantuvo con otras víctimas de violencia de género. / B. C.

El pasado jueves, día 14, las cinco mujeres víctimas de violencia de género que se mantenían en huelga de hambre, de las diez que la iniciaron el 15 de octubre, abandonaron su acción de protesta, que no sus reivindicaciones. Gloria Vázquez, la presidenta portavoz de Ve-la luz nos cuenta que están “agotadas, con los estómagos deshechos y bajísimas de defensas” y que con el riesgo de hospitalización colectiva volvieron a sus casas, no sin antes decir alto y claro que están decepcionadas ante el silencio mediático y la tímida aceptación de sus demandas.

Si bien tanto el BNG como el PSdeG-PSOE presentaron sendos proyectos no de ley en el Parlamento gallego, el primero, al que Gloria Vázquez califica como “descafeinado y alejado de la realidad”, no recogía ninguna de las reivindicaciones de las mujeres de Ve-la luz. Señala, como ejemplo, que el proyecto presentaba una ampliación del llamado salario da liberdade (salario de la libertad, que según la Lei de Violencia de Xénero es de entre 300 a 800 euros) de 12 a 24 meses. Para Gloria Vázquez el problema del salario da liberdade es que acceden a él sólo un 10% de las mujeres víctimas, alrededor de quinientas al año. Así, “no llegan al 22% las mujeres que reciben alguna ayuda económica, del tipo que sea, porque se exige orden de alejamiento, y los jueces cada vez son más reticentes a dictarlas”. No es extraño –añade– que el 90% de las víctimas gallegas de violencia de género acuda a servicios de ayuda como el Banco de Alimentos o la Cruz Roja.

Publicidad

El proyecto no de ley del PSdeG, que sí recogía las demandas de las mujeres en su huelga de hambre, no se debatirá hasta el día 26 de este mes, porque un defecto de forma impidió su debate en la misma sesión que el del BNG. No obstante, el Grupo Socialista hizo una enmienda al BNG para incluir en la comisión de investigación los casos juzgados en los últimos cinco años. El PP ya había indicado que estaba dispuesto a abrir esta comisión, en la que participará Ve-la luz. Este hecho no carece de importancia porque será la primera vez en España que las víctimas de violencia de género tengan voz propia en una comisión parlamentaria.

Con el proyecto no de ley del PSdeG hay una discrepancia en un punto importante, como es “la propuesta de que un porcentaje del 2% de las  nuevas contrataciones de la administración autonómica sean para mujeres víctimas de violencia de género, frente al 0,8% actual o el 5% que reclamábamos nosotras”, señala Gloria Vázquez.

La decepción de Gloria Vázquez es grande. Acusa al BNG de “pusilánime”. El caso de AGE es más que llamativo, porque ni a nivel parlamentario ni las organizaciones que componen Alterativa Galega de Esquerdas se han dirigido a ellas a nivel de representación política (si militantes o cargos intermedios, como también lo han hecho en el caso del BNG y del PSdeG).

No es de extrañar, por tanto, que Gloria diga que no se siento representada “más que por iniciativas personales, porque parece que quienes nos representan políticamente hayan perdido la ética, los valores. El Parlamento convierte a las personas en muñecos de cera. Son como autómatas, pierden la humanidad y la visión de la realidad”.

Sobre el silencio mediático, Gloria dice estar acostumbrada. Lo vivió en el encierro que realizó en Madrid en 2010, junto a compañeras de asociaciones de víctimas de violencia de género, e incluso cuando presentaron el proyecto de “perros escolta” a la Xunta de Galicia, en octubre de 2012, para suplir las deficiencias tanto de los celulares como de las pulseras –fallos, falta de cobertura…-. De aquella iniciativa solo queda Ares, el pastor alemán adiestrado de Gloria, pero la Xunta no vio la efectividad. Sin embargo, es una propuesta que se desarrolla con éxito en el País Vasco.

Poco a poco van rompiendo el silencio mediático con iniciativas permanentes. En el caso de la huelga, Gloria recuerda la entrevista que le hicieron en una radio australiana. Eso sí, la entrevistadora era una mujer española, trabajadora de esa radio y víctima de violencia de género en España que huyó a Australia. Solidaridad entre iguales.

Antes de despedirnos, Gloria me cuenta que están recuperándose y calentando motores. No van a salir a la calle, como asociación, el 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia de Género. Dice que están “cansaditas del silencio”, que no están para minutos de silencio, y que este 25 de noviembre se lo dejan a ‘aquellas personas que hacen campañas para cubrir sus carencias. Es el día de guapas y guapos que se rasgan las vestiduras un instante y luego nos entierran, a las vivas y a las muertas”.

(*) Berta Cao es consultora de género y Máster en Género y Políticas de Igualdad.