Las faldas que dividen a un pueblo

6
Concierto de la Banda Musical d'Algenit. / Facebook de la Societat Artística Musical d'Algenit
Concierto de la Banda Musical d'Alginet. / Facebook de la Societat Artística Musical d'Alginet.

“Si se obliga a las niñas a subir al escenario con faldas y no se les permite elegir, el criterio es sexista”. Así de claro lo manifiesta a cuartopoder.es, en conversación telefónica, Carles Bayarri, tercer teniente de alcalde de Alginet, un pueblo de Valencia de poco más de 13.000 habitantes que vive estos días un enfrentamiento originado por una exigencia de la Societat Artística Musical d’Alginet: las niñas deben ponerse faldas en las actuaciones de la banda de música, impidiéndoles optar entre falda y pantalón como en la inmensa mayoría de bandas musicales.

La tradición musical valenciana es conocida y muy extendida en la Comunidad. En prácticamente la totalidad de los pueblos hay escuelas de música y bandas, donde niños y niñas, desde muy corta edad, se inician en el arte de la música. En Alginet, la escuela de música municipal imparte una parte de la formación, que se continúa en la escuela gestionada por la Societat Artística Musical d’ Alginet, que combina la enseñanza con la actuación de las bandas musicales, primero en la banda juvenil, dos años, y luego en la banda de mayores, con una vertiente más profesional, pudiendo incluso cobrar por las actuaciones. Aunque la Societat es una entidad privada, recibe una subvención anual importante del Ayuntamiento, 67.400 €, la mayor cuantía de todas las subvenciones municipales de 2014. Además, la Diputación de Valencia financia la ampliación de la Casa de la Cultura, el espacio municipal donde la Societat tiene sus dependencias, para que pueda impartirse el grado superior de Música.

Publicidad

En este contexto surge un problema. Una niña, de 11 años, está preparada para pasar de la escuela de música a la banda juvenil y para continuar sus estudios. El día de Santa Cecilia, patrona de la música, hará su primera actuación con la banda. Cuando su familia está ultimando las gestiones es informada de que el uniforme constará de un traje con falda para las actuaciones. “Reclamamos porque creemos que no es justo y que es una discriminación” señala uno de los padres afectados en conversación con cuartopoder.es. “Si no entra con falda, que no venga” nos dijeron. Y mi hija no entró en la banda juvenil”, nos dice.

Desde la Societat le explicaron que además de estar explícitamente reflejado en el  Reglamento de Régimen Interno, las propias músicas lo votaran poco antes y, 30 contra 1,  decidieron el uso de la falda. Y alegan, a partir de ahí, respeto a las decisiones de la mayoría. “Se hizo una votación a mano alzada, entre las integrantes de la banda de mayores. Las menores de 16 años no pudieron votar, ni las que se incorporaron este curso, y los hombres decidieron no votar porque ‘era cosa de las mujeres’. Se votó falda o pantalón, pero ese no es el debate. Tenía que votarse que se pudiera elegir entre falda o pantalón, ¿o no?”, nos cuenta otra familia afectada por lo que consideran una discriminación para las niñas. Su hija pasaba de la banda juvenil a la de mayores, y aunque no habían puesto problemas por el uso de la falda mientras estuvo en la banda juvenil, ahora quería poder llevar pantalón. Esta familia recurrió por escrito, y por escrito le respondieron que lo decía el Reglamento. Su protesta fue el detonante de la votación mencionada. Votaron músicas de entre 16 y 19 años. Y su voto está por encima de la legislación, y se aplica no sólo a ellas, sino a las integrantes de la banda juvenil, aunque ni al coro ni a la orquesta. ¡Menos mal que votaron falda, que si llegan a votar burka…!

“Consideramos que es una discriminación para las niñas”, coinciden ambas familias, que aunque tuvieron reacciones distintas, ahora están juntas “defendiendo el derecho a decidir de las mujeres que nunca, en ningún caso, se debe vulnerar”, insisten. Una de las familias decidió que la niña no seguía en la escuela. Se fueron para casa. La otra, optó por luchar, desde el primer momento, por el derecho a elegir. Hablaron con el alcalde, Jesús Boluda, que es también concejal de Educación y Cultura. Boluda les comentó que “el ayuntamiento compartía…, que no entendía qué se estaba produciendo. Que era un problema, que hubo una votación y que las propias mujeres votaron. Pide tiempo, porque no se puede solucionar rápido. Que le demos, al menos, seis meses”, nos relata el padre afectado. “En seis meses hay elecciones, y la niña ya habrá perdido el curso” dice, molesto. Pero el gobierno municipal no se ha manifestado como tal a favor de las familias afectadas por esta discriminación. “El alcalde ha sido el que ha llevado el asunto, como concejal de Cultura, pero es necesario que haya una toma de posición del gobierno municipal”, indica Bayarri, concejal de IDEA.

El gobierno municipal está compuesto por cuatro grupos: IDEA, Socialistas d’Alginet, PSOE y Compromís, partido al que pertenece Boluda. IDEA y S d’A apoyan a las familias, PSOE y Compromís guardan silencio, lo mismo que el PP, en la oposición. “Una diputada del PSOE, desde Madrid, envió un informe a su grupo municipal y a la Societat, argumentando que la banda tenía que cambiar el Reglamento. Pero ninguno ha hecho nada. La situación ha llegado a un enconamiento que puede fracturar la banda”, apunta Bayarri.

cuartopoder.es se ha puesto en contacto con la líder de Compromís, Mónica Oltra, quien no se había manifestado hasta ahora, y responde a nuestras preguntas señalando que “lo justo, desde el punto de vista de la libertad y la no discriminación por razón de sexo, es que las niñas y mujeres puedan elegir si quieren llevar el uniforme con falda o con pantalón en función de su decisión personal. Es un simple ejercicio de libertad que debe ser respetado”. Añade: “Estamos ante un trato desigual y discriminatorio. Obligar a un determinado modo de vestir en función del sexo es, a nuestro juicio, discriminatorio y contrario a los derechos de igualdad y libertad”. Y finaliza sus declaraciones a cuartopoder.es contundente: “No puede denegarse mediante votación lo que es un derecho inherente a la persona. El reto del alcalde radica en hacer entender a las mujeres y hombres de la banda de música que en un Estado democrático de Derecho, los derechos fundamentales se deben cumplir y garantizar, porque eso es el fundamento de una convivencia pacífica”.

Cartel convocando la concentración del pasado sábado
Cartel convocando la concentración del pasado sábado.

Por otra parte, Macu Gimeno, coordinadora del Área de la Mujer de Intersindical Valenciana, nos cuenta las otras iniciativas que se están produciendo desde colectivos feministas en apoyo al derecho a decidir de las niñas, como las quejas al Sindic de Greuges (Defensor del Pueblo valenciano), o las denuncias ante la Direcció General de Familia y Dona de la Generalitat Valenciana. Está prevista, también, una campaña de recogida de firmas. E impulsan la presencia en los medios de comunicación, aunque hasta el momento sólo el periódico El Levante ha tenido informado del caso.

Esta aparición en prensa ha desatado la indignación de la Junta Directiva de la Societat, una Junta Directiva que ha delegado sus funciones directivas y de decisión en un grupo de adolescentes, y que acusa a las familias, a través de un hoja informativa repartida por el pueblo, de ir en contra del buen nombre de la Societat y de no respetar la decisión de las músicas. Las mismas músicas aparecen en esa hoja, en una foto realizada el día del concierto de Navidad con una pancarta que reza “Les dones hem decidit, està tot dit –las mujeres hemos decidido, está todo dicho-”, como si las decisiones de un grupo privado estuvieran por encima de los derechos democráticos avalados no sólo por la legislación, sino por el propio artículo 14 de la Constitución española.

“Lo que no entienden es que hablamos de derechos”, insisten las familias. En una reunión ‘de mediación’ mantenida por representantes de la Societat y una de las familias afectadas, aquéllos preguntaron si la niña tenía algún impedimento físico  que ocultar con el pantalón. “No, respondí indignado", precisa el padre, aunque creo que si fuera así no habría ningún problema. Entonces, ¿por qué se niega a ponerse la falda?, me preguntaron. La niña no ha dicho que no quiera ponerse la falda. Ese no es el problema, sino que no pueda decidir si va con falda o con pantalón. Ese es el problema. Y no lo entienden, no ven que vulneran el derecho de las niñas, que es discriminatorio”, nos relata, impotente, ante tanta arbitrariedad. “En esa reunión me pidieron que les diera seis meses para hacer pedagogía con las músicas. Yo propuse que entrara la niña sin la exigencia del uso de la falda, y que en los dos años que tiene que estar en la banda juvenil se haga pedagogía y se cambie el voto, y no lo tuvieron en cuenta salvo una persona”. Esta propuesta es la que va a llevar al gobierno municipal Bayarri, en un intento de acercar posturas y relajar el tono de crispación que se vive en el pueblo y que se manifestó en la concentración organizada en apoyo a las familias el pasado sábado, día 10, a la que acudieron no sólo las dos familias afectadas, el concejal de IDEA y simpatizantes de S d’A, también más madres de la banda. “Por las inmediaciones estaban miembros de la Societat, controlando quien acudía”, nos dice el padre de una de las niñas discriminadas.

“Mucha gente que está defendiendo a la banda es progresista, y aunque acaben reconociendo que la norma si es discriminatoria, desvían el tema contra las familias, por haber hecho esto público, y las culpan de esta situación, lo mismo que hace la Societat. Las acusan de no haber intentado negociar… Esto está muy enconado”, reitera Bayarri.

En un pueblo de esas dimensiones todo el mundo tiene o ha tenido un familiar en la banda. Y es evidente que para muchas de estas personas la banda musical está por encima de todo, incluyendo los derechos de las mujeres. Esto no es nuevo, es muy antiguo, muy cansino volverlo a explicar. Es discriminación por razón de sexo y quienes no lo ven es que no consideran a las mujeres sujeto de derechos.

6 Comments
  1. xato says

    Es una consecuencia más de la ‘fallerización’ de la sociedad civil valenciana, impulsada por el partido PPSOE. Todo el apoyo para las niñas discriminadas.

  2. gerard says

    es tot una misèria. totes les parts implicades deurien reflexionar i ocuparse de coses importans. estic per la llibertat.

  3. Pez Albóndiga says

    Un problema sin duda horripilante que puede hacer temblar los cimientos del Estado de Derecho, no sólo español, sino Europeo.

  4. carmen says

    crec que deuria de ser lliure,qui vullga falda avant i la que vullga pantaló,avant també.Per què totes amb pantaló o totes amb falda?

  5. Lúzbel Guerrero says

    Esta mujer, Berta Cao, vive de las burradas que dice; sólo así se entiende tanto despropósito.

Leave A Reply

Your email address will not be published.