BERTA CAO | Publicado: - Actualizado: 6/1/2017 18:07

Imagen del minuto de silencio que se guardó ayer frente al Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre tras el último asesinato machista registrado en el municipio malagueño. / Jorge Zapata (Efe)
Imagen del minuto de silencio que se guardó ayer frente al Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre tras el último asesinato machista registrado en el municipio malagueño. / Jorge Zapata (Efe)

En un día negro más en términos de violencia de género, con con seis víctimas de violencia machista: dos mujeres asesinadas, en Alhaurín de la Torre y en Lleida; un caso muy probable  en Gibraltar, con dos menores también asesinados, y la mujer cuyo cadáver se encontró el domingo en un camino en Isla Cristina (Huelva), el ministro de Sanidad, Servicios  Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ha tenido a bien presentar un  estudio sobre la violencia de género, el segundo que presenta este año –mucho estudio para tan poca intervención- realizado, en esta ocasión, por el CIS. En un alarde de triunfalismo, muestra unos datos con mucha cocina en comparación con la UE y la Encuesta realizada por FRA (Agencia Europea de Derechos Fundamentales), para que el gobierno salga siempre bien parado.

Se trata de la Macroencuesta “Violencia contra la Mujer, 2015”, realizada por teléfono a 10.171 mujeres mayores de 16 años. Si bien es difícil que los datos nos sorprendan viendo cada día la realidad de la violencia de género, hay algunos que no dejan de ser preocupantes.

  • El 12,5% de las mujeres residentes en España, mayores de 16 años, ha sufrido violencia de género en algún momento de su vida.
  • En el 64,2% de los casos, también la han sufrido sus hijos e hijas menores de edad.
  • El 13% ha sentido miedo, alguna vez a lo largo de su vida, de sus parejas. Siguiendo las cifras de población del INE, estaríamos hablando de ¡2,5 millones de mujeres!
  • El 52% ha acudido a la policía, al juzgado o a algún servicio (médico, jurídico, ONG).
  • El 67,4% finaliza conscientemente la relación debido a la violencia de género.
  • El 77,6% han salido de la violencia, aunque no sabemos cómo.

Y los más alarmantes:

  • El 20,9% de las que denunciaron (aunque no se señala cuántas lo han hecho) retiran la denuncia.
  • El 12,4% han contando por primera vez su situación de víctimas a la entrevistadora que las ha llamado por teléfono.
  • El 25% de las jóvenes, y un 23,3% de las mujeres con una discapacidad igual o mayor al 33%, han sufrido violencia de género por parte de sus parejas o exparejas.
El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ayer, durante la presentación del estudio realizado con datos del CIS. / Emilio Naranjo (Efe)
El ministro de Sanidad e Igualdad, Alfonso Alonso, ayer, durante la presentación del estudio realizado con datos del CIS. / Emilio Naranjo (Efe)

En el estudio se analizan también las consecuencias físicas y psicológicas. Así, el 42% de las mujeres víctimas de violencia de género ha tenido lesiones como consecuencia de los episodios de violencia física y/o sexual sufridos. El propio estudio indica que hablaríamos del 6,5% de la población femenina residente en España de 16 o más años. En el 7,6% de los casos se trata de lesiones graves: esguinces, luxaciones, quemaduras, fracturas, dientes rotos, lesiones internas… En cuanto a las lesiones psicológicas, el estudio afirma que “la angustia, las ganas de llorar sin motivo y la irritabilidad son algunos de los síntomas más comunes en las víctimas de la violencia de género.”

Todo esto,  y más, siempre señalando que peor es la media de la UE y, sobre todo, peor estábamos hace 4 años. Hasta aquí llega la “herencia recibida”. En fin…

El caso es que si cruzamos estos datos con los más recientes del Consejo General del Poder Judicial  y su informe “La violencia sobre las mujeres en la estadística judicial. Datos anuales 2014”, la cosa no mejora en absoluto.

En 2014 hubo un 1,5% más de denuncias que en 2103, un total de 126.742. Las órdenes de protección acordadas fueron el 57% de las solicitadas, 33.167. Por cierto, un 1,02% más que en 2013). Y las sentencias condenatorias alcanzaron un pírrico 51,2%.

Coches, balcones, sartenes o cojines, todo vale contra las mujeres. Como denuncia la Asociación Ve-la luz en las redes sociales, “Cada vez en más difícil localizar las noticias de las mujeres asesinadas en nuestro país” gracias a los distintos eufemismos con que nos vienen sorprendiendo los grandes medios de comunicación. Se habla ahora de mujeres que se caen por balcones, cadáveres encontrados, muertas en el hospital, caídas del coche. Hemos pasado del “encontrada muerta” a la mención de las distintas modalidades de asesinato, pero bajando tanto el nivel de información que si no buscamos bien no sabemos si se han caído o si se han tirado. ¡Ah, no! De suicidios no se habla. Deducimos pues que o se cayeron involuntariamente o las tiraron… Por tanto, se trata de asesinatos.

Sin embargo, empieza a costar esto de nombrar la realidad. Antes eran “muertas” –en lugar de asesinadas-, ahora ya ni eso. No parece muy complicado analizar que las formas de asesinar en los casos de violencia de género tiene una miríada de posibilidades, por no decir que todo vale. Y eso nos lleva a los atenuantes, los arrebatos, la enajenación transitoria, olvidando todo el proceso de eliminación psicológica previo. Un nuevo maquillaje de los datos reflejará que han “muerto” menos mujeres por violencia que con el gobierno anterior. ¿Se puede alcanzar mayor nivel de ruindad?

Con las ganas de gritar ¡Basta ya! posiblemente no vayamos a ningún lado, pero es hora de sumar todas las voces con aquéllas que reclaman ya un Pacto de Estado contra la Violencia de Género que mata más, sin duda alguna, que cualquier otro tipo de terrorismo, con la aquiescencia de partidos, gobiernos, presentes y futuribles, más preocupados por lo que no hay que por lo que es imprescindible hacer.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend