'Dating online’: si no ligas es porque no quieres

0

CUARTOPODER

La periodista y colaboradora de cuartopoder.es, Lucía Martín, acaba de publicar su séptimo libro, 'Hola, ¿sexo?'. Veinte años de periodismo a sus espaldas y siete libros publicados, contando con este último, que relata, tras más de un año de investigación, las nuevas técnicas para ligar a través de las webs de dating. Publicamos el siguiente capítulo por cortesía de la autora y de su editorial, Arcopress.

****************************************

Publicidad

Cubierta_Hola sexo_9mm_030915.indd
Cubierta de la obra editada por Acropress.

«Sí, estoy casado, pero eso no significa que ¡¡esté muerto!! ¿De verdad que no quieres que quedemos?». Oporto, noviembre 2014.

Soy single, he vuelto al mercado hace unos cuantos años. Vivo en una gran ciudad y tengo muchos amigos, algunos emparejados, otros no. Mi familia y mi ex quisieran que sentara la cabeza (entiéndase por ello, encontrar una pareja estable en cuyo hombro apoyarme al ver una película por la noche). Yo no lo tengo tan claro, al menos, todos los días. He visto que en muchas películas de Hollywood (cuánto daño ha hecho Hollywood al concepto del amor y a las mujeres en general) mujeres de mi edad conocen a tíos que están buenísimos en la cola del supermercado y que, además, resultan ser unos perfectos caballeros, educados y con gusto por la ortografía. Desde que compro en Mercadona (lo he intentado también en otras insignias) no he visto a ninguno. Y ya llevo años haciendo la compra mensual allí, que conste que mi economía ayuda al enriquecimiento del señor Roig. He llegado a la conclusión de que, por el bien de la humanidad, habría que catalogar las anteriores películas dentro del género «ciencia ficción», más que nada para que no te quedes en la cola de la charcutería esperando a que aparezca Bradley Cooper. No salgo todos los fines de semana ni hago el recorrido que hacía cuando estudiaba en la Universidad. No tengo ni aquella edad, ni aquellas ganas, ni aquella paciencia. No me da por ponerme a ligar en discotecas (al menos, no habitualmente). Y además, por si fuera poco, voy arrastrando una mochila de experiencias anteriores, a veces más llena, otras, más vacía. Con este cóctel, ¿cómo conocer gente nueva? Habitualmente, acabas encontrando sexo o amor, según los objetivos de cada uno, a través de amigos, en el entorno laboral, en salidas de ocio... Y ahora, las webs y apps de dating son otra posibilidad. Y, como tal, son un gran invento porque es cierto que permiten incrementar exponencialmente tu número de conocidos (o follamigos, llamémosles como queramos). Como en botica, hay muchas y variadas. En la siguiente clasificación no están todas, pero sí las más importantes:

  • Match: la pionera del mercado, apareció en 1995. Pertenece a IAC, empresa americana que cotiza en el Nasdaq. Match está presente en veinticinco países. La suscripción es gratuita pero el resto de servicios es de pago, con distintos tipos de suscripciones. Al inscribirse, el usuario debe rellenar un exhaustivo cuestionario.
  • Meetic: aparece en 2001, implantada en dieciséis países, llegaría a España en 2003, donde dicen tener más de nueve millones de usuarios. Similar a la anterior (por algo es de la misma empresa), suscripción gratuita, resto de opciones de pago. Desde hace unos años viene organizando encuentros «reales» entre los usuarios, cada pocos meses. También dispone de aplicación para el móvil.
  • Badoo: se puso en marcha en 2006, dice tener más de 242 millones de usuarios en todo el mundo. Tiene app y algunas opciones son de pago.
  • eDarling: de origen alemán, ve la luz en 2008. Su eslogan es «encuentre el amor de verdad». Se presenta como la web de los solteros exigentes. Suscripción gratuita, se ha de rellenar un detallado test (al menos supone veinte minutos). De pago. Tiene trece millones de usuarios en todo el mundo y uno y medio en España. «Nuestros usuarios son en su mayoría personas con estudios universitarios y con nivel adquisitivo medio-alto. Apenas hay diferencias en cuanto a género, 49% son mujeres, 51%, hombres. El 75% tiene entre 30 y 50 años», explican en la compañía. Dicen que su test de compatibilidad es su principal valor: «A diferencia de otras redes, las personas registradas buscan una relación seria, así se evitan muchos malentendidos», explican.
  • EHarmony: Vio la luz en 2000 fundado por Neil Clark Warren, un psicólogo clínico que dedicó treinta años a estudiar parejas casadas y a escribir teorías sobre qué hacía sus matrimonios exitosos o no.
  • Adoptauntio: De origen francés, apareció a finales de 2007. Dirigido al público femenino (aunque sus fundadores son hombres), sus códigos juegan con los términos del comercio electrónico, de hecho su eslogan es «supermercado de las citas donde las mujeres encuentran buenos chollos». Los hombres son los productos que ellas, las clientas, meten en su cesta si les interesa (ellas eligen, ellos solo pueden mandar hechizos, pero no comunicarse, para intentar llamar la atención). Tanto en Francia como en España es gratuita para ellas.

Si eres mujer pagas menos (algunas son gratuitas para ellas) que si eres hombre: ellos deben pasar por caja para contactar con alguien. Lo cual obedece a cierta lógica: hay menos mujeres que hombres en estos entornos y son ellas las que atraen al personal masculino. «Los hombres están más abiertos a este tipo de relaciones. En ese sentido, las chicas lo tienen un poco más fácil en el día a día o a la hora de ligar. Además, el hombre se siente atraído por el sexo casual y no tanto por la idea de pareja romántica o por la búsqueda del amor ideal. Es un tema de testosterona y adrenalina. Por otro lado, las chicas prefieren conocer a otros hombres cara a cara, ya que no confían tanto en ellos a través de Internet», comenta Oriol Coca, responsable de MiAffaire, web española de citas. «Aunque lo nieguen u oculten, la proporción de hombres y mujeres es 6 a 1 a favor de los chicos», explica Javier Cañada, de la app española Caoba. «Un 62% de sus usuarios son hombres», confirman en Globalwebindex. «Aunque publicitan la paridad entre hombres y mujeres, está muy lejos de serlo. En las webs para heterosexuales, de media hay dos hombres (63%) por cada mujer (37%)», según la encuesta del organismo francés Ifop para la web de dating Cam4.fr. «Hay más hombres porque ellos representan el rol tradicional de los cazadores, quienes tienen que buscar pareja. Las mujeres, por su parte, en general buscan una relación romántica y, como no la suelen encontrar en las redes de ligoteo, terminan por borrar su perfil. Además, hay cierto estigma social de ser tachada de libertina por participar en estos servicios, lo cual es parte de la sociedad patriarcal en la que vivimos», comenta Cristina Miguel, que realiza una investigación sobre intimidad y redes sociales en la Universidad de Leeds, Inglaterra. ¿Cuánta gente utiliza estas herramientas en España? Imposible saberlo. No hay estudios al respecto y las únicas cifras que existen son las que dan las propias empresas, que, a buen seguro, están infladas: «Posiblemente estén hinchadas. Happn señala, por ejemplo, que cada día tienen 1.500 usuarios nuevos. 250.000 solo en España, y me parece demasiado», explica el periodista Manuel Moreno, de Trecebits. Mientras escribo estas líneas (sábado por la tarde), tengo abierta la página de Meetic y aparecen más de 42.000 usuarios online (imposible confirmar si la cifra es real). Un martes por la noche, sin embargo, los enganchados a las citas online en esta plataforma serían más: 62.000. No cabe duda de que el tráfico en las webs es mayor a diario, y por las noches, que los fines de semana o en festivos. Con las apps, sin embargo, el tráfico se dispara: no es extraño estar chateando con directivos de empresas privadas en horario laboral de mañana. O con funcionarios: bomberos, policías, guardias civiles o militares que disponen de más tiempo libre para estar ligando en horas de trabajo. ¡Para que luego digan que los hombres no son capaces de hacer varias cosas a la vez! Las webs citadas anteriormente son para el gran público, pero hay otras enfocadas a poblaciones y necesidades muy concretas.

DATING PARA SOLTEROS CON HERPES

Trabajas en un crematorio, estás soltero, separado o divorciado y crees que tu trabajo va a ahuyentar a futuros posibles ligues. Imagina la escena: «Y tú, ¿en qué trabajas? Embalsamo cadáveres. Glups, voy a comprar tabaco». Pues te equivocas: si no estás en una red social de dating es, desde luego, porque no quieres, ya que las hay para todos los gustos, niveles educativos, colores de piel, oficios e, incluso, credos. En el caso del hipotético trabajador de un crematorio puede unirse a Dead-meet.com, una red para profesionales del sector en la que conocer a enterradores, taxidermistas y otros oficios relacionados con la muerte (al Cupido que ilustra la web le ha sido reemplazada su habitual rechoncha cara por una calavera). Pero, ¿qué pasa si eres militar o policía? Tu red es Uniformdating.org, una web americana en la que, si eres un miembro de los cuerpos de seguridad del Estado, puedes quedar con otro afín a los uniformes, toda una oda a los cuerpos represores... Si, por otro lado, perteneces a la raza negra, tienes BlackPeopleMeet.com; si tienes algún tipo de alergia a algún alimento (y todos sabemos que el número de alergias está creciendo, lo que demuestra las posibilidades de crecimiento de esta web) puedes apuntarte a Singles with Food Allergies, porque no tienes por qué quedar en una primera cita y dar explicaciones sobre tu alergia a las nueces, por ejemplo. Hay webs de dating para fetichistas del pie, otras para amantes del sadomaso (S and M dating), para padres y madres divorciados, para la tercera edad (pensioner dating), para judíos (JDate, fundada en 1997) e, incluso, para singles con herpes (canadiense). Pero siempre se puede rizar más el rizo: ¿eres un hombre maduro con posibles que busca una chica joven y atractiva? O dicho de otra forma, ¿eres la típica mujer florero a la que le atraen los hombres mayores con amplias billeteras? Ya estás perdiendo tiempo (y dinero) si no te has apuntado a Suggardaddie. com, donde, todo sea dicho, las mujeres parecen prostitutas y quién sabe si una amplia mayoría no lo son... ¡Y pensábamos que Ashley Madison, la red para casados infieles, era lo más vanguardista del mercado! De hecho en España ha aparecido una web para amantes, MiAffaire. El proyecto, catalán, pone en comunicación a aquellos que quieran tener una aventura: «Pero no es solo para casados infieles, es para todo aquel adulto que busque una cita o una relación sin compromiso», comenta su fundador, Oriol Coca. La premura por tener esas citas, eufemismo para hablar de sexo, es tal que llueven mensajes incluso aunque no pongas foto (fue mi caso). Sin foto, y solo con una breve descripción, me llegaban todo tipo de propuestas sexuales.

Leave A Reply

Your email address will not be published.