Nueve mujeres inician en Sol una huelga de hambre contra la violencia machista

Ve_la_Luz_Huelga_de_Hambre
Las mujeres en huelga de hambre, anoche, en la Puerta del Sol. / Asociación Ve-la Luz

En octubre de 2013 las mujeres de la asociación de víctimas de la violencia de género Ve-la Luz  realizaron una huelga de hambre en A Coruña. Desde cuartopoder.es seguimos la acción que iniciaron 10 mujeres, de las que sólo la mitad llegaron al final, un mes después.

Ahora, tras el incumplimiento sistemático de los acuerdos por parte de la Xunta de Galicia, la desprotección que viven las víctimas, la falta de recursos para la atención y reparación, las 7 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, sin olvidar las dos niñas asesinadas por su padre han llevado a que Galicia sea la segunda comunidad con más asesinatos en este año–las cifras son comparables a las de 2005–, 9 mujeres gallegas iniciaron anoche una nueva protesta en plena Puerta del Sol de Madrid, con una vigilia transmutada en huelga de hambre indefinida.

Publicidad

Las reivindicaciones de las mujeres Ve-la Luz se contienen en un manifiesto de 22 puntos, muchos de ellos coincidentes con las reivindicaciones de la Marcha 7N contra las Violencias Machistas, como el reconocimiento de la violencia de género como “Terrorismo”  y de las afectadas dentro de la Ley de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo.

Una buena parte de las reclamaciones de las mujeres Ve-la Luz está en la protección de los menores, con la retirada de la guarda y custodia y el régimen de visitas a los padres inmersos en procesos de violencia de género, condenados o en espera de juicio. Un punto importante para esta asociación está en la modificación del Código Penal, con la desaparición de las faltas por desobediencia, por lo que aquellas mujeres que incumplan el régimen de visitas de sus hijos e hijas pueden tener una condena mayor que sus maltratadores. Lo mismo ocurre con la custodia compartida, que debería anularse o no concederse en casos de violencia de género, como señala en Convenio de Estambul y reclama también el 7N. Y ante el impago de pensiones alimenticias de los menores, que es otra herramienta para mantener la tensión de la violencia psicológica, exigen que el estado se haga cargo del abono de las pensiones, en calidad de agencia mediadora, reclamando las cuantías no abonadas por los maltratadores y utlizando todos recursos necesarios para el pago de las mismas.

Huelga_Hambre_mujeres
Detalle de la instalación 'Zapatos Rojos', en la Puerta del Sol de Madrid. / Asociación Ve-la Luz

Dentro de las peticiones se encuentran las dirigidas a la judicatura, con el cese de lo que denominan “Maltrato Institucional”, la profesionalización de las personas que intervienen en el “circuito judicial en violencia”, la creación de más juzgados de violencia  y la rotación bianual del personal de dichos juzgados.

En cuanto a las fuerzas y cuerpos de seguridad (policías nacional y municipal, guardia civil), reclaman la dotación inmediata de personal y medios, para una protección “las 24 horas del día, y los 365 días del año”.

Para la recuperación de las víctimas, una de las medidas que demandan las mujeres Ve-la Luz en esta huelga de hambre está en las ayudas económicas y las terapias, para que se mantengan mientras no finalice su recuperación. La firma de acuerdos con Colegios de Psicólogos, con hoteles para situaciones de tránsito, con la Banca para el acceso a viviendas y con empresas, para la incorporación al mundo laboral constituye otra de sus exigencias en el ámbito de la recuperación.

A nivel político piden la creación inmediata en el Congreso de los Diputados de una Comisión de Parlamentaria “específica en violencia de género” donde se las escuche en su condición de víctimas, abierta a los medios y con presencia de todas las instituciones implicadas en la atención a la violencia de género (representantes del  CGPJ, Ministerio Fiscal, Ministerios de Justicia,  Cuerpos de Seguridad del Estado, Consejo General de abogacía, Equipos forenses, Colegios Psicología, Medios de Comunicación…). Y que se comprometan a firmar un Pacto de Estado.

Todos estos puntos, junto con las incidencias de cada jornada, serán presentadas diariamente a los medios de comunicación y en una asamblea pública en su espacio de vigilia.

La instalación Zapatos Rojos acompañarán sus movimientos, reuniones y vigilia para dar visibilidad al episodio más brutal de la violencia de género.

No estarán solas. Otras víctimas han manifestado ya su apoyo y las acompañarán durante esta huelga, esta hambre de justicia que confluirá el sábado 7 con la Marcha contra las Violencias Machistas, para recorrer Madrid.