BERTA CAO | Publicado: - Actualizado: 6/1/2017 18:08

Comparecencia ante los medios de comunicación de Rita Maestre, acompañada por miembros del gobierno municipal, encabezados por la alcaldesa Manuela Carmena. / Efe
Comparecencia ante los medios de comunicación de Rita Maestre, acompañada por miembros del gobierno municipal, encabezados por la alcaldesa Manuela Carmena. / Sandra Jabalera (Efe)

Tras conocerse la sentencia contra Rita Maestre por la protesta en la capilla de la Universidad Complutense de Madrid, a la que hicimos mención en “El pecado de Rita”, no nos va a quedar más remedio que asumir que seguimos viviendo en el país de charanga y pandereta del que nos hablaba Antonio Machado, y que la democracia sigue siendo aquella utopía que, como decía Eduardo Galeano, tanto nos acercamos, tanto se aleja y querer alcanzarla “sirve para caminar”.

Lo que hemos conocido de la sentencia, que será recurrida por los abogados de Rita Maestre, no deja de ser un cúmulo de contradicciones que vienen a confirmar que se está utilizando a la portavoz del Ayuntamiento de Madrid como excusa para intentar desacreditar y desgastar al gobierno de Ahora Madrid. Gobierno que, como no podía ser de otra manera, ha cerrado filas en apoyo a su concejala.

Según señalan los abogados de Maestre en un comunicado hecho público en el día de ayer, “la Sentencia asume que no queda acreditado que Rita Maestre leyera un manifiesto en contra de la postura oficial de la Iglesia respecto a la mujer”, postura retrógrada que en estos momentos está cuestionando hasta el propio Papa Bergoglio. Tampoco se acredita “que gritara expresiones ofensivas ni que portara cartel alguno”. A pesar de todo esto se condena a la concejala de Ahora Madrid “con base a una suerte de culpa colectiva”,  destacan los abogados, y bajo el término de “imputación recíproca” la hacen responsable “de todos los resultados”, fulminando la máxima de que cada uno responde de sus propios actos.

¿Si se extendiera el principio de imputación recíproca veríamos a Esperanza Aguirre responder por Francisco Granados, a Mariano Rajoy por Luis Bárcenas? Parece que no, que si los juzgaran, para ellos primará el principio de culpa individual, como para Héctor Meleiro, el compañero de Rita Maestre en el banquillo que ha quedado absuelto porque no se probó que participara y porque no tiene ningún cargo ni en Podemos ni en Ahora Madrid, aunque esto no venga recogido en la sentencia.

Si la sentencia no tiene desperdicio, la respuesta de la oposición a la decisión de la concejala de continuar en su puesto no se queda atrás. Pércival Manglano, concejal del Partido Popular en el consistorio madrileño y que sólo sabe conjugar el verbo dimitir cuando se refiere a representantes de la oposición, ha salido de inmediato a exigir la dimisión de Maestre por haber sido declarada “culpable de cometer un delito  contra los sentimientos religiosos”, mientras la sentencia  no explica, dicen los abogados de la concejala madrileña, “ni la participación en los hechos ni que su intención fuera ofender ningún sentimiento religioso”.

Ciudadanos, en su línea de no saber nunca donde están los límites, pone como ejemplo de coherencia –esperemos que no de honradez– la actitud de Eva Borox, la diputada en la Asamblea de Madrid que ha dimitido por su relación con el empresario conseguidor David Manjaliza y la trama Púnica. Vamos, que es lo mismo estar en el lado de la corrupción que en el de la libertad de expresión.  No se puede omitir de lo que se trataba en este juicio, ni olvidar que lo que nos hará crecer como sociedad es la reivindicación de un mundo más libre, más solidario, más justo, donde los derechos sean iguales para todas las personas y donde las religiones tengan su espacio en el ámbito de lo privado. Esto es lo que demandaba Rita Maestre en su protesta. Esto es lo que deberíamos exigir cada día.

Acabaremos acostumbrándonos a que la machadiana “España inferior que ora y bosteza”  haya llegado a los tribunales de justicia, a que la “Ley Mordaza” se aplique con efecto retroactivo y que las protestas, si son en casa y no hacen mucho ruido se toleren, pero si afecta a un grupo “privilegiado” pueden ser entendidas como vulneración de los derechos humanos que, por supuesto, serán siempre los derechos de los otros.

  • Bartolilla

    Rita Maestre pidió perdón al arzobispo, es decir, que se mostró arrepentida por lo que había hecho en la capilla.
    ¿Esto no cambia un poco el concepto Rita Maestre? A mi desde luego me dejó descolorada y no me gustó un pelo.
    Y por lo que a la iglesia católica se refiere, recordemos que la Iglesia Católica entró en la sociedad española actual por la vía del art 16.3 de la Constitución Española. Pienso que primero habrá que sacar a la Iglesia de la Constitución y después de las universidades.
    Abrazos.

  • julia perez

    Tener en los tribunales personas que no distinguen entre impartición de justicia y confesión personal es tener un estado sin derechos. Hay que pedir la expulsión del cuerpo del sistema de justicia

  • Juanjo

    Ánimo Rita.
    ……….. Ni se te ocurra dimitir.
    Tu tranquila. Ya vendrán tiempos mejores.

    Por el momento preguntar ¿qué hubiera sido de nosotros si se hubieran respetado los sentimientos religiosos de tanto bestiajo supersticioso con tan poder?
    ..¿Acaso hubiéramos salido de la Edad media?
    ¿Acaso hubiéramos apagado los fuegos de la Santa Inquisición y las bestialidades de la Santa Iglesia Católica Apostólica y Romana?

    Ánimo, coraje y adelante.
    …..

  • uno mas

    Ya quiero veros haciendo lo mismo en mezquitas, cobardes

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend