BERTA CAO | Publicado: - Actualizado: 6/1/2017 17:58

Imagen de la manifestación celebrada el pasado 7 de julio. En el centro, Asun Casasola, madre de Nagore Laffage Casasola, asesinada el 7 de julio de 2008. / Villar López (Efe)
Imagen de la manifestación celebrada el pasado 7 de julio. En el centro, Asun Casasola, madre de Nagore Laffage Casasola, asesinada el 7 de julio de 2008. / Villar López (Efe)

Hace un par de semanas, el 26 de junio, traíamos aquí la información de la campaña contra las agresiones sexistas que se iniciaba en Pamplona con motivo de las fiestas de San Fermín.  Pudimos ver, en los días más cercanos al 7 de julio, cómo varios medios de comunicación se hacían eco de ésta y de otras campañas similares. Hemos de reconocer que muchos de estos medios no mantuvieron ni gotita de rigor acompañando la noticia con fotografías muy mal elegidas, lo que desató una denuncia en las redes sociales, por machismo en los medios.

Puede ser que, a la luz de la terrible actuación de un grupo de delincuentes sexuales, se llegue a pensar que las campañas no sirven, no evitan. Sin embargo, se puede ver la relación entre el compromiso del Ayuntamiento de Pamplona, las organizaciones de mujeres y los grupos hosteleros por unas fiestas sin agresiones sexuales,  por preservar la dignidad de las mujeres que, cada vez más y en más medida, exigen su derecho a ocupar la calle, a vivir en libertad fiestas y festejos.

Hemos leído los comentarios al hilo de algunas fotos en las que se ve a mujeres desnudas o semidesnudas y muchas manos yendo hacia ellas. No conocemos más que la imagen, nunca nos señalan el contexto. No sabemos si acaba de ser desnudada o si quiso ella desnudarse. Y algo hemos de tener claro, en pleno siglo XXI: ver unos pechos no es motivo para considerar que ese cuerpo está a nuestra disposición, exponiéndose a nuestro antojo. Pero bueno, vamos a ir a esa mirada que dice ” Tía, no te desnudes, que se te van a echar encima…” ¿significa eso que todas las jóvenes, que cualquier mujer joven que vaya por las calles de Pamplona (o cualquier otra ciudad) esté dispuesta a tener sexo con el primero que quiera? Pues no. Quien así lo piensa demuestra que no sólo existe machismo, sino que hay un montón de sicarios de ese machismo que se consideran inmunes y que pueden tomar a las mujeres a su antojo.

No se entiende de otra manera la actitud de los cinco violadores que la noche previa al inicio de los Sanfermines abusaron sexualmente de una joven cuya desgracia fue toparse con ellos. Sólo ha trascendido la actividad profesional de uno, guardia civil en prácticas. ¡Qué vulnerabilidad genera que aquella persona a la que recurriríamos si estuviéramos en una situación de indefensión sea un delincuente sexual! Que grabaran la violación en grupo reafirma la catadura de los individuos éstos.

El hecho diferencial lo marca la inmediata actuación en la calle. La reacción del Ayuntamiento de Pamplona convocando, junto con el Movimiento Feminista, la masiva manifestación de repulsa y condena que constata la alarma social que suponen estos hechos y tiene como consecuencia que el titular de Juzgado de Instrucción nº 4 de Pamplona decretara el ingreso en prisión, por delitos de agresión sexual y robo con violencia para los cinco detenidos. Con diligencia y contundencia se consigue que los siguientes machotes no tengan ganas.

Este “SÍ SE PUEDE”  en defensa de los derechos de las mujeres no ha sido el único que hemos registrado en pocas horas.  El segundo ejemplo, en otro plano de la actuación machista, es la actitud del cantante valenciano Francisco, que ha vuelto a abrir su particular caja de los truenos contra la vicepresidenta de la Generalitat valenciana, Mónica Oltra, y por segunda vez ha tenido que retractarse, no fuera a ser que cundiera la actitud del Ayuntamiento de Gijón y empezaran a suspenderle conciertos.

Francisco ya había arremetido contra Mónica Oltra en una anterior ocasión, en la que no desaprovechó la oportunidad de insultar también al alcalde de Valencia, Joan Ribó, con motivo de los desfiles de las fiestas de Reyes. No dejó, de aquella, títere con cabeza y hasta para las mujeres que participaron en la cabalgata tuvo palabras e insultos. Y también tuvo que pedir disculpas.

La reincidencia no es lo que más llama la atención en este caso, en el que este ciudadano utiliza su “fama” para demostrar su desprecio a las mujeres, sino que haya dado un paso atrás cuando su bolsillo se resiente. Y sin intención de generar mal rollo, pero en Altea deberían tener un poquito de coherencia, tanto el gobierno municipal, que pertenece al mismo partido que Mónica Oltra, Compromís, como los grupos animalistas. ¿Se puede llamar malnacida a una representante de la ciudadanía y defender a los animales? Por supuesto. ¿Se puede insinuar que la vicepresidenta valenciana es una “malfollá” y dar conciertos? Claro que sí. Pero a estas alturas de la película, quien no para una difamación, quien no para un insulto, quien no actúa contra estas actitudes machistas, está tan imbuido de misoginia como el que las acomete.

Menos mal que ya vamos sabiendo cuál es el antídoto. La calle, con las mujeres y los hombres demandando derechos. Lo vimos aquel histórico 1 de febrero de 2014 con El Tren de la Libertad. La justicia, defendiendo que las mujeres son, somos, sujetos de derechos. Las instituciones, impidiendo que toda persona que tenga comportamientos violentos hacia las mujeres, aunque sea violencia verbal, se lleve un duro de dinero público. Y empecemos de una vez a construir el futuro desde el respeto a las mujeres.

Efe (youtube)

Artículos Relacionados

  • juanjo

    ..En efecto, así están las cosas.
    ….
    Pero cuando uno, que aún siendo varón ha sufrido en vivo y en directo, la mentalidad misógina y homofóbica de diferentes colectivos católicos, se encuentra con que las supremas autoridades políticas y culturales de la UE entregan el premio Carlomagno, destinado ” a defender los más altos valores humanos: la libertad, la humanidad y la paz….”, al Jefe Supremo del único Estado teocrático, absolutista y absolutamente discriminatorio y con sus aberrantes y anacrónicos contenidos misóginos, homófobos, etc., de Europa, ante el silencio general, ¿qué puede tener de extraño que algunos energúmenos se sientan empujados a las consabidas aberraciones y otras parecidas?

  • Volare

    Deben de ser refugiados…no saben lo que hacen.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend