BERTA CAO | Publicado: - Actualizado: 20/2/2017 14:57

Imagen de una de las protestas que se sucedieron en diferentes ciudades de EEUU tras hacerse pública la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales el pasado mes de noviembre. / Efe

Como en 1963, Washington vuelve a ser el centro de la defensa de los derechos humanos y las libertades. En esta ocasión, la convocatoria está impulsada por mujeres y tiene como objetivo la preservación de sus derechos y su consideración como derechos humanos.

Los discursos y proclamas de Donald Trump durante la campaña y tras su elección como presidente de EEUU han generado malestar e inquietud, por decirlo suavemente, en todo el mundo, también en Estados Unidos. Y no sólo a quienes se habían decantado a favor de la candidata Hillary Clinton. En las filas republicanas el temor es evidente, ante la prepotencia, desprecio y hasta chulería con la que Trump se muestra al referirse a la democracia, la libertad y otros pilares considerados básicos de la esencia norteamericana.

Cartel oficial de la convocatoria. / www.womensmarch.com

Por ello, un grupo de mujeres de distintos orígenes raciales, religiosos, sociales y económicos, preocupadas por “la creciente retórica del populismo de extrema derecha en todo el mundo”, se han unido para organizar esta marcha mundial, teniendo como convocantes “honorarias” a Angela Davis, Dolores Huerta, Gloria Steinem, Ladonna Harris y al defensor de los derechos civiles Harry Belafonte. 

Los principios que convocan la Marcha de las Mujeres son universales, en tanto que se refieren, como ya se ha mencionado, a sus derechos, a los de todas las mujeres sin distinción de raza, identidad, credo, y a su respeto como derechos humanos que son. Así, exigen el reconocimiento de los derechos LGTBIQA, de las mujeres inmigrantes, de las mujeres con diversidad funcional; el derecho a una vida libre de violencia machista, también en lo referido a la brutalidad policial; los derechos reproductivos, no aceptando ninguna regresión en atención al VIH-SIDA; el derechos al aborto; la salud sexual y reproductiva y la educación sexual; los derechos laborales, también para mujeres inmigrantes, reclamando igualdad salarial y medidas de protección social. Todos estos derechos deberían incluirse, según reza el manifiesto de unidad elaborado por las convocantes, en una Enmienda de Igualdad de Derechos en la Constitución de los Estados Unidos.

Día a día, la Marcha de las Mujeres recibe más adhesiones, importantes todas ellas pero que tienen su foco principal en las “celebridades” del celuloide. Cher, Scarlett Johansson, Debra Messing, América Ferrera, Danielle Brooks, Amy Schumer, Katy Perry, Patricia Arquette, Julianne Moore,  Frances McDormand o Lady Gaga son algunas de las más conocidas en todo el mundo que están apoyando, con su imagen, la convocatoria que aspira a  lograr que más de 200.00 personas marchen sobre Washington y alcanzar el millón de personas en EEUU.

Poster convocando la Marcha de las Mujeres. / www.instagram.com/womensmarch/

La cita es el día 21, y aunque tiene su punto de partida en Washington DC, están previstas en torno a 370 marchas, en los 50 estados de EEUU, el Distrito de Columbia, el estado asociado de Puerto Rico y a nivel internacional en Canadá, en 18 ciudades;  México, en 10; Brasil, Ecuador, Costa Rica; Australia y Nueva Zelanda; Georgia, India, Iraq, Arabia Saudí, Israel, Japón, Corea del Sur; Ghana, Sudáfrica, Kenia, Tanzania, Nigeria; y en Europa, en Austria, Bélgica, Chequia, Dinamarca, Hungría, Grecia, Italia, Irlanda, Noruega, Polonia, Islandia, Lituania, Holanda, Serbia, Suiza. Alemania, con cinco marchas convocadas, Francia y Portugal,  con seis en cada país y Reino Unido con nueve, son los países europeos que más compromiso han mostrado en la iniciativa de las mujeres estadounidenses.

En nuestro país, de momento sólo las convocatorias organizadas en Barcelona y Granada se han registrado como marchas hermanas, invitando a salir a la calle a mostrar el compromiso con la dignidad de las mujeres y en defensa de los derechos de todas las personas a la igualdad, la libertad y la diversidad, y en contra de la misoginia y la violencia, inherentes a un discurso que Donald Trump ha hecho suyo, pero que tiene su portavoces en todo el mundo, como hemos comprobado en el Parlamento ruso, con su desprecio a las mujeres víctimas de la violencia machista.

Artículos Relacionados

  • Etxea

    El impelialihmo ehtaunihense!

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend