Tomar un café solidario, un pequeño gesto para una gran ayuda

Susana Ye *

Shre a Coffee For, la iniciativa solidaria creada por las madrileñas Melania Arias e Isabel Ramos Martín, para ayudar a las ONG
Share a Coffee For, la iniciativa solidaria creada por las madrileñas Melania Arias e Isabel Ramos Martín, para captar fondos para las ONG. / Share a Coffee For

Publicidad

Melania e Isabel son las creadoras de Share a coffee for, una plataforma digital en la que cada ciudadano elige cuándo, cuánto y a qué destinar su café solidario virtual. La iniciativa surgió tras el voluntariado de ambas madrileñas en la jungla de Calais y desde 2016 suma más de 12.200 aportaciones, concentradas sobre todo en los refugiados, cuyas tazas azules ascienden a 8.091.

Publicidad

“Queríamos que nuestro trabajo tuviera una parte social importante y buscar una manera fácil, visual y agradable para ayudar a los demás”, explica a cuartopoder.es Isabel Ramos Martín, fundadora del proyecto. Ramos y Melania Arias, sacaron adelante la propuesta y dieron a conocer A coffee for refugees. “A los seis meses, creamos otros ocho cafés [Ayuda Humanitaria, Medio Ambiente, Infancia, Educación, Personas Mayores, Social y Emergencias, Animales y Salud, y se está creando un noveno: Mujer] porque muchas ONG nos pedían el suyo propio y detectamos la necesidad de respaldar a quienes destinan todos sus recursos sobre el terreno y no a la captación o promoción de su labor”, cuenta Arias.

365 días de existencia en los que los cafeteros solidarios, con más o menos constancia, han conocido, han confiado y han creado vínculos con la iniciativa. Sobre todo, son personas de entre 18 y 40 años. “Nos sorprendió que hay muchos cafeteros de entre 20 y 22 años que entienden perfectamente que es un café simbólico y virtual”, detalla Ramos.

Si miran a los inicios, al principio era una comunidad de conocidos. “De repente, empezaron a llegar nuevos. Ahí crece tu responsabilidad, has de asegurarte de que cada café se destina íntegramente a ayudas tangibles”, puntualiza Arias. Isabel y Melania valoran sobre todo la transparencia y la honestidad para seleccionar con quiénes colaboran. “Dan igual las cifras, cuando les miras a los ojos te das cuenta de si son personas con un proyecto al que dedican su vida y su tiempo, todo lo dan para ayudar”, asegura Ramos.

Y luego, la estrategia es simple: se invita a tomar café a los seguidores de Share a coffee for’ y a los de las distintas ONG. “Es un gesto cotidiano: con sencillos gestos se puede ayudar a gente con necesidades. Además, es un momento que sueles compartir con tus amigos, cercano”, explica con una sonrisa Ramos. Entusiastas y acérrimas defensoras de los refugiados, Melania e Isabel mantienen una comunicación constante vía Skype, WhatsApp o emails con los voluntarios sobre el terreno.

Share a Coffee For Niñas de la guardería de Debre Zeit, en Etiopía, sonríen frente a sus tazones de desayuno, subvencionados gracias a los cafés solidarios
Niñas de la guardería de Debre Zeit, en Etiopía, sonríen frente a sus tazones de desayuno, subvencionados gracias a los cafés solidarios. / Share a Coffee For

Así han podido comprobar que gracias a estos café solidarios, los más de 100 niños de la guardería de Debre Zeit, en Etiopía, pueden desayunar cada día; que se ha logrado comprar un autobús escolar para que los niños del poblado camerunés de Djoum no tengan que caminar largas horas para ir al colegio, y que se subvencionan tratamientos para combatir la desnutrición en el hospital de la localidad etíope de Gambo.

En los campos de refugiados de Lesbos, 400 de estos cafés solidarios han financiado la compra de zapatos, comida, agua y packs de higiene para las mujeres. En otros campos han servido para adquirir tiendas de campaña, velas, cocinas de carbón, lápices para que los niños puedan escribir y dibujar, y para comprar estufas para que los niños en clase puedan dedicarse a aprender y no a combatir el frío.

Pero no todas las acciones tienen lugar en el extranjero. El dinero recaudado mediante estos cafés solidarios también se destina a proyectos como la instalación y cuidado de colmenas que polinicen y ayuden a la reforestación del parque natural del Alto Tajo, en la provincia de Guadalajara.

“Con muchos poquitos se consiguen muchos muchitos”

“Nos da una enorme alegría ver que tanto trabajo y esfuerzo se valora. Nos han contactado empresas para donar cada viernes sus cafés o poner un botón en su máquina para colaborar con nosotras”, explica Isabel. Vista la buena acogida, pusieron en marcha poder colaborar con varios gramos de cafés que los usuarios pueden dedicar a las causas que quieran. También pusieron pago por ingreso porque había personas que no se aclaraban con el Paypal.

Este 2017 se plantean que entren más de una o dos ONG por café solidario. Las madrileñas detallan, además, que las iniciativas se alían para pedir cafés, porque todo lo que se logre se reparte por igual entre ellas. En definitiva, se trata de generar un movimiento de personas que creen que haciendo las cosas bien se pueden hacer hasta donde quieras llegar. “Con muchos poquitos se consiguen muchos muchitos”, concluye con una sonrisa Melania.

Melania Arias, a la izquierda, e Isabel Ramos Martín, creadoras de la iniciativa solidaria A Coffee For.
Melania Arias, a la izquierda, e Isabel Ramos Martín, creadoras de la iniciativa A Coffee For.
(*) Susana Ye es periodista.