¿Tiras comida a la basura? Déjala mejor en una nevera solidaria

112

Lucía Martín *

La nevera solidaria instalada en Lasarte Oria (Guipúzcoa).
La nevera solidaria instalada en Lasarte Oria (Guipúzcoa). Desde la implantación de la primera, en 2015, en Galdakao (Vizcaya), ya han surgido 13 más por toda España. / Las Neveras Solidarias

Desde el País Vasco se ha creado una red, en toda la geografía española, de neveras solidarias, que evitan que la comida acabe en la basura. En total están funcionando 14 neveras, pero el proyecto sigue creciendo. Una sola de estas neveras evita que acaben en la basura 200 kilos de alimentos al mes.

Publicidad

Que en los países occidentales se despilfarra comida es evidente: se han escrito ríos de tinta sobre ello y para comprobarlo bastaría con que mirásemos cada semana nuestra basura. Se estima que un tercio de la comida del planeta se desperdicia. Pero no solo los hogares tiran comida que podría consumirse, también los supermercados (en España carecemos de una norma como en Francia que obliga a los supermercados de más de 400 metros cuadrados a donar esa comida a bancos de alimentos), los restaurantes, etcétera, aunque son las familias las que más desechan: un 42% de lo desperdiciado viene de nuestras cocinas. Le sigue la industria alimentaria, con un 39%.

¿Qué hacer para que tanta comida no acabe en la basura? Soluciones habría muchas, pero que se lleven a la práctica, no tantas. Por eso es de aplaudir la iniciativa de la nevera solidaria, que ha ido extendiéndose por las ciudades españolas desde que se colocara la primera en 2015 en el municipio vizcaíno de Galdakao. Allí se colocó gracias a la Asociación Humanitaria de Voluntarios de Galdakao, al frente de la cual está Álvaro Saiz. Según la asociación, tras un periodo de prueba de un mes se percataron de que habían salvado de la basura cerca de 200 kilos de alimentos. La nevera se halla en la puerta del local: “Están dejando comida particulares, restaurantes, excedentes de congresos, de vueltas ciclistas, productos con fechas de consumo preferente… Los alimentos llevan una etiqueta con la fecha en la que se cocinaron. Si a los tres días no se ha recogido, los retiramos, pero esto no sucede, suele desaparecer a las pocas horas”, comenta Saiz.

En las neveras solidarias cada uno se sirve sólo aquello que necesita. Nevera solidaria de Zabalea, Galdakao.
En las neveras solidarias, aquí la de Zabalea (Galdakao, Vizcaya), la primera de España, se guardan tanto alimentos frescos, como platos preparados. Cada cual se sirve sólo lo que necesita. / Las Neveras Solidarias

De momento hay 14 neveras funcionando en España: desde el País Vasco se hicieron eco en Murcia, después, Valencia, Barcelona, Zaragoza, Toledo, Santiago de Compostela… Las que están funcionando actualmente pueden verse aquí. En Madrid de momento hay una, gestionada por la Iglesia Evangélica de Chamartín, que se instaló hace apenas un mes. Pero cada semana llegan peticiones de nuevas neveras solidarias: “Tenemos más solicitudes de Barcelona, Madrid, etcétera”, dice Saiz. Las redes sociales están jugando un papel fundamental en la expansión del proyecto, tanto que se están planteando que se creen “franquicias” de neveras solidarias, gratuitas eso sí.

El funcionamiento de la nevera es sencillo: unos dejan lo que les sobra (particulares, restaurantes..) y los que lo necesitan, que no tienen por qué ser siempre personas en riesgo de exclusión social, lo cogen. En la asociación defienden que no se trata de donar comida sino, sobre todo, de evitar el despilfarro y de esa forma concienciar sobre el valor de la comida (recordemos la frase de nuestras madres de “con la comida no se juega”). En la web de la asociación se explica cómo instalar una (hay una serie de normas que seguir): se puede optar entre hacerlo en un local o en la vía pública, en cuyo caso se necesitará de una licencia de ocupación de la vía pública. También existe la posibilidad de donar neveras.

Pero, ¿cuál es el origen de este proyecto? Pues hay que buscarlo en Alemania, concretamente en Berlín, donde un grupo de jóvenes montaron en 2014 una red digital para entregar y recoger comida, el llamado Food Sharing. Unos meses después, un ciudadano de Arabia Saudí se enteró de su existencia y decidió instalar una nevera solidaria en la puerta de su casa. Y a partir de ahí, las redes sociales hicieron el resto..

Nevera Solidaria ha iniciado además una petición en Change.org, con el hasthtag #lacomidanoesbasura,  para promover el proyecto y acabar con el despilfarro de alimentos.

(*) Lucía Martín es periodista.