Los migrantes del ‘Aquarius’ pisan tierra española tras enfrentar una dura travesía

Tras ocho días de dura travesía desde que Italia y Malta se negaran a recibirlos, los 630 migrantes rescatados por el barco ‘Aquarius’, barco que gestionan Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée, han comenzado a llegar a la costa valenciana. Cerca de las 06.50 ha atracado en Valencia el barco ‘Dattilo’ con 274 migrantes a bordo,  el ‘Aquarius’, con 106 pasajeros lo ha hecho a las 10.50 y el ‘Orione’, con 250 personas, ha sido el último en hacerlo.

Después de haber pasado por Libia, donde los migrantes se enfrentan a los abusos, la esclavitud, las violaciones y la muerte, las personas que fueron rescatadas por el ‘Aquarius’ –123 menores, 11 niños pequeños y siete mujeres embarazadas– han pasado ocho duros días en el mar: los víveres han escaseado, según ha denunciado la ONG Médicos Sin Fronteras, y en las últimas horas han sufrido condiciones meteorológicas adversas que les han provocado mareos y vómitos.

Un dispositivo de emergencia de 2.320 personas espera en el puerto de Valencia la llegada escalonada, a partir de las seis de la mañana de este domingo, de los tres barcos con los 630 inmigrantes rescatados frente a las costas libias por el Aquarius.
Un dispositivo de emergencia de 2.320 personas espera en el puerto de Valencia la llegada escalonada, a partir de las seis de la mañana de este domingo, de los tres barcos con los 630 inmigrantes rescatados frente a las costas libias por el Aquarius./ Manuel Bruque (Efe)

Hay desplegado un amplio dispositivo de más de 2.300 profesionales que atienden a los migrantes. Está previsto que desembarquen en grupos y pasen por puestos habilitados en caso de que necesiten atención médica o traslado hospitalario. Quienes no lo necesiten, recibirán apoyo psicológico por parte de los efectivos de la Cruz Roja y posteriormente comenzarán el proceso de filiación efectuado por técnicos del Ministerio del Interior y por la Policía Nacional. El protocolo que se les aplica a los migrantes no es el habitual, ya que en este caso tienen un permiso de entrada por parte de las autoridades españolas durante un mes para que inicien sus trámites de Extranjería o de Asilo, aunque en el resto de trámite se seguirán las leyes.

El barco Aquarius a su llegada al puerto de Valencia. EFE/Manuel Bruque

 

El Ministerio del Interior ha habilitado un dispositivo con 450 agentes de Policía Nacional y Guardia Civil. Tras una primera revisión médica en el muelle, 64 agentes especializados se han encargado de su identificación. Después, 52 expertos de la Policía Científica han registrado sus huellas dactilares.

La asistencia médica ha sido un poco más compleja de lo que se preveía y ha provocado retrasos. Según informa Europa Press, los migrantes presentan “un mayor porcentaje de patologías de las que esperaba el personal sanitario”, aunque son leves.

Las autoridades francesas se han ofrecido para recoger y trasladar a su país a todos aquellos migrantes que así lo deseen. El embajador de Francia en Madrid, Yves Saint-Geours, se mantiene en contacto con la vicepresidenta, Carmen Calvo, quien es la encargada del Gobierno de coordinar la parte internacional del caso ‘Aquarius’.

Mientras tanto, en el sur de España llegan otros migrantes que reciben mucha menos atención mediática. Entre el viernes y el sábado Salvamento Marítimo ha rescatado a más de 900 personas que viajaban en pateras localizadas en el Estrecho de Gibraltar o el Mar de Alborán. Lamentablemente, cuatro personas no lograron alcanzar la costa: murieron cuando cruzaban el Estrecho.

Publicidad