El problema de Rosa Aguilar está en el Ministerio de Industria

1
Rosa Aguilar recibe la cartera de manos de su antecesora, Elena Espinosa, el pasado jueves. / Mondelo (Efe)

Lo tiene mal Rosa Aguilar, a pesar de ser una política de honradez probada y mantenida, aunque de coherencia últimamente en entredicho. La inexistencia ambiental de su predecesora Elena Espinosa al frente del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino debería garantizar a la cordobesa precisamente lo contrario de lo que se le augura a poco que se haya hecho cargo su departamento para recuperar la llamada “línea Narbona, de moderado pero inequívoco compromiso ecologista.

Diveros portavoces ecologistas –el primero Juantxo López de Uralde, el mismo miércoles de los nombramientos– han mostrado ya sus reticencias sobre Rosa Aguilar como responsable de Medio Ambiente. Circulan profusamente desde ese día recordatorios de que la nueva ministra fue distinguida en dos ocasiones –una como alcaldesa de Córdoba en 2006 y otra como consejera andaluza de Obras Públicas en 2010– con el Premio Atila en la ciudad califal, concedido anualmente por Ecologistas en Acción.

No obstante, quienes ven con ojos favorables la incorporación de Aguilar al PSOE, abandonando su “casa” de Izquierda Unida también han pasado por diversos medios mensajes de esperanza en su gestión. En algún diario en papel que en América Latina podría ser descrito como “oficialista”, he leído que su misión consiste en evitar la creación de un partido verde. En un suelto sin firma, se leía: “… tendrá que capear el descontento de los ecologistas y evitar que creen un partido político…”.

Quizá también sea ésa una de los objetivos por los que Rodríguez Zapatero ha hecho ese supuesto guiño a la izquierda con su nombramiento. Aunque el verdadero problema que el presidente del Gobierno deber resolver para que alguna izquierda ambientalista vuelva a tolerar sus políticas no es éste. Un ex compañero de coalición de la nueva ministra, el coordinador general de IU en Murcia, José Antonio Pujante, dio con el quid de la cuestión: “Lo importante no son las personas, sino las políticas que realizan”. Frase que, con todo lo que suena a lugar común, sintetiza el sentir al respecto tanto en esa formación como en el amplio y variopinto espectro ecologista cuya unificación parece un deber de la ministra impedir, según el suelto citado.

Así que, por más que ella pretenda “vestir de verde” el ministerio –supongo que no habrá querido insinuar que con Espinosa estaba vestido de rojo–, su principal obstáculo lo tendrá, como lo tuvo su antecesora, dentro de su propio Gobierno. Todos los asuntos de calado estatal pendientes en relación con el Ministerio de Medio Ambiente están también relacionados más directamente, si cabe, con alguien que en estos días de crisis de gobierno ha pasado desapercibido puesto que sigue donde está: el ministro de Industria,  Miguel Sebastián.

Mientras el peso específico y político del amigo de gabinete preferido del presidente del Gobierno siga siendo tan grande como es ahora, cualquiera que ocupe la cartera de Medio Ambiente lo tendrá muy crudo para realizar unas políticas de izquierdas coherentes. Por que el influyente ex asesor de la gran banca trabaja en términos de “enerconomía”, no de “enercología”. Será muy difícil, pues, para Rosa Aguilar vestir de verde la tan esperada y tan aplazada Ley de Economía Sostenible, por ejemplo, a pesar de que esa futura norma pretende nada más ni nada menos que cambiar el modelo productivo español.

E igualmente podríamos continuar con otros tantos asuntos pendientes dejados por Elena Espinosa a Rosa Aguilar como fondo de armario. A los que hay que sumar aquellos otros que maneja tan bien y también el ministro Sebastián –el asunto del ATC de residuos nucleares, por ejemplo– y que afectan radicalmente a las políticas medioambientales que debe trazar la ex alcaldesa de Córdoba.

Cherchez l’homme. El problema está en Industria. Ahora bien, si lo que se pretende es impedir que los multiverdes consigan estructurar una alternativa política que reste votos al PSOE, a lo mejor no hace falta ni darle una mano de pintura al ministerio. Puede intentar la nueva ministra fichar a unos cuantos prominentes ecologistas para el segundo escalón del organigrama ministerial. Lo malo es que le puede salir el tiro por la culata.


loading...

1 Comment
  1. azote de indolentes says

    Agua: Algunas preguntas que la nueva Ministra debe hacerse:
    ¿Por qué no hay nadie en el PSOE de Murcia que le diga al alcalde Cámara que quite su pancarta insolidaria de “AGUA PARA TODOS” de la fachada del Ayuntamiento de Murcia, Si en la cuenca del Segura hoy hay agua como en los años 70, ¿Qué es lo que ha cambiado ahora con respecto a hace 40 años?… ¿Por qué el PSOE consiente que se pida agua a otras regiones cuando los embalses de la cuenca del Segura están llenos?.
    ¿Por qué el PSOE de Murcia no explica de una vez que en Murcia hay agua de sobra ya?.¿Por qué no se incluye en las estadísticas oficiales el estado de los EMBALSES SUBTERRÁNEOS del Segura, que están llenos a reventar, con 10 veces más agua acumulada que los embalses superficiales. ¿Por qué no creemos en nosotros mismos y quemamos ya la cultura de la mendicidad del agua?.Farsa sin precendetes y paradigma de manipulación de masas: confundir machaconamente ideología con ciencia.
    ¿Por qué el PSOE no vende ya los acuíferos que se han descubiertos en estos últimos años con dinero dado por ZP y las aguas subterráneas que se han descubierto y que, gracias a ellas, se ha superado la sequía más importante de la historia sin tener que recurrir al agua del Ebro (AGUA PARA SIEMPRE)?. ¿Por qué se consiente que los huertanos de Murcia piensan que los sondeos de sequía de NARBONA, con los que han regado durante 4 años sin problemas, los ha hecho Valcárcel (PP), que no ha puesto un duro y los ha criticado?.
    ¿Por qué el PSOE no explica ya de una vez que la última sequía no la ha resuelto las mega desaladoras y si las aguas subterráneas del Segura, tan escondidas hasta ahora para que no se vean y así poder justificar obras de trasvase?..
    El deficit del Segura es una falsedad contable. En efecto, si en el balance no se ponen los ingresos (explotación estatal sostenible de las aguas subterráneas; +200 hm2) y se incluyen falsos gastos (regadíos ilegales -400 hm3, para los que Cerdá quería una “ley de punto final”), surge el “déficit estructural” de Paco Cabezas. Pero si se cuenta la verdad; hay agua de sobra.
    ¡Rosa: no consientas que se siga engañando mas a los murcianos, por favor!. En Murcia hay agua para vender y exportar. ¡Basta ya de mentiras!. Las aguas subterráneas de la cuenca del Segura son inmensas y están intencionadamente escondidas. Los regadíos ilegales suman 64.800 hectáreas (informe CORINE de Narbona). Es decir, regadíos de aguatenientes que no existían a la entrada en vigor de la Ley de Aguas y que no pueden tener concesión.
    Lo que hay que hacer es quitarle “el agua de todos” a las mafias y devolvérsela a los pequeños regantes y a los ciudadanos. Rosa Aguilar; limpia las confederaciones hidrográficas ya, levanta las alfombras, por muy pegadas al suelo que estén y tira de la manta. La verdad sobre el agua debe ser conocida por la sociedad para que pueda opinar en libertad. Pídele a Rubalcaba que la UCO de la GC investigue la relación: trasvase Tajo –Segura, agua robada, regadíos ilegales, montes roturados, blanqueo de dinero, recalificaciones de terrenos, urbanizaciones, golf, resort, financiación.

Leave A Reply

Your email address will not be published.