Rosa Aguilar nombrará a un trasvasista para su equipo de Medio Ambiente

4
Rosa Aguilar, junto al ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, durante la sesión de control al Gobierno del pasado miércoles. (Javier Lizón / Efe)

La nueva ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino (MARM) recuperará a uno de sus antiguos camaradas de Izquierda Unida y del PCE, Pedro Antonio Ríos, reconvertido en trasvasista próximo al PSOE, para ocupar un puesto importante en su equipo ministerial, probablemente la Dirección General de Costas. Así se ha venido filtrando desde diversos medios hasta ayer mismo, cuando el Consejo de Ministros no decidió sobre este nombramiento, aunque todo indica que se hará realidad en el próximo.

Además, la nueva ministra le ha “birlado” a José Antonio Griñán a Marifé Montero, nueva número dos (subsecretaria), que era directora general de Urbanismo en la Junta de Andalucía y a la que el presidente andaluz planeaba elevar a la categoría de viceconsejera de Obras Públicas.

Publicidad

Ríos, figura prominente otrora en el seno de Izquierda Unida a nivel parlamento nacional, colaboró hasta el año pasado con Alfredo Pérez Rubalcaba, quien lo nombró en mayo de 2006 para que sirviera de enlace con el grupo de IU-ICV para temas relacionados con ETA. Ríos acababa de quedar sin escaño, tras ser coordinador parlamentario de su coalición y se resistía a volver a su puesto de profesor en un colegio de Murcia.

Durante el pasado año y medio, tras volver a Murcia y dejar Madrid, Ríos ha fortalecido su fe trasvasista integrándose como miembro de pleno de derecho en una Plataforma de personalidades murcianas, trufada de prebostes derechistas, que pretendía recoger 500.000 firmas de ciudadanos para promover una Iniciativa Legislativa Parlamentaria (ILP) en defensa del Trasvase Tajo-Segura, en respuesta a la ofensiva del presidente manchego, José María Barreda, para finiquitar esa transferencia de agua. La tal sagrada alianza transversal por el agua fracasó estrepitosamente en su intento de contar las rúbricas necesarias para poder optar a la ILP.

El caso de Pedro Antonio Ríos es paradigmático del viaje al centro de algunos políticos de izquierda (Unida), como Diego López Garrido, cuyo pragmatismo y apego al sillón les ha llevado a protagonizar diversas “integraciones” en el PSOE para intentar dotar al partido socialdemócrata español de unas credenciales de izquierda que se diluyen cada vez más.

La fe trasvasista de Ríos la proclama él mismo a quien quiera oírle, con el leve matiz ––agravante para los ecologistas–– de que el Trasvase Tajo-Segura no debe ser el único, sino que se debería tratar de interconectar todas las cuencas mediante canales de transferencia de agua. Es decir, trasvases para todos y por todas partes. En junio pasado devolvió su carnet de Izquierda Unida y se ofreció para colaborar con el PSOE murciano.

El nombramiento de Marifé Montero como número dos del MMARM tampoco parece que será buena noticia para los movimientos ecologistas en general. Arquitecta muy reconocida profesionalmente, la hasta ahora directora general de la Consejería de Obras Públicas que dirigía Rosa Aguilar en la Junta de Andalucía, natural de Toledo, es muy apreciada en Granada por haber sido la artífice del Plan General de Motril y haber solventado las últimas trabas para que se haga el puerto deportivo de Salobreña.

Como número dos de la nueva ministra en su antiguo cargo comparte con ella la inoperancia de la Junta sobre el caso del hotel Azata del Sol ubicado en El Algarrobico (Carboneras, Almería), que invade terreno protegido del parque natural de Cabo de Gata, por lo que un juez de Almería decretó en febrero de 2006 la paralización cautelar de las obras del inmueble de 22 plantas y 411 habitaciones que está prácticamente terminado. El mismo juez dictó dos años después la nulidad de la licencia municipal y la Junta y el Ayuntamiento de Níjar tienen recurrida esa medida.

El portavoz de los Verdes de Andalucía, Mario Ortega, exigió el pasado domingo a Rosa Aguilar, “que dé muestras objetivas de un cambio de posición en materia de ecología política”, empezando por la “demolición total” del Algarrobico. Ortega añadió que la nueva ministra, cuando era consejera de Obras Públicas en Andalucía siguió “potenciando actuaciones insostenibles en materia de movilidad y ha consentido sin oponerse los decretos de campos de golf y de parques naturales que desactivan la posibilidad de caminar hacia un modelo sostenible sin depredar el territorio; con esas alforjas nada podemos esperar de Rosa Aguilar".

4 Comments
  1. sancheski says

    Rosa de Córdoba parece dispuesta a protagonizar un nuevo desembarco/asimilación de ex izquierdistas unidos en el partido socialdemócrata porque también nombrará a a Eduardo Tamarit secretario general de Medio Rural. Tamarit fue durante quince años alcalde por IU-CA de La Luisiana y era de la corriente renovadora de la coalición. Todo sea por el poder y la poltrona

  2. Zaratustra says

    Por fin y para un fin llamado el fin, un lugar al sol

  3. Morlock says

    Maravilloso. Lo que faltaba.

  4. TERESA says

    Esta pretensión no me parece adecuada, trasvasistas no.

Leave A Reply

Your email address will not be published.