Seis pueblos de Alicante y Murcia, contra un depósito de petróleo y un oleoducto

1
Gráfico: Instituto Geográfico Nacional.

La pretendida instalación de un almacén subterráneo de petróleo en el monte Cabezo de la Sal, en Pinoso, tiene levantados a los más de 100.000 habitantes de una vasta zona limítrofe entre la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia y que abarca municipios tan significativos como Yecla y Jumilla en la provincia murciana y Villena, Monóvar, Pinoso y Agost en la de Alicante.

Jumilla ha sido el último de los municipios en rechazar mediante con una moción aprobada por unanimidad en el pleno municipal del pasado 25 de junio la construcción de ese depósito de hidrocarburos y su necesario oleoducto desde la refinería de Repsol en Cartagena atravesando buena parte de las provincias de Murcia y Alicante.

Publicidad

La oposición al depósito nació en Pinoso, donde se recogieron cinco mil firmas entre una población de ocho mil habitantes, es decir la práctica totalidad de la población adulta. Los vecinos no aprueban que se ponga un almacén de hidrocarburos en un monte distante solo un kilómetro del casco urbano y que es una explotación salina subterránea desde 1973.

Pinoso está enclavada en una zona sísmica afectada por las fallas de Crevillente y la del Bajo Segura, y en la que se registra actividad tectónica, como el movimiento de grado 3,7 en la escala de Richter registrado el 11 de julio de 2011 al sur del Cabezo de la Sal, ya dentro de otro municipio alicantino, Algueña. Ese sismo fue exactamente dos meses posterior al del 11 de mayo de 2011 en Lorca, distante unos 150 kilómetros.

Tres meses antes de aquella fecha, en abril, se creó la Plataforma El Cabezo Libre de Petróleo por una decena de vecinos de Pinoso. Su labor informativa consiguió que el Ayuntamiento aprobara una moción de rechazo al almacén en enero de 2012 y en marzo una segunda.

A partir de ahí el movimiento se ha extendido a otras localidades de la zona a caballo entre las dos comunidades valenciana y murciana. Sucesivamente, los plenos municipales de Villena (35.000 habitantes, Yecla (35.000), Jumilla (26.000), Monóvar (13.000), Pinoso (8.000), y Agost (5.000) han rechazado que se haga el almacén subterráneo y el oleoducto para abastecerlo.

El depósito quiere ser construido por una filial de ACS llamada Invexta Recursos S.L., creada ex profeso para esa misión: hacer el almacén de hidrocarburos y levantar el oleoducto de 110 kilómetros que transportaría dos millones de metros cúbicos desde la estación de bombeo de nueva planta a construir, dentro del mismo proyecto, en el puerto de Escombreras (Cartagena).

El oleoducto recorrería la zona norte del Campo de Cartagena, parte de la Vega Baja del Segura, la comarca del Vinalopó Medio, donde se encuentra el Cabezo de la Sal que pasaría a ser una reserva estratégica de hidrocarburos. Esa amplia área geográfica, a excepción del Campo de Cartagena, tiene actividad sísmica moderada, con pequeños movimientos tectónicos como demuestra el mapa sísmico Instituto Geológico Nacional.

La Plataforma asegura que el Cabezo de la Sal tiene las características necesarias para ser declarado Paraje Natural Municipal. Pidió al ayuntamiento que lo solicitara hace ya más de un año, pero no lo ha hecho. Pero sí ha pedido la declaración de Monumento Natural por la importancia geológia del diapiro, una formación salina que origina el surgimiento de la montaña empujando desde estratos inferiores del subsuelo. Confían en que su petición deje sin efecto la única licencia que tiene Invexta actualmente, que es un permiso de investigación de hidrocarburos que tiene desde el 30 de enero de 2009 durante seis años, trámite previo al de explotación.

1 Comment
  1. Juan Pedro says

    ¿Por qué no estudian mejor los temas e insisten en hacer daño a la gente en nombre de los beneficios para unos pocos? ¿Habrá que hacer una intifada contra esos poderes dizque absolutos?

Leave A Reply

Your email address will not be published.