La térmica de Carboneras contamina con ozono el Parque Natural de Cabo de Gata

0
La térmica, en el centro; la cementera, a la izquierda. Al fondo, el Parque Natural del Cabo de Gata./ EeA Almería

El Parque Natural de Cabo de Gata es, además de exponente del conservacionismo, uno de los emblemas estatales de turismo respetuoso con el medio ambiente. Y eso a pesar de que tiene inserto en su perímetro una zona con dos granos urticantes que perjudican gravemente la sostenibilidad del espacio protegido. Uno de ellos es de sobra conocido y gracias a las argucias burocráticas de la Junta de Andalucía está oficialmente fuera del parque: el hotel edificado en la playa de El Algarrobico.

Pero el otro, también incluido en el municipio de Carboneras al que pertenece El Algarrobico, amenaza algo más que la imagen del espacio natural. Es la Central Térrmica Litoral de Almería, conocida como central de Carboneras o la térmica de Carboneras, en producción desde 1985. Su actividad contamina gravemente con ozono troposférico el aire que respiran animales, plantas y personas en el parque. Muy cerca de esa industria, también en este pueblo antiguamente de pescadores que quedó rodeado por la ampliación del parque en 1994, hay una planta cementera que también contribuye con sus emisiones a la contaminación del aire por ese gas compuesto por tres moléculas de oxígeno (O3), que lo hacen especialmente peligroso porque oxida mucho más rápidamente que el oxígeno (O2).

Publicidad

Los datos que demuestran lo anterior se pueden consultar fácilmente en la web  Informes diarios de calidad del aire de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. En ella se observa cómo en lo que va de mes de mayo las estaciones medidoras en el entorno y dentro del perímetro del parque (El Boticario, Bédar, Fernán Pérez, La Joya y Rodalquilar) han tenido prácticamente a diario mediciones “malas o muy malas,” del nivel de ozono en el aire. Bédar ha sido la de mayor número de veces, seguida de Rodalquilar, La Joya y Fernán Pérez.

La situación ha mejorado desde el día 13 de mayo porque han cambiado los vientos de Levante, predominantes en primavera y verano en el Mediterráneo, y la central térmica de Carboneras ha entrado en parada técnica como todos los años por estas fechas, según Marcos Diéguez, responsable de Energía y Residuos de Ecologistas en Acción en Almería.

El ozono troposférico se localiza, a diferencia del ozono a secas, en las capas bajas de la atmósfera y se forma fundamentalmente por los procesos de combustión de fósiles en el tráfico rodado y en la industria. Puesto que la luz solar influye directamente en la reacción que causa el ozono, la primavera y el verano registran los mayores niveles de ozono troposférico, como explica el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente (Magrama).

Es decir, los óxidos de nitrógeno expulsados de la central térmica de Carboneras, que usa carbón ––extraído fuera de España, por cierto–– como combustible para producir electricidad, “sumados a los de la cementera”, precisa Diéguez, provocan directamente la aparición de ozono troposférico, que es empujado al interior del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar por los vientos de Levante que predominan en verano en la costa mediterránea sur española. Lo que quiere decir que los episodios que duran días o semanas de niveles altos de ozono se repetirán en los próximos meses.

El exceso de ozono troposférico provoca dificultades respiratorias, picores, irritaciones etcétera, como pueden atestiguar los habitantes de cualquiera de las ciudades que disfrutan de largos episodios de la llamada boina de contaminación, como la ciudad de Madrid. Esas molestias también son perceptibles con asiduidad en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

Según datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente es la industria española más contaminante de las que funcionan en la actualidad, asegura Diéguez, quien remite, por otro lado, a un informe difundido por Greenpeace de la organización SOMO (Centre for Research on Multinational Corporations, con base en Amsterdam) que establece que los niveles de emisiones de ozono troposférico de la central de Carboneras son capaces de provocar la muerte prematura de 111 personas al año. La instalación pertenece al conglomerado energético Endesa-Enel.

Leave A Reply

Your email address will not be published.