Ozono troposférico: una amenaza para la salud de la que nadie parece tomar nota

Publicidad

foto_informe
Imagen del informe ‘Avance de la evaluación de la calidad del aire en España, 2012’ . / magrama.gob.es

Publicidad

“La Unión Europea tiene un serio problema con la contaminación de ozono troposférico (O3), y se llama España”. Así de contundente es Pedro Belmonte, uno de los expertos en calidad del aire de Ecologistas en Acción cuando se le pide opinión sobre el Avance de la Evaluación de la Calidad del Aire en España 2012 recién publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente.

En efecto, tal como establece el documento ministerial en sus páginas 21, 22 y 23, la práctica totalidad de Andalucía, Castilla-La Mancha, Madrid y Murcia. más la mitad occidental de Valencia, gran parte de Castilla y León, todo el Valle del Ebro y partes significativas de Galicia y Cataluña superaron en 2012 el valor límite objetivo para la salud de 120 miligramos de O3 por metro cúbico de aire (120 mg/m3).

A pesar de que el Avance estima en sus conclusiones que la situación al respecto mejoró en España en el año referido, lo cierto es que si el parámetro a aplicar fuera el recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 2005 (100 mg/m3) los resultados de las mediciones serían aún más alarmantes.

Porque el O3 troposférico, que en la estratosfera forma la llamada capa de ozono que absorbe la radiación UV del sol, tiene efectos nocivos sobre la salud cuando se origina a nivel de la tierra. Es un oxidante que agrava las afecciones broncopulmonares de adultos y ancianos, dificulta la respiración de niños en crecimiento y hace desaconsejable la actividad física intensa cuando se supera el valor límite objetivo o el umbral de información (180mg/m3) o el de alerta (240mg/m3).

Además, según señala el mismo Avance, la totalidad de Extremadura, la práctica totalidad de Andalucía, Castilla La Mancha, Cataluña, Madrid, Murcia y Valencia superan el valor objetivo para la protección de la vegetación, con lo que el daño a la biodiversidad es igualmente manifiesto.

Las épocas de mayor insolación, los meses veraniegos, provocan que los gases precursores (NO y NO2) procedentes fundamentalmente de combustiones industriales y tráfico favorezcan la aparición del O3. Es decir, al final, el uso de combustibles fósiles y de partículas vienen a estar en el origen del exceso de ozono troposférico, también conocido como “ozono malo”.

La contaminación por O3 presenta características especiales porque es difícil de detectar ––hacen falta estaciones medidoras especiales––, con lo que el daño que causa a la salud humana o a la vegetación suele estar ya realizado cuando se constata su presencia excesiva. A veces, incluso, se ocultan los casos cuando se producen, como ocurrió este verano en la zona norte de Valladolid. En otras, como en Lorca (Murcia), se mantiene el nivel excesivo de O3 en lo que va de 2013 sin que ninguna autoridad se de por aludida, es decir, actúe. Como tampoco se han dado en Reinosa (Cantabria), donde también se han superado los 120 mg/m3 durante 20 días de este verano.

Desde hace una década se han multiplicado las estaciones medidoras de la calidad del aire, lo que ha servido para que, al menos, salten las alarmas cuando los umbrales se superan. Sin embargo, “la legislación española y las directivas europeas señalan que cuando se producen esas frecuentes episodios de contaminación por O3 deben desarrollarse planes de mejora de la calidad del aire”, señala Belmonte. Pero no se ha hecho nada, ni en España ni a nivel europeo.

Todo queda reducido a la constatación, vía mediciones, de que se producen episodios altamente contaminantes por la presencia de O3. Mientras, crecen las recomendaciones, como la hecha por la OMS a principios de este año, de extremar los controles sobre la contaminación por tráfico con especial referencia al O3 y a los óxidos de nitrógeno (NO y NO2). Nadie parece haber tomado nota de las serias advertencias ya viejas de que el “ozono malo” eleva el riesgo de muerte por enfermedad pulmonar.

mapaO3
Mapa de evaluación (2012) sobre el valor objetivo O3 para la protección de la salud en las diferentes zonas de España. En rojo, las que están por encima del valor objetivo; en naranja, las que están entre el valor objetivo y el objetivo a largo plazo; en verde, las que están por debajo del valor objetivo. / magrama.gob.es