Greenpeace acusa al CSN de poner en riesgo la seguridad nuclear al avalar Garoña

0
Imagen de la marcha por el cierre definitivo de la central nuclear de Garoña, Burgos, celebrada el pasado 7 de Julio. / greenpeace.org

La organización ecologista Greenpeace ha denunciado en un comunicado al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) por poner en riesgo la seguridad nuclear al haber aprobado, esta misma mañana, el informe condicionado para la reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos). El informe del CSN ha sido aprobado por cuatro votos a favor y uno en contra.

“Garoña no puede cargar combustible ni producir electricidad, sin embargo, el CSN se atreve a dar un informe favorable, aun teniendo sobradas razones para no hacerlo, porque Nuclenor no ha hecho su parte y porque en el Congreso así se lo han pedido. Sin embargo, no ha dudado en menoscabar la seguridad nuclear en España e ignorar al Parlamento para favorecer los intereses de la industria nuclear”, ha declarado Raquel Montón, responsable de la Campaña Nuclear de Greenpeace.

Publicidad

“Si el ministro de Energía juega limpio no puede utilizar este informe y ampliar la vida de las nucleares por la puerta de atrás, sin participación democrática y usando como tapadera a Garoña. Álvaro Nadal sabe que el Parlamento y toda la ciudadanía debe participar en este debate”, ha concluido Montón.

Tras el visto bueno del CSN, corresponderá al Ministerio de Energía decidir si autoriza a Nuclenor a volver a conectar la planta a la red, ya que está parada desde 2012, y finalmente será el operador quien, de contar con el sí del Gobierno, decida sí o no ejecutar el permiso solicitado para operar la planta hasta 2031, cuando cumpla los 60 años.

La decisión adoptada hoy por el pleno del CSN sienta un precedente histórico hasta ahora en España, ya que no sólo se avala que una planta nuclear opere más allá de los 40 años, sino que desliga la revisión integral de seguridad de la central, que se realiza cada diez años, del aval para operar, que se ha dado para 14 años (hasta 2031). Esto implica que a partir de ahora el visto bueno del máximo órgano de seguridad nuclear para que una central opere sólo será revocable por cuestiones de seguridad.

La decisión del CSN, se produce con una mayoría parlamentaria (Podemos, PSOE y Ciudadanos) contraria a que Garoña se vuelva a conectar a la red hasta que el Congreso debata de manera calmada si ampliar la vida de las nucleares más allá de los 40 años.

Efe Verde (Youtube)
Europa Press (Youtube)

Leave A Reply

Your email address will not be published.