Varios activistas ecologistas bloquean una entrada a la sede de Repsol en Madrid

  • La organización se une con esta protesta a una semana de acciones ecologistas que comienza este lunes y que replicará acciones en 33 países

Medio centenar de personas de la organización Extintion Rebellion han bloqueado este lunes a primera hora la entrada al aparcamiento de la sede corporativa de Repsol en Madrid, en Méndez Álvaro. El objetivo es denunciar la emergencia climática ante la empresa española que más emisiones de CO2 emite a la atmósfera.

La organización se une con esta protesta a una semana de acciones ecologistas que comienza este lunes y que replicará acciones en 33 países. Ante la inacción de los gobiernos, a la sociedad "nos toca organizar una alternativa y rebelarnos", resume a Cuartopoder.es uno de los activistas que organiza la acción de este lunes frente en Repsol.

Con una pancarta con el lema "No hay planeta B" y consignas como "si el planeta fuera un banco ya lo habrían rescatado" el grupo de manifestantes ha logrado bloquear una de las puertas del garaje de la empresa, pero han dejado libre otro acceso por la que hasta el momento están consiguiendo entrar los trabajadores.

Publicidad

Mientras los trabajadores llegaban a la oficina de Repsol, seres vestidos de blanco, protagonistas de una performance, representaban la sangre derramada de las especies extinguidas. "Qué salgan, que salgan a dar explicaciones", han coreado después los manifestantes.

Acción ecologista en la sede de Repsol en Madrid. / M.F.S

Los activistas que han llevado a cabo esta protesta pacifica provienen de Zaragoza, Sevilla, Granada Barcelona, Cádiz, Oviedo, Navarra y Canarias. Simultáneamente hay acciones en otras parte del Estado como Valencia Madrid, Barcelona, Palma y Granada. Hay más acciones de rebelión ecologista programadas para el resto de la semana.

"Yo estoy aquí por mi futuro y el de mis compañeros", explica Claudia, de 17 años, una de las manifestantes más jóvenes. "Pero todos estamos aquí por la acción de gobiernos y empresas, que al fin y al cabo parecen tener más poder político". Este "es el momento para actuar", siguiendo la corriente del movimiento europeo ecologista inspirado por la activista sueca Greta Thunberg, considera esta joven.