Inés Sabanés: “Cuando la ecología política está más presente, quieren involución”

  • Entrevista con la anterior responsable de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid
  • Mañana, decenas de colectivos celebrarán una manifestación a favor de Madrid Central

Los 19 concejales de Más Madrid se mudan a los despachos destinados para grupos políticos en la calle Mayor 71. Después de un mes de las elecciones municipales, tras haber sido la fuerza más votada, el acuerdo entre las derechas y ultraderechas de PP, Ciudadanos y Vox para hacer a José Luis Martínez-Almeida alcalde les lleva a liderar la oposición. El que fuera concejal de Economía y Hacienda durante los últimos años de mandato, Jorge García Castaño, comparte habitáculo con la ex de Medio Ambiente, Inés Sabanés

Con Sabanés (Cubells, Lleida, 1953), hablamos para tratar temas de actualidad política. Mañana sábado, a las 19 horas desde Callao a Cibeles, tendrá lugar una manifestación convocada por más de 40 colectivos ecologistas, vecinales, de comerciantes o de enfermeras y médicos, entre otros. La llegada de las derechas y ultraderechas al gobierno de la capital amenaza con terminar con una de lsa medidas estrella del mandato de Manuela Carmena. Una medida que ha conseguido mejorar la calidad del aire de manera efectiva.

– ¿Qué motivos tiene la ciudadanía madrileña para manifestarse este sábado?

Publicidad

– La gente tiene claro que Madrid Central y otras medidas han permitido, a fecha de hoy, que los datos de contaminación estén en una serie histórica, permiten alcanzar niveles de la Unión Europea. Esto, a pesar de un año con difíciles condiciones climáticas y de la manipulación interesada que algunos han hecho de los datos. Salimos a las calles en defensa de un uso racional de la ciudad y de la salud, porque son medidas que hay que incrementar y no reducir. No queremos involución, obviamente.

– ¿Es un símbolo Madrid Central? ¿Puede suponer un punto de partida de movilizaciones contra el gobierno de las derechas?

– Ha habido un amplísimo debate y el tema de cambio y emergencia climática, de contaminación, ha entrado con fuerza en la opinión pública. Además, es un tema de interés para la ciudadanía. Esta involución va mucho más hacia atrás de lo avanzado por otros gobiernos del PP y la gente no lo acepta. Esto sería ir a contracorriente, mientras la gente dice que hay que actuar, cuando la ecología política está más presente en la conciencia de la gente, quieren meter elementos de distorsión e involución.

La gente va a plantar cara a esta especie de revancha de la derecha que estamos viendo al inicio de la legislatura. No solo en este tema, en otros como las banderas del orgullo. Esto no tiene más explicación que el sectarismo.

– Los polémicos semáforos de la A5. ¿Explicaron bien esta medida?

"Los vecinos llevan 30 años sufriendo contaminación"

– Era un proyecto por fases. La primera fase buscaba reducir la velocidad. Los semáforos eran de incorporación para garantizar la seguridad vial y facilitar el transporte público. Era una medida que tenía que ir aplicándose sucesivamente, ha sido fácil hacer una caricatura de un tema que no estaba terminado. Es esencialmente urgente actuar. Yo puedo ser solidaria con todos los ayuntamientos y gente que quiere acceder a la capital todas las mañanas. No obstante, si la ciudadanía madrileña está haciendo un esfuerzo por cumplir los criterios, por desplazarse de otra manera, tiene que haber una óptica metropolitana.

Fue una medida polémica porque se manipuló de forma interesada diciendo que se perjudicaba a poblaciones de la zona. Los que están perjudicado son los vecinos de esta zona de la ciudad, que llevan 30 años sufriendo contaminación, ruidos y una penosidad enorme. No es comparable el sufrimiento de los vecinos de Batán con que se interprete que puede hacer un efecto en el acceso a la ciudad.

– Parece que las derechas atacan primero a las medidas sobre medio ambiente, feminismo y derechos de las personas LGTBI, precisamente las señas de identidad de su gobierno.

– Son los puntos claros, globales y locales, de transformación. Hay un elemento de transformación que está muy vinculado al espacio de la ecología política. También las batallas por los derechos de las personas LGTBI y de las mujeres son batallas globales y locales. Aquí y en otros muchos lugares las quieren echar para atrás.

– ¿Cómo valora la campaña de descrédito de las derechas y ultraderechas contra Madrid Central?

"Había temas que eran patrimonio de la ciudad y no ningún partido"

– Yo pensé que en temas de tal impacto ciudadano primaría la responsabilidad frente a la manipulación y la revancha de este PP. Digo este PP, porque en otras épocas había temas de criterio común que eran patrimonio de la ciudad y no de ningún partido. Ya no estamos en campaña y, por tanto, un gobierno y un alcalde tienen que tirar de los elementos que son los que garantizan la seguridad de todas las actuaciones no inventadas, reales.

Aquí hay tres elementos básicos. Una Comisión de Seguimiento de Madrid Central donde están representadas todas las partes, no una parte que se autodefine afectados de Madrid Central. Todos. Representantes de la salud, de movilidad, vecinales, comerciales, de carga y descarga… También hay otra dos herramientas que ni siquiera se han molestado en utilizar. El Grupo Técnico de Calidad del Aire, donde está el CSIC, los mejores especialistas en la lucha contra la contaminación de aire, y una Comisión de Calidad de Aire donde están incluidos los partidos políticos.

Cuando se reúnan estos órganos y corroboren los verdaderos datos de las estaciones de medición del aire, todas las falsedades quedarán destapadas. Siguen haciendo campaña estando en el gobierno y eso es una irresponsabilidad además de un abuso. También un complejo, cuando entras a gobernar, lo que más debería primar son tus propios proyectos, cuando toda su furia está en arremeter contra proyectos del anterior equipo de gobierno evidencia una tremenda inseguridad y falta de proyecto. ¿Cuál es su proyecto frente al Plan A de calidad de aire? ¿Van a dar subvenciones a los coches y atacar calderas, que son competencias autonómicas y del Estado? ¿Van a hacer carriles Bus Vao, que es competencia del Estado y se lleva 30 años pidiéndolo? No tienen proyecto.

Pediré la reunión de la Comisión de Seguimiento, la herramienta de la que nos dotamos. Las otras dos herramientas son estructuras estables y les preguntaremos. Todos los informes que hemos mandado a Europa hasta el mes pasado han sido muy bien recibidos.

– Después de un mes de las elecciones, ¿han hecho autocrítica en Más Madrid? ¿Por qué no han revalidado el Ayuntamiento?

– Nos ha costado transmitir la urgente necesidad de dar continuidad a proyectos de transformación que no se pueden hacer en cuatro años. No se puede cambiar la movilidad, la política de residuos o contra la contaminación, ni la intervención en la ciudad en solo cuatro años. No hemos explicado esto convenientemente.

En segundo lugar, veo la facilidad con la que aparentemente están saliendo algunas decisiones y lo que a nosotros nos costaba. No calculamos que había un efecto de resistencia a la aplicación de los proyectos en determinados sectores. En tercer lugar, aunque se dice que han podido afectar las discrepancias, divisiones o tensiones internas, yo no lo creo. Los resultados electorales marcan que realmente no tuvo una gran afectación.

– ¿Qué opina del simulacro de batalla de Ciudadanos y Vox en la Comunidad?

"El cordón sanitario hay que ponérselo a la ultraderecha"

– Es todo teatrillo para hacer invisible o matizar que la realidad era menos realidad. La realidad es que hay un acuerdo entre la derecha o la ultraderecha para arrebatar el poder a los progresistas. La actitud de Ciudadanos es obvia, prefiere un gobierno de derecha y ultraderecha que un gobierno de progreso en la ciudad. Eso es obvio, irresponsable y mienten más que hablan. A la postre, se producen quiebras y escaramuzas, pero la Alcaldía y el reparto de poder ya está hecho.

Desearía que Gabilondo se presentara y la gente se tuviera que retratar ante lo que está diciendo Vox. Es que el cordón sanitario hay que ponerlo a la ultraderecha, es una obviedad. La resultante de programa de esos acuerdos es rebajar las leyes LGTBI y condiciones de involución clara. Todo el mundo tiene que dar un paso al frente y resituarse. Si la estrategia de la ultraderecha es arrasar con derechos conquistados, todo el mundo tendrá que hacer como los países de nuestro entorno y situar el cordón sanitario a la ultraderecha.

– ¿Ciudadanos en la manifestación del orgullo?

"No se le puede poner alfombra roja a la ultraderecha"

– Uno puede defender una cosa y la contraria hasta un límite. La política tiene que tener un punto de ejemplaridad y coherencia. Si optan, por acción o por omisión, por avalar o permitir capacidad de actuación a la ultraderecha, no pueden pretender ponerse en la pancarta de los derechos que tus aliados están combatiendo. Han de tomar una decisión de si por acción o por omisión permiten la entrada de la ultraderecha también en la Comunidad. Esto tiene muchos riesgos, más allá de lo que le pase a Ciudadanos está lo que nos pase a todos como país. Como país deberíamos tener una determinación clara de que no se le puede poner alfombra roja a los herederos del franquismo para entrar en las instituciones. Esta es la realidad, han puesto a la ultraderecha alfombra roja, es su responsabilidad.

– Por último, ¿debe Más Madrid convertirse en una fuerza política de ámbito estatal?

– Cometemos el error de ir más deprisa de lo que las propias construcciones permiten. Ya nos hemos equivocado anticipándonos anteriormente. Lo que tiene que hacer Más Madrid es consolidarse, trabajar en Madrid, mantener la estructura de apoyo y activismo de la campaña. A partir de ahí, ir viendo. Paso a paso.

La energía que renueva los pueblos