¿Cómo hacer huelga laboral el 8M?: desde los servicios mínimos hasta el trabajo doméstico

La cabecera de la manifestación del año pasado en Granada por el Día Internacional de la Mujer./
La cabecera de la manifestación del año pasado en Granada por el Día Internacional de la Mujer./ J.M.Grimaldi (Junta de Andalucía)

Ausentarse del puesto laboral es solo una de las maneras para hacer huelga el 8 de Marzo. La Comisión 8 de Marzo también llama a no consumir, interrumpir los cuidados y/o no ir a clase. Sin embargo, el terreno laboral es el que más inquietudes despierta en la que será la primera huelga feminista de España. Los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, han convocado paros de dos horas para cada uno de los turnos –mañana, tarde y noche– mientras que otros sindicatos de ámbito estatal CNT, CGT y Co.bas han convocado huelgas de 24 horas. “Los trabajadores pueden acogerse a cualquiera de las opciones, tienen cobertura en ambos soportes”, explica a cuartopoder.es Eva Silván, abogada del Gabinete Jurídico Confederal de CCOO.

La representante de CCOO da por zanjada así las críticas de los sindicatos minoritarios, que en los últimos días han denunciado intentos de manipulación. “Nos hemos encontrado con que en algunos centros de trabajo (los sindicatos mayoritarios) decían que la huelga de 24 horas no era legal”, denuncia el secretario de Acción Sindical y Jurídica, José Luis de Cima. Tanto las Comisiones Obreras como UGT han convocado paros de dos horas por turno: entre las 11.30 y la 13.30 para quienes tengan jornadas partidas y jornadas continuadas de mañana; entre las 16.00 y las 18.00 para quienes tengan jornadas continuadas en turno de tarde; y quienes realizan jornadas de noche podrán realizar la huelga en las primeras dos horas del turno. No obstante, la huelga de 24 horas es legal para todos los trabajadores y las trabajadoras y el movimiento feminista llama a dejar de trabajar durante todo el día.

Los servicios mínimos

En toda huelga se garantizan unos servicios mínimos y el 8M no es una excepción. Los sindicatos negocian con los órganos competentes en la materia del servicio esencial que hay proteger, con voz y voto de las patronales. Por ejemplo, la Consejería de Sanidad es quien debe emitir una orden que establezca los servicios mínimos sanitarios para la Comunidad de Madrid. Sanidad, emergencias, educación, transportes o energía son sectores donde se establecen unos mínimos de cobertura para que no se vulneren derechos fundamentales. Sin embargo, con la huelga feminista ha habido polémica: tanto UGT como CCOO han denunciado en algunas comunidades autónomas se han intentado imponer “servicios mínimos abusivos”, por encima de los establecidos en otras huelgas.

Aunque entramos en un terreno pantanoso, los trabajadores y las trabajadoras que tengan servicios mínimos tienen varias certezas. Si reciben una notificación por escrito con nombre y apellidos, tienen la obligación de prestar dichos servicios. De lo contrario, no están obligados. Por otro lado, es posible cambiar el turno con otros compañeros, siempre que “el centro de trabajo esté de acuerdo”, explica Silván.

Sin embargo, el problema puede llegar cuando se obliga a realizar uno servicios mínimos que vulneran el derecho a huelga como, por ejemplo, un servicio de biblioteca. Este es un caso muy claro en el que una trabajadora ganaría una demanda, porque se le habría obligado a prestar un servicio que no es esencial, pero “es cierto que va a haber casos más complejos donde es muy difícil recibir un apoyo sólido de sindicatos o abogados”, explican desde la Comisión 8 de Marzo.

Las trabajadoras autónomas o falsas autónomas

La convocatoria es para las trabajadoras asalariadas y, por mucha polémica que haya en torno al asunto, las trabajadoras autónomas no tienen derecho a huelga. “Eso no significa que no puedas parar, ya que como autónoma tienes esa libertad, pero la relación con las clientas y sus consecuencias no se ve protegida por el derecho de huelga”, explica la guía elaborada para el 8M por la CNT.

Para las falsas autónomas, que tienen un contrato formalmente mercantil, pero trabajan para un jefe, la situación viene determinada por la subordinación realmente existente y no por un contrato realizado en fraude de ley. Sin embargo, en caso de que la empresa tome represalias y la trabajadora decida demandar, tendría que demostrar en un juicio, previamente, que realmente es una falsa autónoma.

Becarias y trabajadoras en periodo de prueba

Rotundo sí a la huelga. Las becarias, en caso de que estén dadas de alta en la Seguridad Social, tienen derecho a hacer huelga. Durante el período de prueba se tienen los mismos derechos laborales del resto de trabajadores, excepto el libre desistimiento. Sin embargo, el desistimiento motivado por el ejercicio del derecho de huelga o con motivo de otros derechos fundamentales es nulo y la empresa debería proceder a la readmisión.

Sin papeles, sin contrato escrito o como socia trabajadora de una cooperativa

Las trabajadoras de una cooperativa de trabajo asociado no tienen derecho a huelga porque “España incumple los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo”, explican desde la CNT. La Coordinadora 8 de Marzo recuerda que las mujeres que tienen una relación laboral sin contrato escrito tienen muy difícil probar la relación laboral. En el caso de las personas en situación administrativa irregular –con o sin contrato– tienen el derecho a huelga, pero “en la práctica puede haber riesgos graves de represalias que sean difíciles de probar en los juzgados”, añaden.

Las trabajadoras del hogar

El derecho a huelga para las trabajadoras del hogar existe, pero la jurisprudencia al respecto es variada. Desde CNT denuncian que, de facto, “no existe protección legal” en España para estas trabajadoras. La Coordinadora 8 de Marzo explica que para las empleadas de “servicio doméstico” pueden hacer huelga, pero que es más complejo que la realicen “si trabajan con personas dependientes” porque se da “un conflicto de derechos” entre las empleadas y las personas a las que cuidan. El movimiento feminista ha pensado que las personas que trabajan dentro de su hogar o en otros domicilios pueden colgar delantales en los balcones para exteriorizar su apoyo.

El papel de los hombres

Aunque las convocatorias de los sindicatos ofrecen cobertura por igual a hombres y mujeres, la Coordinadora 8 de Marzo se dirige únicamente a “mujeres, bolleras y trans”. De modo asambleario, se ha decidido que los hombres no recibirán instrucciones concretas, sino que deben pensar en “su papel” durante el día de la huelga y tomar las acciones que consideren. Desde el movimiento feminista, se considera positivo que los hombres no realicen huelga para cubrir los servicios mínimos que, de otra manera, realizarían las compañeras. Por otro lado, también es positivo que hagan huelga si, por ejemplo, deciden encargarse de los cuidados que hacen sus familiares, parejas, amigas o vecinas. Solo hay una consigna: si deciden participar en las marchas deben mantenerse en segunda fila y evitar acaparar el protagonismo.

Otras maneras de hacer huelga

Desde la Comisión 8 de Marzo insisten en señalar que la protesta feminista es global y que los cuidados, el consumo y la educación son tan importantes como el trabajo para demostrar la desigualdad que sufren las mujeres. “Es necesario no centrar toda la energía en la huelga laboral, sino hacer las otras huelgas y visibilizar el reparto injusto de tareas”, explican.

 

Publicidad