facebook    twitter    google plus    youtube
   
VISTALEGRE II

Abrazos, pero sin mentiras

| Publicado:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on Reddit

Carlos Fernández Liria *

El equipo de Pablo Iglesias hasta Vistalegre I.

El equipo de Pablo Iglesias hasta Vistalegre I. Rodeados por un círculo, los dirigentes que ahora apoyan a Íñigo Errejón. La imagen ha circulado profusamente, entre otros, por el canal de Telegram ‘La batalla por Vistalegre 2’.

Carlos_Fernández_LiriaEl bochorno que sienten los votantes de Podemos ante el espectáculo que se viene dando desde el 26J está justificado. Nunca se ha visto jugar de una forma tan irresponsable con la esperanza de millones de personas. Y teniendo en cuenta la importancia inmensa de este proyecto político, no sólo para España, sino para toda Europa y el mundo mismo, coincido con Jose Luis Villacañas en que la cosa se puede calificar de “crimen contra la humanidad”.

En general, la inmensa mayoría de Podemos quería evitar este resultado patético y desalentador. En general y de forma masiva, se clamaba por un acuerdo. He escuchado este clamor por parte de muchos de los llamados ‘errejonistas’, por muchos ‘pablistas’ y también por los Anticapitalistas. Además, Carolina Bescansa y Nacho Álvarez dieron un paso al frente y propusieron una mesa de diálogo que ha desembocado fatalmente en su dimisión de la dirección de Podemos. Por nuestra parte, los promotores del manifiesto El Abrazo, también lo hemos intentado. Antes de todo esto, se intentó ya por parte de Luis Alegre, buscando una lista sensata y de consenso para la secretaria general de Madrid. Pero todo ha sido en vano.

¿Por qué? No se pedía la luna. La unidad era viable. Y, además, lo era de la única manera deseable: reglamentando la pluralidad interna de Podemos. Pablo Iglesias, como secretario general, podría perfectamente, en estos meses, haber sentado a todas las partes y haber forzado un acuerdo. ¿Por qué no se hizo? Porque unos pocos tenían otra estrategia para lograr la unidad: eliminar a todos los que se atrevieran a disentir.

En el clima de terror que luego se desencadenó, nadie en estos meses se ha atrevido a decir las cosas claras. Hasta que, finalmente, ha tenido que ser Luis Alegre el que rompiera el silencio: una pandilla de burócratas intransigentes han secuestrado la Secretaría General, decidiendo emprender una guerra de exterminio contra el ‘errejonismo’. Un disparate sin igual, pero al que se añadió el dislate de que todo el que no estuviera de acuerdo en participar en esa guerra fuera inmediatamente calificado de ‘errejonista’. Al final, han acabado siendo ‘errejonistas’ casi todos los que construyeron Podemos y la mayoría de los que formaron el equipo de Pablo Iglesias antes de que Rafael Mayoral, Irene Montero, Juanma del Olmo, Fran Casamayor y Marco Candela decidieran que Podemos se podía arreglar en un pis pas, por los mismos procedimientos en que antaño arreglaban las cosas en las Juventudes Comunistas.

Yo nunca he sido ‘errejonista’ y mucho menos lo ha sido, desde luego, Luis Alegre, que tuvo que soportar una jugada muy sucia para desalojarle de la secretaría general. Pero uno no puede menos que asombrarse de que haya quien pueda llamar a la unidad al mismo tiempo que declara el estado de guerra. El resultado de su concepción de la unidad puede comprobarse en la foto que encabeza este artículo. Que las cosas son como dice Luis Alegre, es tan evidente como que es evidente que él ya hace meses que se retiró del escenario y que, por lo tanto, todo lo que se podría jugar interviniendo ya lo ha dado por perdido. Que una persona como Nacho Álvarez tuviera que montar una plataforma de diálogo para acabar dimitiendo, también es muy indicativo, porque cualquiera que conozca a esta persona sabe que es patológicamente antinarcisista y que es metafísicamente imposible que haga algo con mala voluntad o por interés propio. Cualesquiera que hayan sido las deslealtades que en el pasado hayan caído del lado ‘errejonista’, no son ellos, desde luego, los que planearon Vistalegre 2 como un escenario para la confrontación total. Ha sido el equipo de Pablo el que –a veces incluso a sus espaldas, como ocurrió durante el verano con la lista por Madrid– declaró la guerra sin cuartel que tanto daño nos ha hecho en Podemos.

Y todo ello, cuando estaba claro que nadie disputaba en ningún momento la Secretaría General. Lo único que se ha jugado es el ansia de poder de una camarilla para hacerse con el control de Podemos. Nadie que pudiera hacer sombra a este proyecto se libraba del adjetivo ‘errejonista’. Entre mis amigos, el primero en caer fue Santiago Alba Rico, y su delito fue colgar un tuit en el que advertía de que El País estaba jugando a dividir Podemos, elogiando a los ‘errejonistas’, y que no cayéramos en la trampa. Esa camarilla sabe perfectamente que, desde el primer momento, concibieron Vistalegre como la gran ocasión para acabar con el ‘errejonismo’. Lo negarán en público pero dudo que se atrevan a negarlo ante el espejo.

Esta camarilla de la que hablamos es, además, un equipo tan torpe e incompetente que nos ha tomado a todos por tontos. Han creído que bastaba con odas a la unidad y emotivas declaraciones abstractas de amistad para tomarnos el pelo. Pero la gente no ha caído en la trampa de confundir la uniformización del partido mediante el exterminio del adversario con la unidad que todos anhelamos y que pasa por hacer sitio a la pluralidad interna. Sean cuales sean los delitos que se imputen a Errejón y su equipo, representarían en todo caso una tendencia interna. Una tendencia, además, que tiene detrás a casi la mitad de los inscritos de Podemos. Las tendencias se pueden combatir. En concreto, yo mismo combatí y podría seguir combatiendo esa tendencia. Considero a Errejon, además, responsable del mayor error de Podemos desde el principio: habiendo comprendido la importancia de los significantes en el mundo político, comprar el significante “populista” con tanto entusiasmo. Pienso que fue un error, pero no un delito ni una traición. Es posible que me equivoque, aunque es lo que pienso. Por eso son buenas las tendencias dentro de un partido político. Y también ha habido, como dice Luis Alegre, deslealtades y golpes bajos. Pero pretender exterminar al ‘errejonismo’ ha sido declarar una guerra suicida, absurda y sin sentido. Me duele pensar que los que eligieron ese camino para defender a Pablo Iglesias han logrado desdichadamente arrebatarle a sus mejores amigos y sus mejores defensores. El daño que le han hecho personalmente sólo es comparable al daño que han hecho a Podemos.

Pablo Iglesias ha declarado que Luis Alegre ha insultado a compañeros. La verdad es que no lo ha hecho, más bien todo lo contrario. Ha callado, sin duda armándose de paciencia, durante seis meses, para no tener que decir la verdad de lo que estaba pasando. Imagino que porque pensaba que decir la verdad podía perjudicar al proyecto que él mismo fundó y construyó piedra sobre piedra. Y, sobre todo, para no hacer daño a un amigo al que quiere muchísimo desde hace veinte años. Cuando finalmente, a raíz de la dimisión de Carolina Bescansa y Nacho Álvarez, se ha decidido a hablar, lo ha hecho con el mayor respeto y con el mayor cariño hacia Pablo Iglesias. No ha insultado a nadie. Pero es que la verdad, a veces, duele escucharla.

Por mi parte, estoy en una situación parecida. Soy de los que piensan y siempre han pensado que Podemos ha sido posible gracias a la inteligencia y también a la generosidad de Pablo Iglesias. He sido a mucha honra un mamporrero pablista y lo he hecho por convicción y con entusiasmo. Pero hace ya meses que le dije a Pablo que sería siempre un incondicional, excepto contra sus mejores amigos. Contra sus mejores amigos, no necesariamente los míos. En la guerra contra su magnífico equipo inicial, contra sus mejores amigos y su mejor proyecto de partido político, no puedo acompañarle.

(*) Carlos Fernández Liria es profesor de Filosofía en la UCM.
Resultado:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas ( 682/5 | 155 votos)
Imprimir Enviar

Categoría | ideas

Comentarios |51 Comentarios »

Páginas: [6] 5 4 3 2 1  Mostrar todos

Iros al carajo – Impresiones de Septiembre | Lunes, 13 Febrero , 2017 || puntuación:0
Vote -1 Vote +1

[…] de Weber), que lo sucedido en Podemos es calificable de “crimen contra la Humanidad”  (citado por Carlos Fernández Liria, quien suscribe el contenido de la cita, no he encontrado la fuente […]

¿Qué va a ser de Podemos? – Palabras de Agua y de Fuego | Viernes, 10 Febrero , 2017 || puntuación:0
Vote -1 Vote +1

[…] Comunistas, que según él “lo tienen secuestrado”. En la misma línea publica otro artículo otro profesor de la universidad, también cofundador de Podemos: Carlos Fernández Li… También hemos podido ver en las últimas semanas una foto en al que se ve al viejo grupo […]

Páginas: [6] 5 4 3 2 1 » os Enlaces Pe

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Normas de uso

Para dejar un comentario es necesario registrarse.

No se admitirán los que sean contrarios a las leyes españolas o insultantes.


PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

ÚLTIMOS COMENTARIOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

ÚLTIMAS ENTRADAS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

BUSCAR

Aviso Legal | Política de cookies | ¿Quiénes somos? | Publicidad | Diseño Web

Salvo indicaciones, el contenido íntegro de Cuarto Poder de Mesa de Redacción, SL
está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.
Creative Commons License