LITERATURA / El autor hace un repaso de las novedades literarias que nos traerá 2018

Bajo el espectro de mayo del 68

0
Novedades literarias en 2018
Imagen de los incidentes acaecidos en París en mayo del 68. / Youtube

Dar cuenta de las novedades literarias que nos vienen es cosa de fe, costumbre que no se aviene con la concepción de lo que debe frecuentar la literatura: ¿cómo puedo saber si algo es digno de ser recomendado si aún no lo he leído? Pero a esta superstición basada exclusivamente en la autoridad que da la fama o por cuestiones de dinero, hoy ambas indisolublemente unidas, se añade otra costumbre cómoda y algo falaz: la de los aniversarios. Si en 2014 nos dio por rememorar la I Guerra Mundial y el pasado año la Revolución de Octubre, éste que comienza nos pilla con el dichoso mayo del 68, fecha que amenaza, llegada la primavera con un torrente de novedades editoriales de las que daremos cuenta en su momento pero que por ahora nos limitaremos a advertir de ellas. Por ejemplo, un libro de Joaquín Estefanía, Revoluciones. Cincuenta años de rebeldía (1968-2018), en Galaxia Gutenberg o reediciones de libros ya clásicos sobre la cosa: André Glucksmann, Mayo del 68. Por la revolución permanente (Taurus) o De la miseria en el medio estudiantil (Pepitas de calabaza), texto situacionista clásico. Lo dejamos así por el momento.

En el 68 Sartre era aún gurú incontestado de la izquierda estudiantil aunque algunos le veían como una vieja gloria subida al carro del momento

Publicidad

En el 68, Sartre era aún gurú incontestado de la izquierda estudiantil aunque algunos veían al anciano escritor vendiendo La Cause du Peuple como una vieja gloria que quería subirse al carro del momento. Nuestro Mario Vargas Llosa era, en aquel entonces, sartriano impenitente y aún no se había dedicado a descubrir a las viejas glorias liberales. Desde que leyó a Hayeck, Karl Popper y Raymond Aron, no desaprovecha la ocasión para contarnos las cualidades de estos pensadores, cosa que hará de nuevo, una vez más, en La llamada de la tribu (Alfaguara), una biografía de su evolución intelectual, libro que sale con una desventaja: conocemos de antemano su contenido porque nos lo ha repetido ya hasta la saciedad. Pero así es Vargas Llosa desde que era niño, persistente. Lo fue cuando era castrista tremendo y lo siguió siendo cuando se convirtió en anticastrista tremendo. Ahora repite con la Santa Trinidad liberal. Persistente.

Más interés puede despertar El gran hotel abismo (Turner), de Stuart Jeffries, que se perfila como un ensayo donde da cuenta de los grandes agrupados en la llamada Escuela de Francfort: Theodor W. Adorno, Max Horkheimer y Walter Benjamin, así como la correspondencia entre Hannah Arendt y Gershom Scholem, el amigo y biógrafo de Benjamin, un conjunto de cartas escritas en los años sesenta cuando en juicio a Eichmann que dio lugar al famoso libro de Arendt donde plantea el conocido concepto de la banalidad del mal. Este libro es, nos parece, uno de los aparecidos esta primavera próxima del que bien podemos decir que tiene visos de acontecimiento. Es decir, es libro importante pero imaginamos poco susceptible de ser muy vendido. A pesar de ello todo el mundo habla de la banalidad del mal, al modo de los loros, lo que en el fondo deberá llenar de orgullo a su autora: ha pasado ya a ser patrimonio popular con visos de anonimato, al modo del canto a la ninfa Lorelei, o algunos poemas de Góngora que desde hace siglos la gente repite como poesía surgida de lo popular.

En febrero tenemos nuevo libro de Muñoz Molina donde el autor describe el itinerario por diversas ciudades de Benjamin, Baudelaire o Joyce

En febrero tenemos nuevo libro de Muñoz Molina (Seix Barral), Un andar solitario entre la gente, donde el autor de El invierno en Lisboa describe, junto a collages perpetrados por el autor, el itinerario por diversas ciudades de autores como Walter Benjamin, Charles Baudelaire, James Joyce, Edgar A. Poe, etc. Es un libro para amantes de lo circunstancial en la literatura, pero que se revela esencial para unos tiempos donde, casi como en la Edad Media, nos encanta recoger reliquias de nuestros santos preferidos, vicio en el que todos incurrimos a pesar de las advertencias lúcidas y definitivas de Marcel Proust en Contra Sainte Beuve.

A medio camino entre la ficción narrativa y la biografía se halla Autorretrato sin mí (Tusquets) de Fernando Aramburu, de igual suerte que el libro de Andrés Ibañez de tremendo título, Construir un alma (Galaxia Gutenberg) que, de seguro, nos nos dejará indiferentes.

¿Cómo no íbamos a referirnos al último libro del que parece eterno candidato al Nobel, el poco querido por mí, Haruki Murakami, que publicará en Tusquets, Matar al comendador, libro inspirado en el Don Juan, de Mozart? ¿ o la irlandesa Edna O´Brien , de la que se editará sus Memorias en Errata Naturae y un recopilación de sus magníficos cuentos en Lumen?

Acabamos con un celebrado autor de best sellers: John Le Carré con El legado de los espías (Planeta). Aunque Le Carré, es decir, sus últimos libros escritos, no están a la altura de los que tenían como protagonista a Smiley y el malvado Karla, no deja de ser un autor que domina como pocos la cocina literaria. Veremos.

¿He dicho finalmente...?

Ahora sí, pero antes dejar constancia de la edición de la Poesía Completa, de Emily Brönte en Alba Editorial. Nos despedimos de este modo con una joya.

Leave A Reply

Your email address will not be published.