facebook    twitter    google plus    youtube
   
ENTREVISTA AL NUEVO PORTAVOZ NACIONAL DEL PARTIDO GALLEGO ANOVA

Antón Sánchez: “Hay que ser beligerantes con los barones del PSOE traidores al socialismo”

MIGUEL MUñOZ | Publicado:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on Reddit
AntonSanchez

Antón Sánchez, diputado autonómico en Galicia por En Marea y nuevo portavoz nacional de Anova, en una imagen de archivo. / Anova

El pasado fin de semana se convirtió en el nuevo portavoz nacional de Anova a falta de ratificación oficial dentro de la nueva dirección. Sustituye al histórico Xosé Manuel Beiras, que compartía portavocía con el alcalde de Santiago, Martiño Noriega. Es diputado autonómico en Galicia dentro de la coalición que forma En Marea junto a Podemos y la federación gallega de IU, Esquerda Unida (EU). Antes, estuvo en la construcción de Alternativa Galega de Esquerdas (AGE), que muchos consideran como el primer embrión de las confluencias que vinieron después. Antón Sánchez (Alicante, 1974) atiende a cuartopoder.es para hablar sobre diferentes cuestiones de actualidad política.

— Supongo que sustituir a Beiras es una gran responsabilidad y un reto. ¿Cómo afronta esta nueva etapa en el partido?

— Sí que lo es. Sabiendo que lo sucederé orgánicamente pero que no es posible en el nacionalismo gallego de izquierdas ocupar el espacio de Beiras. Por mucho que se le suceda en el cargo. Colectivamente, un grupo de hombres y mujeres de Anova queremos dar un nuevo impulso al partido y al espacio de unidad popular que hoy representa En Marea. Contaremos con el papel, en otro lugar, de Xosé Manuel. Sigue con su compromiso intacto. Es un momento de renovación que creemos que tocaba ahora. Es necesario que emerjan nuevas caras y liderazgos en la organización.

— Desde su formación mantienen una apuesta por la confluencia y la unidad popular. ¿Qué importancia tiene Anova en este proceso?

— Desde la humildad absoluta creemos que Anova, desde su nacimiento en 2012, apostó por esa herramienta imprescindible para tener la fuerza necesaria y plantarle cara a las políticas del sistema. Hemos sido durante estos 5 años, a pesar de las dificultades, coherentes. Creo que en Galicia, junto con otros compañeros, fuimos pioneros en este movimiento a nivel de Estado. Surgió AGE, apuesta rompedora en el panorama político. Rompió la frontera entre el nacionalismo y el llamado españolismo, unidos en base a unos mínimos comunes como reconocer a Galicia como nación y el derecho a la autodeterminación. A partir de ahí ese sujeto se fue ampliando hasta que en 2015 hay un movimiento de mareas municipales que expresa la entrada de la ciudadanía activa a liderar los procesos. Siempre estuvimos participando ahí, aportando nuestro discurso y tratando de fomentar cohesión a nivel nacional.

— Participan en En Marea tanto a nivel gallego como estatal. Anova ha sido crítico en varias ocasiones sobre cómo se ha desarrollado el proceso. ¿En qué situación ve el sujeto político? ¿Qué pasos tiene que seguir En Marea para avanzar?

“En Marea tiene que ser algo más que una colación de partidos”

— Es un proceso complejo. Es el momento de dar pasos adelante en la apuesta organizativa y estratégica. Reconocemos que En Marea no puede ser un partido al uso porque hay organizaciones que no van a desaparecer ni perder su personalidad. Pero tiene que ser algo más que una coalición de partidos. Tiene que darle espacios de participación a mucha gente que no pertenece a ninguna de las organizaciones. Hay que ser capaces de consolidar En Marea no en lo electoral, donde siempre ha sido un éxito a pesar de no derrotar al PP, sino en el seno de la sociedad. Es decir, siempre dijimos que la ocupación de las instituciones no era la solución por sí misma sino que era una herramienta y palanca de cambio al servicio de la sociedad civil.

Tenemos que dar un paso para que En Marea tenga espacios de participación por todo el país y que funcione no sólo en las instituciones sino también en cada uno de los concellos de Galicia. Darle la oportunidad a mucha gente que apuesta por la unidad pero que no está organizada. Eso conjugarlo con la pervivencia de las organizaciones para las que es muy prematuro disolverse en un único partido. Pero hay que dar pasos adelante y no estancarse.

Antón Sánchez. / Anova

— El pasado año, en una entrevista con este medio, Beiras señalaba que dentro de En Marea “se registraron defectos en el funcionamiento por asuntos de conductas de cuadros de partidos que siguen operando con los esquemas de vieja política”. ¿Cómo se puede superar eso?

— La solución es ampliar los espacios de discusión y debate, dejando atrás las mesas de partidos y dando entrada a toda esa ciudadanía, para que en el caso de que algunos dirigentes utilicen sus cargos para hablar de intereses de organización anteponiéndolos a los de la ciudadanía, tengan capacidad para decirles que por ahí no se puede ir. Hay que darles protagonismo a las mareas municipales, donde mejor se expresó la unidad popular. Se consiguieron los proyectos más cohesionados ahí. En Galicia, siempre que se apostó por eso la gente lo ha premiado de forma espectacular. En cinco años hemos conseguido ser la segunda fuerza detrás del PP. Hemos conseguido tener un grupo parlamentario en Madrid, que sólo por la cacicada de la Mesa no lo tenemos formalmente.

— ¿El modelo debe replicarse a nivel estatal con Unidos Podemos o En Comú Podem en Cataluña?

— Nosotros no queremos ser el ejemplo de nadie. En cada nación o pueblo se deben de articular las soluciones que emanen de abajo. Lo que sí es importante es que en todo el Estado haya una alternativa que no olvide el rupturismo con el régimen, que parece que a veces se nos olvida tener ese horizonte. Las políticas que sufre la gente no son errores del sistema sino causadas por el propio modelo. Es importante que se tenga en cuenta en todo el Estado. En todas las convocatorias electorales, tanto en las europeas como en las generales, apelamos a la unidad en torno a este objetivo de ruptura. Aplaudimos todos los pasos que se han dado porque creemos que eso contribuye a que las cosas cambien.

— ¿Qué valoración hace del trabajo realizado por las mareas municipales? Aquí en Madrid hemos visto cierta tensión entre el activismo que apoyó a la plataforma municipal y el trabajo dentro de las instituciones. ¿Cómo se conjuga eso?

— Para nosotros es fundamental apoyarlas porque en Galicia son la punta de lanza, son identificadas por el PP como la principal amenaza. Estamos apoyando el poder municipal. Lo que se ve son las dificultades de hacer frente a los poderes fácticos de las ciudades y de que no te engulla el trabajo diario en una mareas que en el mejor de los casos tenían un año de gestación y que, por tanto, no estaban maduras. La absorción de muchos cuadros debilita el trabajo fuera de la institución, pero es imprescindible fortalecerlo para obtener victorias políticas. Es una batalla dura pero interesante. En 2019 será un momento decisivo para la ampliación. No conozco Madrid o Barcelona, pero se pondrá a prueba la madurez de las mareas.

La gente tiene que jugar su papel, tiene que haber crítica constructiva desde fuera. Es muy duro y difícil pero sólo si se consigue ese equilibrio se podrá plantar cara. No nos enfrentamos sólo al PP en este caso, sino a poderes que ven como de repente ocupan los ayuntamientos gente libre de ataduras. Cualquiera de los otros partidos tenía ciertas servidumbres que pagar y relaciones que condicionaban las políticas. De repente entraron Xulio Ferreiro, Martiño Noriega o Jorge Suárez y eso supuso una amenaza. La reacción de los poderes económicos fue bastante agresiva. Es la principal batalla a disputar.

— ¿Cómo debe ser la relación del espacio del cambio con el PSOE? Hemos visto como en Galicia han actuado de diferente forma con Marea Atlántica en A Coruña, rechazando los presupuestos, que en Santiago, facilitándolos.

“En Galicia hay que tender la mano a colaborar con el PSOE donde sea posible sin cambiar ni perder nuestras señas de identidad”

— En el caso concreto de Galicia se refleja la falta de un liderazgo y proyecto unificado. Parece que el PSOE actúa como un reino de taifas sin criterio claro. Hay que diferenciar lo que son las élites del PSOE, que aplicaron las políticas neoliberales en los gobiernos del Estado, de mucha gente que apoyó a los socialistas con conciencia de izquierdas y cambio. Mucha gente de esa ha pasado a apoyar a las mareas. Vimos sorprendidos la reacción emocional de mucha gente cuando el PSOE se abstuvo en la investidura de Mariano Rajoy. Para nosotros no fue ninguna sorpresa, pero militantes se echaron a llorar considerando que era una traición a sus ideales. Hay que ser beligerantes con los barones y baronesas, traidores al socialismo y cómplices de las políticas del PP. En Galicia hay que tender la mano a colaborar donde sea posible sin modificar ni perder nuestra señas de identidad. Es cierto que en muchos casos la alternativa al PP tiene que contar con el PSOE y BNG. Esto no debe implicar perder la radicalidad de nuestro mensaje.

— Desde fuera, da la sensación de que el PP gallego es invencible. Han vuelto a obtener mayoría absoluta en las últimas elecciones. ¿Cómo se le derrota?

— En esto soy muy autocrítico. Es una organización muy implantada y a nivel electoral es muy potente. Pero sí creo que le pasan factura las cosas, ha sufrido un desgaste desde las europeas de 2014. En las municipales sufrieron una derrota muy severa perdiendo sus principales bastiones, quedándose sólo con una capital de provincia y una diputación. Retrocedieron a niveles de votación de antes del 89. En las generales de diciembre pasaron de 15 diputados gallegos a 10. Es un enorme castigo. Pero hay que hacer autocrítica en nuestro caso. A partir de las elecciones del 20-D en las generales, donde En Marea fue segunda fuerza con diferencia, tuvimos en la mano ser alternativa al PP. Nos equivocamos en muchas cuestiones. También influyó posteriormente que no se produjera un cambio en el Gobierno estatal. Frustró a mucha gente. Tenemos que ser capaces de hacerlo mejor, de que nos puedan ver como una alternativa fiable al PP. Pesaron tanto la frustración como nuestros errores. Si nosotros lo hacemos bien, las causas de nuestro resultado siguen ahí: la precariedad, el sufrimiento y la injusticia siguen ahí, la gente sigue teniendo dificultades. Esa es la fuerza que estaba detrás de todo este proceso. Si lo hacemos bien, el PP no es invencible.

— ¿Por qué en Galicia el nacionalismo no tiene tanta fuerza como en País Vasco o Cataluña?

“El soberanismo en Galicia está ligado a la mejora de las condiciones de vida de la clase trabajadora”

— Son realidades sociológicas y económicas diferentes. Los orígenes del nacionalismo catalán y vasco son diferentes. Nosotros apostamos por ese análisis. Conociendo la realidad económica de Galicia vemos que la subordinación a las decisiones de Madrid y Bruselas suponen una pérdida de posibilidades a la ciudadanía de mejorar sus vidas. El diseño del Estado a nivel de financiación supone la continua pérdida de peso de Galicia respecto al Estado y no poder desarrollar todo nuestro potencial. Por eso reclamamos el derecho a la plena soberanía de nuestros recursos para poder realizar nuestras políticas. En Galicia el nacionalismo es emancipador para las clases populares, quien conserva la lengua y cultura popular es la clase trabajadora, los campesinos y los marineros.

El soberanismo aquí está ligado a la mejora de las condiciones de vida de la clase trabajadora. Nosotros queremos que la apuesta de En Marea es por un proyecto nacional-emancipador, superando la dicotomía entre nacionalismo y no nacionalismo pero con la idea clara de la emancipación de Galicia y relacionarse en pie de igualdad con los otros pueblos del Estado. Aquí no hubo burguesía que apoyase la libre decisión de Galicia o que reclamase autogobierno. En Euskadi y Cataluña sí.

— La asamblea de Anova saltó a los medios estatales sobre todo por una pelea que se dio dentro. ¿Qué pasó?

— Fue una cuestión muy extraña que nos sorprendió. De hecho no fue una asamblea especialmente tensa o conflictiva comparado con otras. No daba la sensación de que pudiera haber una discusión subida de tono y ni mucho menos que llegara a las manos. Es evidente que fue un hecho intolerable. A pesar de que se discute con pasión, no puede pasar eso. Somos Anova-Irmandade, que viene de las hermandades. Hablamos mucho de la fraternidad y que aspiramos a una sociedad en la que prime la colaboración. Si en ninguna organización se justifica eso, en Anova nos parece especialmente grave.

Resultado:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ( 46/5 | 10 votos)
Loading...
Imprimir

Categoría | espana

Comentarios |1 Comentario »

florentino | Martes, 28 28Europe/Madrid Marzo 28Europe/Madrid 2017 |2:08 PM| puntuación:1
Vote -1 Vote +1

Antón Sánchez se ha dejado una cosa muy esencial, en Galicia: Las drogas!!.. Toda la cornisa Cantábrica estuvo plagada de drogas. El sistema, los quería dependientes, he hipotecados eternamente, no solo ellos también sus familias: este factor no se nos puede escapar en el devenir de los Pueblos, cuando los analizamos!!. Muy buena entrevista.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Normas de uso

Para dejar un comentario es necesario registrarse.

No se admitirán los que sean contrarios a las leyes españolas o insultantes.


PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

ÚLTIMOS COMENTARIOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

ÚLTIMAS ENTRADAS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

BUSCAR

Aviso Legal | Política de cookies | ¿Quiénes somos? | Publicidad | Diseño Web

Salvo indicaciones, el contenido íntegro de Cuarto Poder de Mesa de Redacción, SL
está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.
Creative Commons License