Villalobos y su aporofobia

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado:

Celia Villalobos sesteando es su escaño y jugando al Candy Crush
Celia Villalobos sesteando es su escaño y jugando al Candy Crush mientras presidía una sesión en el Congreso de los Diputados. / La Sexta

La exvicepresidenta del Congreso de los Diputados Celia Villalobos ha dicho, en el programa de la televisión pública “Los desayunos de TVE” y sin ofrecer un solo dato, que “hay muchos pensionistas que llevan más cobrando la pensión que trabajando”. Miembro del partido que ha saqueado la hucha de las pensiones, Villalobos propone soluciones: “Potenciar los planes de pensiones de empresas, que funcionan muy bien en Europa pero que no funcionan bien en España… Hay que favorecer que los trabajadores tengan una mochila que se llevan a la empresa donde van con un fondo privado, que no necesariamente tiene que ser de un banco, sino un fondo de la empresa donde tu puedes meter dinero”. Leer más …

Nuevos soportes para nuevos horizontes

JORGE MORUNO | Publicado:

feminismo y ecologismo
El cartel de la propaganda We Can Do It! (‘¡Podemos hacerlo!’), de la compañía Westinghouse Electric. / Wikipedia

El Gobierno quiere convencer a la población española de que continuamos por la senda correcta, la de la recuperación. Todavía no se ha logrado el objetivo de 20 millones de personas dadas de alta en la seguridad social, pero vamos camino de conseguirlo para el año 2020. El Gobierno afirma que puede recuperar los datos de afiliación a la seguridad social y reducir el paro a cifras anteriores a la crisis. Sin embargo, el diablo está en los detalles. Es posible que se recuperen las cifras estadísticas a cambio de empobrecer a la población. Seguimos hablando de “creación de empleo” a lo que ya es otra cosa distinta que nada tiene que ver con tener garantías, seguridad, estabilidad, ingresos estables y suficientes y perspectivas de futuro. Tanto la OCDE como los sucesivos informes de la Comisión Europea, vienen alertando del frágil crecimiento de la economía española que no está reduciendo la desigualdad. Leer más …

Hergé en Catalonia

GABRIELA BUSTELO | Publicado:

Tintín en Catalonia
Mural urbano en Sabadell de Tintín. / Joan Carles Torres (Flickr)

Recién iniciado el nuevo año, recapitulemos sobre la crisis catalana para intentar entender una situación tan esotérica que el gran Hergé pudo haber publicado perfectamente un Tintín en Catalonia. Como es sabido, el dibujante belga ideó dos países europeos imaginarios llamados Syldavia ―una monarquía democrática― y Borduria ―una autocracia prosoviética―, pero la alienada Cataluña secesionista de 2018 recuerda a La isla negra, la historieta de Hergé de 1937 sobre un enclave escocés aislado del mundo donde se oculta una red de falsificadores. ¿Una exageración? Ni mucho menos. Veamos cómo está el asunto catalán al terminar la segunda semana de este año nuevo. Los secesionistas catalanes han acordado volver a designar al huido Carles Puigdemont como líder regional, con la particularidad de que tendría que gobernar por Skype, ya que en el momento en que pisara suelo español sería detenido por rebelión, sedición y malversación. El cómic Tintín en Catalonia debería explicar, por tanto, que el líder español Puigdemont se ha refugiado en Bélgica ―precisamente donde nació Hergé en 1907― inmediatamente después de proclamar la independencia ilegal de la región nororiental española. Leer más …

La Conferencia Episcopal financia el odio

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado:


El comentario de Luis del Val, en la COPE, sobre la cabalgata de Reyes.

Luis del Val era el hombre blandengue que escribía los empalagosos perfiles de los personajes a los que entrevistaba Iñaki Gabilondo en la Cadena SER: “Cuando fulano entra en el estudio deja tras de sí un olor a rosas y un tranquilo aroma a melancolía…”. Pura baba. Pues resulta que el edulcorado individuo escondía a todo un rabioso homófobo. No ha sido necesario más que un cambio de aires, de la SER a la COPE, para que encontrase el hábitat adecuado para llevar a cabo la transformación. Escuchen su comentario sobre la cabalgata de reyes en Vallecas, que encabeza estas líneas… Leer más …

Sobre el enferruxamento con Juan Cruz por sus editoriales durante el franquismo

ALFREDO CONDE | Publicado:

Juan Cruz
Juan Cruz, periodista de El País.

Para no ser acusados de intentar reabrir viejas heridas, tal y como se nos recomienda con una asiduidad enfermiza que se hace sospechosa, cuando de lo que en realidad se trata es de que no consigamos cerrarlas nunca porque, mientras sigan ahí, nos recordarán el escarmiento habido, para eso y por más razones, no hablaremos de la memoria histórica ni tampoco lo haremos de ese triste título de subcampeones mundiales en la especialidad de conservación de fosas comunes que ostentamos justo detrás de un país como Camboya sobre el que no hará falta dar detalles. Leer más …

Sangrienta telebasura

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado:

telebasura
Jose Enrique Abuin, el asesino confeso de Diana Quer, trasladado por efectivo de la UCO. / Lavandeira jr (Efe)

Los tertulianos televisivos de sucesos se vitoreaban estos días unos a otros con gran entusiasmo: la detención del presunto asesino de Diana Quer les hacía entrar en el 2018 por la puerta grande. Uno dio la exclusiva de la noticia, otro de la detención, el tercero recogía declaraciones de la mujer del supuesto agresor, un cuarto ofrecía detalles desconocidos de un presumible abuso sexual, el quinto… “¡Felicidades Fulano, por tu excelente trabajo”, le decía el tercero al primero. “Mientras algunos estaban lavando los gambones para noche vieja, mengano fue el primero en dar la primicia. Periodismo 24 horas siete días a la semana”, escribía en Twitter el cuarto al segundo con una redacción claramente mejorable. No había periodista necrológico que no aportase su granito de arena, más bien su gotita de sangre, en una información condenada a ocupar las portadas de los grandes medios durante días. Leer más …

Marcando paquete

GABRIELA BUSTELO | Publicado:

Arnold Schwarzenegger, Emmanuel Macron y el primer ministro belga Charles Michel posan junto a un grupo de adolescentes
Arnold Schwarzenegger, Emmanuel Macron y el primer ministro belga Charles Michel posan junto a un grupo de adolescentes frente a la Torre Eifel, el pasado 12 de diciembre. / @EmmanuelMacron (Twitter)

Conforme se nos escapa el 2017 entre los dedos, el ciclo informativo se ha acelerado tan agresivamente que las noticias españolas parecen devorarse unas a otras como pirañas, compitiendo a vida o muerte en una actualidad cada vez más líquida. En este contexto virulento, por momentos grotesco, el papel del curador de información ―periodista o gurú mediático― que hace de intermediario entre la noticia y el público es hoy tan crucial como traicionero. En el río revuelto de la sobreinformación, los ‘expertos’ echan sus redes temprano, atrapan la noticia y la revenden ya etiquetada, es decir, clasificada por el feroz sistema binario que discrimina toda nuestra vida ideológicamente. En España este binarismo dogmático que ordena todo pensamiento o acto es una guerra civil posmoderna que dispara palabras como balas de AK-47. Al entrar en las redes cada mañana los mercaderes mediáticos nos venden su ‘pescaíto informativo’ ―la piraña es comestible, por cierto― con técnicas variadas que van desde la simpatía individual tipo tendero de barrio hasta la presión teledirigida de cientos de miles de escuderos mediáticos. Leer más …

Postal borbónica

ATXE | Publicado:

Discurso del ReyDiscurso del Rey

Democracia fácil

DANUTO | Publicado:

democracia fácil
DANUTO

El ‘procés’ cambia la política española

JESÚS CUADRADO | Publicado:

Pedro Sánchez y Miquel Iceta conversan durante la reunión de la Ejecutiva del PSC
Pedro Sánchez escucha las explicaciones de Miquel Iceta durante la reunión de la Ejecutiva del PSC, celebrada hoy en Barcelona, y en la que se han analizado los resultados del 21-D. / PSC (Flickr)

Y el perdedor es… ¡La Izquierda! Hicieron todo lo posible por conseguir la derrota electoral el 21-D y lo lograron con creces. Me lo temía cuando en un artículo anterior escribí que el juego del PSC-PSOE y el de Podemos con su comprensión del nacionalismo catalán lo pagaría caro la izquierda, y lo ha pagado. “Se arriesgan a perder a sus electores que, en su inmensa mayoría, ni son independentistas ni apoyan el procés”. Y los perdieron. ¡Pánfilos, pánfilos, pánfilos! Leer más …

El nacimiento de las leyes

ATXE | Publicado:

Rodríguez Zapatero en Barcelona en el acto de apoyo a Iceta

Al problema político en Cataluña se le deben buscar soluciones políticas

ALFREDO CONDE | Publicado:

problema político en Cataluña
Carles Puigdemont encabeza la manifestación independentista celebrada en Bruselas. / Stepahnie Lecocq (Efe)

A pesar de que algunos no lo crean y otros todavía no se hayan dado cuenta, en la lejana niñez de los que han alcanzado la misma edad que disfruta quien escribe, ya íbamos al cine. Leer más …

Hemos asesinado a Víctor Laínez

GABRIELA BUSTELO | Publicado:

Víctor Laínez
Minuto de silencio este miércoles frente al Ayuntamiento de Zaragoza tras la muerte de Víctor Laínez. / Efe

¿En qué nación occidental te pueden matar a palos en plena calle por vestir una prenda con los colores de la bandera de tu país? La respuesta es sencilla. En ninguna. La excepción es España, donde a Víctor Laínez le han reventado la cabeza con una barra de hierro por osar tomar una caña en un bar de Zaragoza llevando unos tirantes rojos y amarillos. La traumática relación de España con sus símbolos nacionales es tal que periodistas y escritores como Juan Luis Cebrián ―vía su hermana Belén en El País con la columna “¿Y ahora quién retira las banderas?”―, Soledad Gallego-Díaz (“Minimizar daños” en ‘Hoy por Hoy’ de La Ser) y Javier Marías (“Lo fácil que es engañar”, en El País), por citar solo algunos, han escrito recientemente artículos en los que alertaban sobre el reciente protagonismo de la bandera nacional en España. Como es sabido, la erupción otoñal del secesionismo catalán ha logrado que el resto del país se engalane de rojigualdas, cosa que tiene preocupadísimos a decenas de prescriptores de la vieja guardia. Imaginar a periodistas o escritores estadounidenses, británicos y franceses alarmados por la exhibición pública de las Barras y Estrellas, la Union Jack o la tricolore es una pérdida de tiempo. Sencillamente no sucede nada parecido en estas tres veteranas democracias. En Estados Unidos ondea la bandera nacional en cientos de miles de casas de votantes del Partido Demócrata y del Partido Republicano. En Reino Unido la parafernalia patriotera ―desde vajillas hasta sábanas― con la bandera nacional es una de las grandes industrias del país, generando millones de libras anuales en ventas. En cuanto al chovinismo bleu-blanc-rouge de Francia, basta ver la puesta en escena de cualquier acto gubernamental, tanto del conservador Sarkozy, como del socialista Hollande o el transversal Macron. Leer más …

Volver a la normalidad

ATXE | Publicado:

Volver a la normalidad_realidad española
ATXE

Transparencia

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado:

Portal de la transparencia
Rodrigo Rato, Mariano Rajoy, Jose Luis Cebrián y Juan Iranzo.

Las noticias se complementan. Es decir, se necesitan, están relacionadas, se buscan unas a otras para darse calor, se engrandecen con el contacto. Es imprescindible una visión global de la información, resumiendo, para entender toda su miseria. ¿No sabe de qué le estoy hablando? Pues lea conmigo estas cuatro noticias del día. De una sentada, sin respirar… “El abogado de Puigdemont: ¿Quién me paga? Secreto profesional”,  “El valedor de Puigdemont en Bélgica ampara a defensores del genocidio judío” (portada ABC), “¿El dinero entregado a Podemos? Hay hechos delictivos de los que informaremos en su momento”. Y la guinda, la pieza que cierra el círculo y da sentido al resto de noticias: “El portal de la transparencia no despega tres años después de su puesta en marcha”. Leer más …

Con la mierda en los talones

ATXE | Publicado:

Con la mierda en los talones_Corrupción
ATXE

La España que yo quiero

JESÚS CUADRADO | Publicado:

La España que yo quiero
El cantante y compositor canadiense, Leonard Cohen, tras ser galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2011, en el Teatro Campoamor de Oviedo. / J.L Cerejido (Efe)

La España que yo quiero es la de Leonard Cohen, la España a la que él vino a honrar cuando recogió el Príncipe de Asturias en Oviedo. “Eres un hombre ya viejo y no has dado las gracias”, dijo, y añadió que estaba allí esa noche “en agradecimiento a la tierra y al alma de esta gente que tanto me ha dado”. A continuación, en diez minutos emocionantes, dio sus razones. Leer más …

El ciclo de la propiedad

ATXE | Publicado:

El ciclo de la propiedad_capitalismo neoliberal
ATXE

La despedida de un profesor

AGUSTÍN MORENO | Publicado:

Agustín Moreno
Agustín Moreno durante su comparecencia ante la subcomisión parlamentaria del Pacto Educativo. / congreso.es

“Homines, dum docent, discunt”
(“Los hombres aprenden mientras enseñan”)
Séneca

Entrevista a Agustín Moreno en la Cadena SER

La vida es un cúmulo de emociones que lo dominan casi todo. A veces creemos que actuamos por la razón y la ideología pero a estas alturas compruebo que, sobre  todo, es el corazón y los sentimientos quienes dirigen nuestras decisiones más importantes. Leer más …

España: ¿un matriarcado machista?

GABRIELA BUSTELO | Publicado:

Una mujer prepara una mesa para una cena.
Una mujer prepara una mesa para una cena.

En Madrid hay 15.700 taxis oficiales, uno por cada 200 madrileños, lo que la convierte en una de las ciudades del mundo con más taxis por habitante. Pero hay dos días del año ―Nochebuena y Nochevieja― en que a partir de las 9 de la noche encontrar un taxi en la capital española no solo es complicado, sino excepcionalmente caro, con un suplemento de 6,70 euros que duplica al del resto de España. Las cenas navideñas del 24 de diciembre y del 31 de diciembre las celebran infaliblemente no solo los madrileños, sino una inmensa mayoría de españoles de todas las edades, clases sociales e ideologías. Pese al runrún anti-navideño que intenta politizar esta festividad ancestral, la Nochebuena familiar se celebra del mismo modo en toda España: una cena preparada con varios días de antelación y que reúne a todas las generaciones en torno a una mesa donde se ha hecho un esfuerzo especial en cuanto al menú. Leer más …

Ya llegan

ATXE | Publicado:

Reyes MagosReyes Magos.

Los santos inocentes

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado:

santos inocentes
Portada de ABC del día 27 de diciembre con la firma del acuerdo entre sindicatos, patronal y Gobierno

Hoy es nuestro día, querido lector. Los santos inocentes. Por si aún no se había dado cuenta, le diré que los santos inocentes somos todos. Es decir, usted, yo, esa señora que cruza la calle, ese señor que se baja del autobús, esos estudiantes que miran el móvil… todos los que consentimos que el Gobierno que preside Mariano Rajoy haya vaciado el 90% de la hucha de las pensiones al tiempo que preparaba a su ex jefe de gabinete, Jorge Moragas, un retiro como embajador en Nueva York con un sueldo de más de 200.000 euros anuales y casa pagada en pleno Central Park. El lugar donde llorar el fracaso que le ha supuesto el batacazo electoral del PP en Cataluña.

Leer más …

Navidad

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado:

Navidad
Cortylandia 2013 en el Corte Inglés de Sol en Madrid. / Youtube

Es Nochebuena, y quedo a mediodía con unos amigos para tomar el aperitivo en uno de mis rincones favoritos de Madrid: la terraza del Museo de Ciencias Naturales. Temo que esté abarrotado de familias en busca de pulpos gigantes y dinosaurios terroríficos, pero el plan compensa cualquier incomodidad. Cerveza y fósiles al sol madrileño de diciembre. ¿Alguien da más? Leer más …

España redefine la normalidad política

GABRIELA BUSTELO | Publicado:

Laura Sancho vota en nombre de Carles Puigdemont
La joven Laura Sancho vota en su colegio electoral de Le Planes (Barcelona) en nombre del expresidente Carles Puigdemont, huido en Bélgica. / @KRLS

La mañana siguiente a las polémicas elecciones autonómicas catalanas, Inés Arrimadas aseguraba en Onda Cero que “el mundo entero al fin ha comprendido lo que sucede en Cataluña”. ¿Y qué es lo que sucede en Cataluña? ¿Alguien lo entiende? ¿A qué se refiere Rajoy cuando habla de “recuperar la normalidad” en una región autonómica donde la corrupción se instauró oficialmente hace tres décadas? ¿Acaso ha sido Cataluña “normal” en algún momento desde la Transición? ¿Por qué define Arrimadas a Ciudadanos como el partido de la “gente normal”? ¿Son anormales ese 48% de catalanes que llevan votando por la independencia desde hace 18 años y que han vuelto a hacerlo esta Navidad de 2017? Como dice el escritor estadounidense Michael Medved, el verdadero poder lo tienen quienes son capaces de redefinir la normalidad. En España los términos “democracia” y “normalidad” se repiten a diario en los medios de comunicación y en las tertulias, precisamente porque nadie parece saber bien qué significan ninguna de las dos, aunque se nos venda el espectáculo de la “normalidad democrática” con un aplomo que asusta. Leer más …

Y lo jodió Montoro

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado:

Montoro
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Congreso de los Diputados en una imagen de archivo. / Efe

Hace un día precioso. ¡Verás como viene alguien y lo jode!”.

La frase, habitual en los baldosines de las tiendas de recuerdos para turistas, resume a la perfección la jornada. No la de hoy, día de elecciones en Cataluña, sino la de hace unos días, cuando comenzó a desmoronarse el sueño de un Ayuntamiento de Madrid del que los ciudadanos pudieran sentirse orgullosos. Leer más …

Una izquierda contra el miedo

JESÚS CUADRADO | Publicado:

izquierda contra el miedo
Vivimos en un mundo convertido en una “fábrica de temores”, en una “sociedad del miedo” como la califica en un libro reciente el sociólogo alemán Heinz Bude. / ambermb (Flickr)

Estamos instalados en la sociedad del miedo. En lo que Tony Judt llamó en 2010, poco antes de morir, “una nueva era del temor”. Antes, en los años treinta del pasado siglo, se vivió una etapa similar que llegó a las puertas del abismo y en la que brilló sin rivales la alternativa socialdemócrata. Tanto que, cuando hoy se balbucean posibles respuestas, todas llevan esta marca. Pero también sabemos que aquellas recetas no sirven hoy, que nuevos idiomas exigen nuevas sintaxis. Que las ideas zombi son eso, ideas muertas.

Nada es estable. Vivimos en un mundo convertido en una “fábrica de temores”, en una “sociedad del miedo” como la califica en un libro reciente el sociólogo alemán Heinz Bude, que con razón apunta que la pista a seguir es el miedo porque “nos enseña qué es lo que nos está sucediendo”.  Si no nos dejamos confundir con ensoñaciones, sabemos que los empleos son cada vez menos estables, que los sistemas públicos al servicio de la igualdad de oportunidades, como la sanidad o la educación, están en situación de riesgo, que los revolucionarios cambios tecnológicos de lo que algunos llaman la “cuarta revolución industrial” navegan sin control social.

Frente al miedo en los años 30, Roosevelt respondió con medidas nuevas propias de la socialdemocracia, como seguros ante el desempleo o la jubilación

Frente al miedo que estalló en los años 30, Franklin D. Roosevelt respondió con su “lo único de lo que debemos tener miedo es del propio miedo”, y con medidas nuevas propias de un Estado socialdemócrata, como seguros ante el desempleo o la jubilación, y medidas para una sanidad pública. Después de la Segunda Guerra Mundial, en parte de Europa se creó un Estado de bienestar, democrático y constitucionalmente fuerte, con una fiscalidad alta y con resultados indiscutibles. Como dice Judt, “seríamos unos insensatos si renunciáramos alegremente a este legado”.

¿Tiene futuro la socialdemocracia actual? Si no responde a los temores que intimidan hoy a la gente, ningún futuro. Los viejos partidos socialdemócratas europeos llevan años de conversaciones agotadas o, peor, de desesperadas imitaciones de sus adversarios. No existe hoy una respuesta socialdemócrata a esta nueva “era del temor”. Cuando Felipe González regresó de su viaje como presidente del gobierno a China, exhibió su emoción por lo que vio con su célebre “gato blanco, gato negro, lo que importa es que cace ratones”. Hace pues mucho tiempo que a los líderes socialistas europeos se les olvidó qué importante es para la gente el color del gato. Olvidaron que para la socialdemocracia, más que las leyes de la economía, lo prioritario son las consecuencias de la economía, que, como nos enseñó Karl Polanyi, no se trata de poner la sociedad al servicio del mercado, sino al revés. Luego vimos cómo esos líderes socialdemócratas transitaban sin complejo de los sillones del gobierno a los de los Consejos de Administración de las grandes empresas y entendimos qué quería decir Judt con eso de “a estos tipos les gusta el dinero”.

El dilema no es entre capitalismo y comunismo, sino entre la política de la cohesión social y la erosión de la sociedad mediante la política del miedo

Sí, alta traición. Corrompieron el fin para el que nació la socialdemocracia, el de enfrentarse a los temores de la gente.  Hoy, cuando crecen nuevos miedos, y más incontrolables que nunca, conviene resaltar que el dilema no es entre capitalismo y comunismo, sino entre la política de la cohesión social y la erosión de la sociedad mediante la utilización de la política del miedo, entre una nueva alternativa socialdemócrata y la opción de los fundamentalistas del mercado. Urge un giro discursivo en la “izquierda de gobierno” ante la velocidad a la que se multiplican las nuevas fuentes del temor en las sociedades de las nuevas revoluciones tecnológicas.

Hasta la gente del Foro Económico Mundial, como su fundador Klaus Schwab en La cuarta revolución industrial, se alarma ante las tendencias destructoras del empleo y señalan que, para detener esa deriva, habría que “reescribir nuestros manuales de economía”. Frente a la demagogia de los “neoliberales con boina”, los que voluntariosamente dicen que, como siempre, los cambios tecnológicos dejarán un balance de empleos positivo, los poco sospechosos líderes de Davos apuntan que hasta ahora, en contraste con revoluciones tecnológicas anteriores, las evidencias demuestran lo contrario. El resultado: en los países más desarrollados está aumentando la riqueza a la vez que aumenta sin parar la pobreza.

El ecosistema laboral tal y como lo hemos conocido se está desmoronando: puede crecer el PIB al tiempo que se reducen las condiciones de bienestar de la mayoría de la población

El ecosistema laboral tal y como lo hemos conocido se está desmoronando. Por eso puede crecer el PIB y el número de ocupados, como exhiben cada día los partidarios de Mariana Rajoy, al tiempo que se reducen las condiciones de bienestar de la mayoría de la población. La cuarta revolución industrial está provocando la generalización del miedo a no conseguir trabajo o a perderlo. Se trata de una revolución con la que “los algoritmos están en mejores condiciones de reemplazar a los seres humanos” en todos los campos. Como para no “regular”.

Los resultados de un sondeo del Foro Económico Mundial a ochocientos ejecutivos de las grandes compañías tecnológicas ponen los pelos de punta. Con millones de sensores conectados en el “internet de las cosas” se destruirán multitud de empleos poco cualificados. El fenómeno de Uber palidece al lado de las consecuencias para el empleo de los vehículos sin conductor, que espera a la vuelta de la esquina. Los encuestados creen que en 2025 un 10 por ciento de todos los vehículos en las carreteras de los EEUU serán de este tipo. Inteligencia artificial, robótica, impresión 3D, tienen repercusiones similares sobre los puestos de trabajo. Un ejemplo: el estudio prevé que a mediados de los años veinte el 90 por ciento de las noticias “podrían ser generadas por un algoritmo, la mayor parte de ellas sin ningún tipo de intervención humana”. ¡Algoritmos asesinos!

Caminamos hacia un mundo en el que la llamada economía colaborativa, bajo demanda, modifica la naturaleza del trabajo y crea no-empleados y futuros no-pensionistas

En síntesis, caminamos a velocidad de crucero hacia un mundo en el que cada vez más gente compite por cada vez menos puestos por los que se pagan precios cada vez más elevados. “El ganador se lo lleva todo”. Ya no es solo cosa de los Messi y Ronaldo en el fútbol, el modelo se extiende a los mercados de abogados, médicos (“Los cincuenta mejores”), profesores (“el mejor profesor de España”), periodistas y etcétera. Un mundo en el que la llamada economía colaborativa, bajo demanda (un conductor de Uber, un comprador de Instacart, un anfitrión de Airbnb, un Taskrabbit), modifica la naturaleza del trabajo y crea no-empleados y futuros no-pensionistas. Es decir: fragmentación laboral, aislamiento, exclusión, deslocalización invisible.

De manera inapelable, como si no hubiera nada que hacer, asistimos a la destrucción de las bases de la vieja socialdemocracia, la que creó una amplia clase media que se convirtió en la muralla de protección del Estado de bienestar. Parece que esa clase media está en proceso de disolución y, al menos en España, quienes deberían estar dedicados a crear una nueva respuesta socialdemócrata contra los nuevos temores parecen incapaces de abandonar la “política del cuplé”. Inoperantes ante la urgencia de inventar un nuevo Estado regulador frente a los nuevos miedos. Tony Judt, que veía esa inoperancia, dejó escrito: “Tenemos que comenzar en otro sitio”. No veo aún dónde, pero soy optimista: la epifanía llegará.

Aprendiendo a pensar

DAVID TORRES | Publicado:

La inteligencia artificial ha dado la vuelta a 14 siglos de teoría ajedrecística
La inteligencia artificial ha dado la vuelta a 14 siglos de teoría ajedrecística. / Pixabay

En 1996, el entonces campeón del mundo Garry Kasparov se enfrentó a Deep Blue, una computadora de IBM, un jugador incansable, implacable, feroz, capaz de analizar cientos de miles de variantes en unos pocos segundos. A pesar de su fabulosa potencia combinatoria y de su bestial capacidad de cálculo, los programadores y grandes maestros que habían adiestrado a Deep Blue todavía no habían logrado refinar ciertos conceptos estratégicos que parecen elementales hasta para un jugador de café: el “concepto horizonte” en relación a un peón pasado o la debilidad de ciertas estructuras y posiciones en el tablero. No sin dificultades, Kasparov logró vencerDeep Blue y, con su característica arrogancia, se presentó como si fuese el paladín de la especie humana contra una inteligencia alienígena.

No obstante, un año después, en el match de revancha, Deep Blue derrotó a Kasparov en toda la línea, dejándolo noqueado, humillado como nunca antes ninguno de sus rivales. Alguien comentó que la reacción del campeón era comprensible aunque absurda, que sería lo mismo que si un recordman mundial de velocidad se deprimiera porque lo adelantaba un coche de carreras. Se pensaba y se piensa todavía que la inteligencia –una inmensa pinacoteca en la cual el ajedrez es algo así como una delicada pintura china– es una conquista exclusiva de la humanidad, un territorio vedado a las máquinas. Las máquinas podían correr más rápido, desplazar toneladas de peso, taladrar con una precisión infinitesimal, pero pensar, preparar trampas, urdir planes, era otro asunto, otro juego, otra historia. Sin embargo, hoy día sabemos que esa comparación entre corredor y automóvil era bastante injusta, que en realidad Kasparov se estaba enfrentando a una bicicleta.

«Paralelos a los torneos y campeonatos oficiales se disputan fabulosas batallas entre máquinas, torneos centelleantes donde no se comete un solo error»

Hace ya muchos años que los grandes maestros internacionales saben de sobra que los mejores jugadores sobre el planeta Tierra no son seres humanos. Paralelos a los torneos y campeonatos oficiales se disputan fabulosas batallas entre máquinas, torneos centelleantes donde no se comete un solo error, luchas incomprensibles, inasequibles al ingenio humano. En 2016 Stockfish 8 salió victorioso del Top Chess Engine Championship, un título que equivale al de campeón absoluto entre los motores de ajedrez actuales. Se calcula que el cociente ELO de Stockfish 8 ronda los 3.400 puntos, una puntuación virtualmente inalcanzable, muy superior, por ejemplo, a los 2.800 del vigente campeón humano, Magnus Carlsen.

Por eso la sorpresa en el mundo del ajedrez ha sido mayúscula al descubrir que Stockfish 8, con su babélico repertorio de aperturas, su abismal capacidad de análisis y su casi infinito archivo de posiciones y partidas ha sido vapuleado de arriba abajo por una inteligencia artificial (IA) que ni siquiera estaba especialmente preparada para jugar al ajedrez. Diseñada por Google Mind, AlphaGo Zero es una red neuronal artificial, una versión mejorada de DeepMind que, tras aprender las reglas básicas del juego y con sólo cuatro horas de entrenamiento en solitario –como si dialogara consigo misma– ha barrido del tablero a su rival cibernético por un apabullante 64 a 36. Dicho de otra manera, de 100 partidas disputadas ha ganado 28 (25 de ellas con blancas, 3 con negras) y ha hecho tablas en las restantes 72 partidas. Stockfish 8 no ha logado apuntarse un solo juego. Dan ganas de evocar aquellos marcadores terroríficos de 6-0 que inflingió Bobby Fischer primero a Taimanov y luego a Larsen en el torneo de candidatos antes de enfrentarse a Spassky, si no fuese por un pequeño detalle: Fischer, Spassky y todos los anteriores campeones mundiales hubieran sudado tinta para intentar arrancarle unas tablas a Stockfish 8.

«AlphaGo Zero analiza muchas menos variables que Stockfish8, pero gracias a su ‘intuición’, desecha los desarrollos más disparatados»

Lo que verdaderamente asusta no es el marcador, ni la capacidad de autoaprendizaje del programa, ni siquiera el hecho de que haya refutado en un periquete docenas de aperturas, defensas y líneas tradicionales. Lo asombroso es que ha demolido catorce siglos de teoría ajedrecística, inaugurando nuevas estrategias de juego. AlphaGo Zero sacrifica material sin compensación aparente en los primeros compases de la apertura, hostiga el desarrollo de las piezas contrarias, desplaza la propia dama sin miedo por todas las casillas, incrementa la presión sobre una zona determinada del tablero hasta restringir y asfixiar los movimientos de las piezas del adversario y termina imponiéndose mediante sacrificios pasmosos y previstos hasta el mínimo detalle. Por ejemplo, el movimiento de alfil a g5 en la quinta partida es de otro planeta. No es una cuestión de simple cálculo, ya que el algoritmo de Stockfish 8 analiza unas 70 millones de posiciones por segundo mientras que el de AlphaGo Zero, llamado Montecarlo, sólo analiza ochenta mil. Pero una de las cuestiones técnicas que marcan la diferencia entre uno y otro es que la red neuronal artificial profundiza en las variantes favorables, como si desechara de inmediato las continuaciones más disparatadas para encontrar sin titubeos el sendero correcto. En efecto, parece como si la máquina hubiese alcanzado una especie de intuición.

Google-deep-mind

El encuentro ha dejado a los expertos estupefactos: algunos piensan que tal vez podría considerarse la noticia más importante en la historia del ajedrez, aunque va mucho más allá de eso. Hoy día son las máquinas las que juegan con agresividad, creatividad y belleza mientras que los campeones humanos juegan como robots. En las diez partidas mostradas al público el juego de ambos módulos de análisis incendia literalmente el tablero, mientras que en el match por el campeonato mundial entre Magnus Carlsen y el aspirante Sergei Karjakin, celebrado el año pasado, muchos aficionados se quejaban del sopor, la monotonía, los caminos trillados y la falta de riesgo. Una verdadera decepción y un auténtico aburrimiento comparado con aquellos encuentros míticos entre Tal y Smyslov o entre Alekhine y Capablanca.

«En cuatro horas AlphaGo Zero ha demostrado que muchas de las estrategias y tácticas tradicionales del ajedrez humano, o están equivocadas, o no son las óptimas»

Cuesta aceptar que, en apenas cuatro horas, AlphaGo Zero haya demostrado que muchas de las estrategias y tácticas tradicionales del ajedrez humano –las mismas que los programadores intentan imbuir en las máquinas– o bien están equivocadas, o bien no son las óptimas. Para los ajedrecistas ha sido sorprendente descubrir que prefiere casi invariablemente el gambito de dama y la apertura inglesa, pero más asombroso aún es que decida maniobrar con la dama desde el inicio, retrasando el propio desarrollo, o mover el rey cuanto antes para usarlo como pieza de ataque en lugar de enrocarlo y protegerlo. Esta flagrante y exitosa violación de cánones sagrados y de reglas estratégicas elementales alertan de una posibilidad monstruosa.

AlphaGo Zero no sólo ha impartido una soberana cátedra de ajedrez que podría relegar a la prehistoria las lecciones de Morphy, Steinitz, Capablanca, Tal, Fischer y Karpov. Está redefiniendo toda la estrategia del juego. En cierto modo, puede decirse que nos está enseñando a pensar. O, al menos, a pensar sobre 64 casillas. Muchos científicos se han apresurado a quitar hierro al asunto, asegurando que todavía estamos muy lejos de crear una IA, que AlphaGo Zero sólo sabe jugar al ajedrez.

La historia parece ciencia-ficción, pero cualquier avance científico (desde el fuego hasta el aeroplano, desde la palanca hasta la microcirugía) tiene un elemento de ficción. De hecho, un célebre relato de Arthur C. Clarke (Marque F de Frankenstein) y varias fábulas de Asimov advierten del peligro de que una máquina se haga con el control del mundo, una fantasía apocalíptica que desarrollaron películas como Terminator o Juegos de guerra, donde proféticamente aparecen ordenadores que aprenden a pensar por sí mismos. Prefiero creer que AlphaGo Zero es más bien un embrión del monolito de Kubrick en 2001, el embrión de una mente todopoderosa alumbrada por nuestra propia mano que viene a sacarnos de la charca caníbal donde nos matamos desde hace milenios. A lo mejor la IA podría echarnos una mano en la difícil tarea de pensar, del mismo modo que las excavadoras nos ayudan a cavar, las grúas a levantar bloques de hormigón y los camiones a transportarlos. A lo mejor, en este viejo asunto del pensamiento, ni siquiera hemos empezado a usar siquiera el pico y la pala. Habría que ver qué hace una IA de aprendizaje profundo ante el problema de que el 99% de los recursos estén en manos del 1% de la población. Tal vez, si le enseñan las leyes básicas de la economía, inicie por sí misma una distribución de la riqueza y, de paso, acabe con las guerras, las disputas territoriales, las fronteras, las religiones, las desigualdades sociales, raciales y sexuales; promueva el vegetarianismo, salvaguarde el medio ambiente y utilice los ingentes presupuestos en armamento para canalizarlos en investigación médica, científica, tecnológica y filosófica. Tal vez necesitemos la prótesis de una inteligencia artificial porque lo que parece natural y congénito a la especie humana es la estupidez.

Esfínteres dilatados

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado:

El tuit de Jordi Borrell con insultos al líder del PSC Miquel Iceta
El tuit de Jordi Borrell con insultos al líder del PSC Miquel Iceta.

Un idiota ha dicho en Twitter que el líder del PSC Miquel Iceta es un “ser repugnante”, un “impostor” y, no se lo pierda, que tiene “los esfínteres dilatados”. Muchos ciudadanos de bien han saltado, tremendamente ofendidos sobre todo con el comentario anal, pidiendo que se acabe de una vez por todas con la impunidad en las redes sociales y se acuse al energúmeno en cuestión de delito de odio. La Fiscalía de Barcelona está investigando el caso: podría ser constitutivo de un delito de provocación a la discriminación por motivos de orientación sexual ya que el candidato socialista es, como él mismo ha reconocido, gay. Mientras tanto, el insultador se ha defendido como solo un necio de su calibre pude hacer: diciendo que, cuidado, él no es homófobo “ni mucho menos”. Solo le ha faltado decir que incluso tiene amigos no solo maricones, sino hasta negros. Leer más …

¿Aprender de la derecha? No gracias

JORGE ALEMÁN | Publicado:

Aprender de la derecha
El presidente de Argentina Mauricio Macri en un charla abierta con el futbolista Javier Mascherano. / Mauricio Macri (Flickr).

Últimamente es frecuente encontrar en determinados intelectuales ‘progres’ una decidida inclinación a tratar de recuperar para el propio campo la eficacia simbólica de las derechas para permanecer en el poder. Para estos intelectuales la izquierda está atrapada en su propio anacronismo. En ser “una cosa del pasado”. Y hay que admitir que en esta posición se esconde un síntoma verdadero de la configuración social contemporánea. En realidad la derecha no es que sepa por una nueva astucia de la razón permanecer en el poder. La derecha es el poder, su representante coyuntural. De un modo análogo al que Marx indicaba que la burguesía no necesitaba pensar la estructura del capital porque coincidía espontáneamente con el.

Leer más …

El Nobel en bragas

DAVID TORRES | Publicado:

Nobel de Literatura
Bob Dylan durante el discurso que dio en Estocolmo tras recibir el premio Nobel de Literatura. / Efe

Desde hace algún tiempo (quizá desde que lo ganara Echegaray en 1904), el premio Nobel de Literatura se está convirtiendo en un problema. No lo ganaron en su día ni Galdós, ni Kafka, ni Joyce, ni Proust, ni Rilke, ni Dinesen, ni Borges, con lo que la obra de Kipling, de Faulkner, de Shólojov, de Saint-John Perse, de Pirandello o de Aleixandre quedó bastante en entredicho. Hace dos años, el mundo de la cultura se rasgó las vestiduras al enterarse de que el galardonado era Bob Dylan, olvidando que la Academia Sueca ya había roto todos los esquemas premiando en 1953 a otro famoso cantautor: Winston Churchill.

Los Nobel son a la literatura lo que los Grammy a la música. Homer Simpson se descojonó de los Grammy al menos en dos ocasiones. Una, cuando rebuscaba en los bolsillos para darle una propina al botones de un hotel y acababa entregándole la estatuilla de un Grammy (“Pero qué porquería” decía el botones del hotel mientras lo tiraba al suelo). Otra, cuando todos los habitantes de Springfield recibían un premio cada uno excepto Homer; entonces se quejaba en voz alta, su hija le recordaba que había ganado un Grammy y él decía: “Bueno, quiero decir un premio que valga la pena”. Los productores del programa añadieron una nota en subtítulos en la que no se hacían responsables de las opiniones de Homer y añadían que ellos consideraban que el Grammy ni siquiera era un premio.

«La alternancia brutal de galardonados entre tarugos certificados y maestros indiscutibles siempre ha resultado muy misteriosa»

Parece que algunos premios, en efecto, cuanto más grandes son, más estorban. Con los Grammy o con los Nobel de Literatura esto pasa mucho, principalmente porque a todo el mundo le da por opinar sobre música y literatura mientras que se cuidan mucho de hacerlo sobre física, química o medicina. Con el Premio Nobel de la Paz (que ha recaído en genocidas como Kissinger, bartolos como Al Gore, cantamañanas como Obama o asociaciones de humoristas como la Unión Europea), los suecos tienen la excusa de que lo conceden los noruegos. Pero esa alternancia brutal entre tarugos certificados (¡Solzhenitsyn en lugar de Nabokov!) y maestros indiscutibles (García Márquez, Wislawa Szymborska, Saul Bellow) siempre ha resultado muy misteriosa. Somos muchos quienes sospechábamos que algunos académicos iban de tapadillo a las casas de apuestas a forrarse con información privilegiada.

Es lo que ha salido a la luz esta semana con la noticia de que el dramaturgo y fotógrafo francés, Jean-Claude Arnault, marido de la académica sueca Karina Frostenson, podría haber revelado antes de tiempo al menos en tres ocasiones el nombre del ganador del premio Nobel. Al parecer eso fue lo que hizo en 2004 (Elfriede Jelinek), 2005 (Harold Pinter) y 2014 (Patrick Modiano). También se jactó de haber propiciado la elección de su compatriota Le Clézio el año 2008. Interrogado acerca de este asunto por el diario sueco Dagens Nyheter, el que fuera secretario permanente de la Academia Sueca de 2009 y 2015, Peter Englund, hizo unas declaraciones bastante explícitas: “Ya nada me sorprende sobre esa persona, ese cabrón. Supongo que lo supo por su mujer”.

En realidad el escándalo saltó dos semanas atrás, cuando dieciocho mujeres denunciaron abusos y vejaciones supuestamente cometidos por Arnault y acaecidos desde 1996 en diversas sedes de la institución en París y Estocolmo. Con esto el galardón literario más prestigioso del mundo se suma a la oleada de denuncias por abuso sexual desatada desde Hollywood con el caso Weinstein y que se ha propagado al mundo de la música clásica con la ruptura de relaciones de la Metropolitan Opera de Nueva York tras las denuncias de tres adolescentes contra el célebre director de orquesta James Levine. Normalmente primero viene el guión, luego se hace la película y después se añade la música, pero el orden no altera el producto. La respuesta, decía Bob Dylan, está en el viento.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend