You’ll never walk alone

  • "cuartopoder ha sido uno de esos pocos medios que merecían no solo un vistazo sino detenerse con calma a leerlo cada día"
  • "Este diario visibiliza en cada artículo a las vulnerables, las invisibles, las perdedoras de la historia"
  • "No han faltado textos que explicaban, muy alejados del clickbait facilón fruto de titulares retorcidos, la situación de organizaciones políticas"

0

“Un mapa mundi que no incluya Utopía ni siquiera merece un vistazo…”

Oscar Wilde,

El Alma del hombre bajo el socialismo

 

Parafraseando a Oscar Wilde, podríamos decir que un medio de comunicación que no incluya Utopía ni siquiera merece un vistazo. cuartopoder ha sido uno de esos pocos medios que merecían no solo un vistazo sino detenerse con calma a leerlo cada día.

No ha sido un medio objetivo y equidistante. Y menos mal, porque detrás de esos adjetivos se esconden cabeceras de prensa que siempre, siempre, están de parte: de parte de los poderosos, de los intereses de multinacionales, de las posiciones más neoliberales que podamos imaginar. Y si alguna vez sale un pobre entre sus páginas, tened por seguro que será para señalarlo como culpable o para dulcificar la pobreza bajo algún nombre cool en inglés.

Frente a quienes solo dan voz a los que pretenden que nada cambie, cuartopoder visibiliza en cada artículo a las vulnerables, las invisibles, las perdedoras de la historia. Sin dulcificar, sin nombres que esconden el dolor y dibujan una realidad pasada por filtros para que nos parece apetecible seguir apuntalando un sistema que nos expulsa y compromete nuestro futuro.

Han pasado por sus manos, durante estos años, el drama de los alquileres, las profesiones más precarizadas y feminizadas, la salud mental, la falta de recursos en la atención primaria, los debates más calientes del feminismo, la visión ecofeminista del mundo, la memoria histórica o las luchas obreras que pocos más cubrían. Las desplazadas y refugiadas, el derecho al agua, la cruda situación a la que nos aboca la crisis global, ambiental y climática.

No han faltado los artículos que explicaban, muy alejados del clickbait facilón fruto de titulares retorcidos, la situación de organizaciones políticas como la mía, Izquierda Unida, dando voz y pluma a sus representantes, sin buscar brechas.

Han dado voz, también, a las denuncias de ONG, a las víctimas del fascismo pasado y presente, las trabajadoras del hogar y a las adolescentes, en pandemia y fuera de ella. Sus puertas siempre abiertas para quien necesitara un altavoz para explicar su situación, sus luchas y sus anhelos.

La actualidad política y las crónicas de las largas sesiones del Congreso encontraban su espacio junto a maravillosos artículos culturales en los que igual aprendías sobre fútbol, política y guerras que sobre el último éxito en hip hop. Artículos que se leías con el ordenador abierto para ir escuchando las canciones o buscando más sobre sus protagonistas.

En palabras de Ángel González, “Nada es lo mismo. Habrá palabras nuevas para la nueva historia y es preciso encontrarlas antes de que sea tarde”. Y en este caminar buscando las palabras nuevas que nos cuenten y expliquen la nueva historia nos faltará cuartopoder.

Toda la suerte y fuerza del mundo para quienes conforman este medio: Sato, Sara, María y Miguel. Os necesitamos dando guerra pronto: hojas nuevas pero la misma raíz.

Gracias por haberme hecho sentir parte de esa familia extensa que habéis construido, abriéndoos vuestra casa para contribuir al periodismo para el 99%.

You'll never walk alone

Leave A Reply

Your email address will not be published.