CUARTOPODER | Publicado: - Actualizado: 14/5/2017 19:48

Hugo Martínez Abarca *

Cuando Podemos introdujo machaconamente la idea de la casta como forma de designar a una oligarquía tóxica a muchos nos rechinó. Su contenido sustantivo era plenamente asumible (y así lo defendí cuando aún no estaba en Podemos) pero las personas que tienen la política en el centro de sus inquietudes solemos tener algo de religiosos (aunque queramos evitarlo a toda costa) y nos resulta ciertamente incómodo ver cómo se cambian nuestros rezos y simular que espontáneamente ya no tenemos que perdonar las deudas, sino las ofensas. Lo que rechinaba era una suerte de imposición artificial de una consigna a la que costaba sumarse sin impostar excesivamente: su evidente éxito popular mostró que esa resistencia era más un desdén aristocrático, que un análisis material de las posibilidades políticas de la casta.

En las últimas semanas ha aparecido en nuestra vida la trama. Hace un año escribía sobre ella Manolo Monereo (“frente a la ambigüedad del término casta, he propuesto el término trama” con un éxito evidentemente mayor a cuando yo proponía corte). El término permaneció en barbecho hasta que recientemente ocupa todos los discursos y las explicaciones que se dan a las reiteradas infamias políticas. Por supuesto, la trama nos rechina tanto como nos rechinó la casta, pero quienes nos equivocamos bromeando sobre la casta deberíamos imbuirnos de cierto escepticismo antes de decidir que una idea ajena no es eficaz.

Hay algunas diferencias entre los modos de expresión usados en 2014 con la casta y los actuales. Nunca se habló de “La Casta” con mayúsculas ni entre comillas, ni mucho menos se decía “lo que llamamos ‘La Casta’”. Se pretendía que la casta (con minúsculas) era un grupo poderoso pero cutre y torpe, una élite fallida y fracasada (la lumpen-oligarquía española que describía Íñigo Errejón desde mucho antes de Podemos). Gracias a eso entendimos que ese colectivo que había saqueado España y la había conducido a la quiebra política y económica estaba al borde de una derrota a manos de su pueblo. Y también se pretendía que la palabra no era una creación de laboratorio, sino una idea popular que los dirigentes de Podemos habían sabido elevar de las tertulias de los bares a las de las televisiones y radios: gracias a esa percepción llegó a las tertulias de los bares.

Esta diferencia entre “lo que llamamos ‘La Trama’” y “la casta” es tan simple que es fácilmente corregible para conseguir los dos elementos que harían de la trama una herramienta discursiva políticamente útil: una idea que se popularice y que muestre un enemigo del pueblo al que podemos derrotar.

Porque lo que explica la trama sí es una idea válida que explica buena parte del secuestro de la democracia y de nuestros derechos. Esa alianza de poderosos que hurta la soberanía popular y pone a los gobiernos electos al servicio de unos intereses opuestos a los de la infinita mayoría de nuestro pueblo, a la que también bien podríamos llamar sin exagerar la mafia y de cuyo funcionamiento real (con las complejidades añadidas que se quiera) nadie duda.

Para que además de ser analíticamente correcto el señalamiento de la trama, sea políticamente útil han de esquivarse dos riesgos.

En primer lugar que no sea seductor: nadie quiere formar parte de la casta ni de la mafia, pero cabría el riesgo de que La Trama (con elegantes mayúsculas y apariencia omnipotente) fuera una suerte de Comunidad del Anillo a la que a cualquier ciudadano en el fondo le gustaría pertenecer.

Y en segundo lugar que no aparezca como un ámbito eterno, mágico, inexpugnable: es políticamente útil si genera en nuestro pueblo la esperanza de derrotarla, es decir, si la trama es un reducto débil que ha sacrificado ya a tantos instrumentos de su poder (desde Juan Carlos al PSOE) y que ahora sólo sostiene a duras penas al primer gobierno en 40 años que no es capaz siquiera de aprobar un decreto ley al dictado de Bruselas.

¿Qué ganaríamos instalando en el imaginario popular una idea de enemigo fantástico y sólido al que resulta casi inimaginable vencer?

Es imprescindible para ganar instalar un relato, pero sobre todo conseguir que sea un relato que debilite al enemigo y sirva como impulso a nuestro pueblo para derrotarlo. Bienvenida sea la idea de la trama si ayuda a conseguirlo.

(*) Hugo Martínez Abarca es diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid y autor del blog Quien mucho abarca.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend