El sabio señala la Luna, el necio mira la Urna

  • ¿Cómo debe reaccionar la izquierda ante la nueva fase que vivimos?
  • "En conclusión, vamos perdiendo: han derrotado a “los indignados” y clausurado el ciclo que abrió el 15M"
  • "Resucitar un proyecto de país amplio y común desde la izquierda es posible si abandonamos las polémicas del día y los artículos que rezuman bilis y odio"

1

Otra vez, elecciones. “Abrázame hasta que tengamos Gobierno”. “Encuesta: ¿Qué has hecho más en el último año: votar o follar?. El humor es de lo poco que nos queda para evitar caer en el generalizado hartazgo que la montaña rusa electoralista nos provoca, incluso a los que militamos en formaciones políticas. Cuando en tu trabajo te escribe gente diciendo que en el Samur Social le han dicho que están saturados, que le toca dormir en la calle, o te lo tomas con humor o la repetición de elecciones es muy amarga.

No es el cometido de este artículo entrar en el reparto de culpas sobre el adelanto electoral, digo más, mi objetivo es salir un momento de la miopía cortoplacista de las elecciones, para fijarnos en otros elementos. Por ejemplo, a modo de breve recordatorio, tenemos dos retos fundamentales: la proximidad de una recesión económica y la amenaza creciente de la emergencia ecológica que vivimos. Sin detenerme en ello, cabe decir que la inversión de la curva de rentabilidad de los bonos estadounidenses (señal clara de proximidad de recesión en el pasado) y el freno del motor alemán en la UE, junto a los informes del Panel Intergubernamental de Expertos en el Cambio Climático (IPCC) son de ese tipo de “pilotitos rojos” de alarma que no podemos seguir ignorando sin tener un Plan (con mayúsculas).

¿Por qué hablar de otras cosas, en vez de hablar sobre el psicodrama electoral? Pues bien, porque aunque la izquierda parezca a veces un culebrón de telenovela: traiciones, egos, amores y mediocridad, estoy firmemente convencido de que los trastos que nos tiramos a la cabeza explican muy poco del momento de incertidumbre y reconfiguración que vivimos. De manera enormemente reduccionista, señalaría dos elementos que han sido y están siendo decisivos en el medio-largo plazo: el primero, la generalización y normalización de estructuras de partido “Juan Palomo: yo me lo guiso, yo me lo como”, en la que los hiperliderazgos o las mayorías condicionan las organizaciones acallando (o eliminando) a las minorías; además, en ese proceso se sustituye el debate colectivo y la lenta construcción organizativa que permiten las asambleas presenciales y la extensión territorial, en favor de plebiscitos digitales.

Publicidad

Sin espacios de disidencia y de reflexión pausada, las organizaciones se anquilosan y pierden la capacidad de responder a los acontecimientos y de generar cuadros en base a la formación y la ejemplaridad profesional o militante, en vez de en base a las lealtades de grupo (o, más frecuentemente, de grupúsculo). Montar una escisión se convierte en la salida lógica (o la única) de la disidencia: somos La Vida de Brian, con su Frente Popular de Judea y Frente Judaico Popular, pero sin gracia.

En segundo lugar, desde el “Abajo el Régimen” de Izquierda Unida al posterior “proceso constituyente” del Podemos de sus virginales elecciones europeas de 2014, toda la estrategia de la izquierda desde el 15M hasta prácticamente ayer se ha basado en el optimismo sobre un escenario de repliegue autoritario del bipartidismo y de la élite dominante que dejaría a una porción creciente de la gente humilde y trabajadora en situación de descreimiento, cuando no un airado cabreo, respecto a las instituciones y el bloque de poder dominante, lo que permitiría un rápido crecimiento de una alternativa democrática que confrontase contra la oligarquía.

Sin embargo, España no es América Latina, la “guerra de maniobra” y su “máquina de guerra electoral” ideada por Errejón rápidamente se estrellaron contra la realidad de una sociedad compleja, con una cohesión social agrietada pero sin cimientos de arena, en la que las “casamatas” (espacios culturales, ideológicos, mediáticos, de la sociedad civil que envuelven al Estado y construyen o defienden una hegemonía dominante) de las que hablaba Gramsci resisten los asaltos repentinos. Dicho con otras palabras: no nos hemos preocupado suficientemente de ser “dirigentes, antes que dominantes” dentro de la complejidad de nuestra sociedad.

El aluvión de ataques mediáticos contra el nuevo partido y la creación de “anticuerpos” con el lanzamiento de Ciudadanos para captar el descontento de capas moderadas de la población, taponando la transversalidad potencial de Podemos, fueron los primeros movimientos de las élites dominantes. Era necesaria una “guerra de posiciones” para la que Podemos e IU no estaban bien pertrechadas, incluso peor pertrechadas que antes, ya que muchos cuadros que los conectaban con los movimientos sociales, el mundo de la cultura, el mundo del trabajo y la sociedad civil habían sido absorbidos por la institución, sin relevo aparente.

El punto clave en el cual el bloque dominante consiguió desarmar a las llamadas “fuerzas del cambio” fue el momento “Ave Fénix” de Pedro Sánchez. Él, que había sido el candidato derechista del aparato del PSOE, se enfrentaba contra dicho aparato en nombre de las bases del PSOE, pertrechado con consignas de la “nueva política” y medidas de izquierdas que había abanderado el espacio de Unidas Podemos. De repente, “PSOE y PP, la misma mierda es” daba paso para enormes capas de la población a una nueva confianza en el PSOE aparentemente renovado. Podemos deseaba una victoria de Susana Díaz que les dejara el carril izquierdo libre para el despegue electoral, pero no tenía un Plan B para competir con un PSOE “podemizado”, por mucho que luego ese mismo PSOE siguiera siendo el valedor de la austeridad del artículo 135 de la Constitución, el gestor de los Presupuestos de Montoro y el defensor de la reforma laboral del PP, olvidando todas sus promesas electorales.

Por muchas tintas que puedan cargarse sobre la responsabilidad de las fuerzas del cambio en su derrota, no podemos olvidar que el adversario también juega (y con más recursos) y que su inteligencia ha pesado más que nuestros errores. Este fue el segundo y trascendental elemento ante el que, gracias al primer elemento, no tuvimos capacidad y agilidad de reacción suficiente.

En resumen, como decía un comunista: “la división no es la causa de la derrota, sino su consecuencia”. En el momento dulce del ascenso, las contradicciones se amortiguan y los liderazgos no son cuestionados, pero cuando la estrategia fracasa aparecen las divisiones, los egos agazapados y el resto de problemas que esperaban su momento bajo la alfombra triunfal. La derrota del espacio de Unidas Podemos a manos del PSOE es lo que ha posibilitado su fragmentación y el surgimiento de Más Madrid, con el riesgo de que-pese a que se busca salir de la subalternidad frente al PSOE- la división del espacio en torno a dos estrategias para hacerlo puede generar más subalternidad, en vez de una salida.

No parece que nadie del equipo de Errejón le susurre al oído -como a César- “recuerda que eres mortal”, ya que lo cierto es que el buen resultado de Más Madrid no superó los mejores resultados históricos de esa IUCM que todos (Alberto Garzón, Pablo Iglesias, Iñigo Errejón, etc.) pretendían superar. Tampoco salen favorecidos en la comparación Unidas Podemos, cuyo resultado apenas se acercó al 6% en la Comunidad de Madrid. Pese a los espejismos de los discursos autojustificadores o el, de momento, buen resultado de UP en las elecciones generales (mejor que el máximo histórico de IU con Anguita), el naufragio madrileño de todo lo que surgió a raíz de la ola del 15M es la verdadera vara de medir que nos permite constatar nuestro fracaso.

¿Cómo debe reaccionar la izquierda ante la nueva fase que vivimos? Efectivamente, como dice Esteban Hernández, hace falta un Plan, en el sentido programático del término. Sorprende que en la izquierda anglosajona (Sanders y Corbyn, pero no sólo) estén teniendo más debates que la izquierda española. Sin embargo, para poder aplicar cualquier plan hacen falta organizaciones fuertes, insertadas en el territorio, con un pié en la realidad y otro en el mundo posible que empujamos por traer, con cuadros capaces y relevos progresivos para evitar el aislamiento de las organizaciones o de sus dirigentes. Y ninguna organización por sí sola cumple esos requisitos, aunque todas contienen elementos valiosos que pueden contribuir a construirla. Remitiendo a Yayo Herrero (que lo explica maravillosamente en este artículo), necesitamos aprender de los feminismos para construir organizaciones vivibles, en las que los cuidados permitan distinguir entre el debate de las posiciones y el respeto a las personas (generando espacios inclusivos y amables de militancia), en los que es fundamental que seamos capaces de pactar tanto los acuerdos como los disensos. Solo entonces la unidad tendrá bases lentas pero sólidas.

El escenario nos invita al pesimismo si nos seguimos fijando en esa “Izquierda Lavapiés” que vive en su burbuja de polémicas y luchas cainitas. Sin embargo, fuera de esa burbuja, son muchas las experiencias de las que aprender. La Cádiz de “Kichi”, la Rivas de Pedro del Cura o la Zamora de Francisco Guarido comparten más de los que a sus respectivas corrientes les gustaría reconocer. Son fruto de esa “política agrícola” de la que hablaba Anguita, que siembra pacientemente para recoger la cosecha, es decir, una política que confía en la ejemplaridad y cercanía de sus dirigentes más que en los fuegos de artificio mediáticos y cuyas utopías son transmitidas con pedagogía concreta, usando la buena y aburrida gestión municipal como argumento de credibilidad de que sus hechos confirman sus palabras de que una sociedad más justa es posible.

Pero no basta con aprender de las victorias, aún más importante es aprender de las derrotas. En 2011, mientras una Izquierda Unida en ascenso disfrutaba confiada de las mieles institucionales, en Baleares se produjo un batacazo: EUiB quedaba extraparlamentaria por primera vez desde 1995, el peor resultado de una Federación de Izquierda Unida. En 2016, con 25 años, es elegido como coordinador general de la organización Juanjo Martínez. Ese mismo año, EUiB plantea una coalición amplia a las generales (con Més y Podemos) que consigue el mejor resultado de una candidatura de izquierdas en Baleares en toda su historia, sorpassando al PSOE.

¿Qué pasó en esos 5 años? Una ambiciosa renovación generacional que sacó a flote una reforzada organización con potentes lazos con los principales sindicatos y movimientos sociales, capaz de construir confluencia electoral en el 99% de los sitios pese a la intratabilidad de sus socios, una anomalía respecto a los desencuentros en el resto del Estado. Aunque hay mucho que aprender de la vuelta a la vida de EUiB, una renovación de ese calado (para que nos hagamos una idea, el 50% de sus concejales son jóvenes) no sería hoy posible en la izquierda: la dedicación de recursos y prioridad política de Podemos, Más Madrid o IU a sus referentes juveniles brilla por su ausencia.

Si buscamos, hay soluciones. Resucitar un proyecto de país amplio y común desde la izquierda es posible si abandonamos las polémicas del día y los artículos que rezuman bilis y odio, para centrarnos en aquellos retos que están en nuestra mano: tender los puentes de lo común entre aquellos que somos diferentes, fortalecer las organizaciones, enraizar en nuestra clase y en nuestra sociedad, aprendiendo de una periferia que -sin el foco permanente del madricentrismo- atesora algunas experiencias que nos pueden ayudar a salir del atolladero.

El primer paso es generar espacios de reflexión pausada, colectiva y compartida como los Ateneos, donde podamos hablar sin el ruido de las urgencias electorales. ¿O es que acaso la derecha neocon o socialiberal gana porque es menos mediocre que nosotros?

En absoluto, pero su mediocridad se ha preocupado por ser compensada por una tupida red de asociaciones, medios afines y think tanks brillantes. ¿Acaso la izquierda se ha planteado siquiera alguna vez una reunión conjunta de su ristra de fundaciones (FIM, FEC, La Trivial, Instituto 25M, La U, etc.)? Cada sede debería ser convertida en un centro social y cultural, pegado a la vida de su barrio.

En conclusión, vamos perdiendo: han derrotado a “los indignados” y clausurado el ciclo que abrió el 15M. Pero, seamos sinceros, nadie leía a Hessel en las plazas hasta que lo ensalzaron los medios. La indignación es una etiqueta que nos dieron y que, como un traje prestado, parecía valernos. Ahora ya somos suficientemente maduros para saber que con la indignación no basta.

Como diría Pietro Ingrao, el más listo y más de izquierdas de los eurocomunistas (sin poder popular en la calle, todos somos eurocomunistas), tenemos que pedir la Luna...porque:

“Indignarse no basta. Es necesario construir un vínculo colectivo, que puedes llamar movimiento, partido o de cualquier otra forma. (...) No basta con indignarse. Es una respuesta demasiado simple. Es necesario construir un sujeto político. Naturalmente que hay que comprenderlo bien, estudiar cuál puede ser o qué forma debe asumir, entender de qué modo, poco a poco, esta exigencia se lleva a cabo”.

Ese sujeto político necesita de un talento colectivo que ahora se encuentra disperso, porque lo que necesitamos estratégicamente choca con la táctica miope del reparto de la tarta electoral. Los relatos de traiciones o de mediocridades nos ocultan lo esencial: nos necesitamos los unos a los otros, desde las distintas fuerzas de izquierdas con identidad nacional a las diversas familias del populismo y el izquierdismo estatal. Tenemos que crear los espacios e instituciones que, como nos aconsejan tanto el republicanismo como el feminismo, permitan gestionar democráticamente los disensos y poner en marcha una organización masiva, capaz de relevos sanos y de insertarse en el conflicto social.

Pasarán las elecciones, derrotas y victorias dejarán su poso de aprendizajes...y con organización, reflexión y compromiso...la Luna será nuestra. Para Pietro Ingrao, se pedía la Luna y no el Sol, porque la senda de la Revolución no sigue el alumbrado pavimento de las certezas (como en el chiste, algunos siguen buscando bajo la farola las llaves que perdieron en otro sitio). Salgamos al encuentro de las dudas, compartámoslas con nuestro pueblo y nuestra clase, solo así encontraremos el camino.

1 Comment
  1. Florentino says

    Amigo, esto no ha terminado todavía; quedan por explicar muchas cosas y no en los Ateneos «guay», moderados por el mayoritario.
    «»El sabio señala la luna. El necio, mira la urna»». Con tus alegatos señalando quienes han sido derrotados los «indignados del 15 M»… Da la impresión de estar mirando la urna y de forma paralela con un sentido de: «venir y vamos todos, con flores a María que madre nuestra es».
    Victor, al 15 M lo ha combatido el régimen y sobretodo a las cabezas visibles (obviamos nombres); lo están haciendo ahora mismo. Primero dividir, cogiendo los eslabones débiles de una cadena que blindaba la «herramienta». Tú lo dices, pero precisamente por eso no debemos olvidar quienes son, han sido, siguen siendo y estando manejando la pieza clave de un Estado de derecho (en este caso de derechas); desconociendo posibles pactos poselectorales… Es imposible saber las cargas de profundidad que habrá que soportar.
    Es necesaria la unión Victor, siempre. Aunque no se puede homogeneizar agua y aceite.. Uno quedará siempre por arriba… Y si fuese una excisión personalizada, ególatra, transfuguista… Yo, no me callo, se tenderán los puentes necesarios, pero… el que hace una, hace un ciento !. Estamos lavando personas, «Operaciones», divisiones, que están recibiendo cobertura de aquellos poderes que les han «derrotado». ¿ No te choca lo de Errejón ?. Y la Sabanés ?. Y Bescansa ?. ¿ seguimos ?. Estamos justificando el esquirolismo bastardo, que tanto daño hizo y está haciendo; sobran los nombres, pero es grave que: «El sabio mira la urna y el necio vota al verdugo y antes se abraza a él».
    Victor, nunca serán iguales: El que Excluye, que el que Incluye. El que dice que va hacer y luego no hace nada. El que busca eliminar al adversario, que buscar fórmulas de cooperación…
    Usar las cloacas y medios fácticos… ¡ Eso lo deben de hacer otros… No seas pardillo !.
    ¡ Demasiada gente vive entre nosotros, en el mismo portal… Pero están en la luna, apoyando al verdugo con naturalidad de verdadero espanto !.

Leave A Reply

Your email address will not be published.