La Real Gana (sainete)

  • "Han tenido que pasar dos semanas para que el rey emérito acceda a que la Casa Real confirme públicamente su presencia en los Emiratos Árabes Unidos"
  • "En abierto contraste con su imagen pública, al rey al parecer ya no le importan las consecuencias, ni hace ningún esfuerzo por un mínimo ejercicio de responsabilidad"
  • "Hay una juventud a la que las gestas incontestables de la Transición le quedan muy lejos, y para la que la monarquía es una nebulosa antigua"

6

"¿Por qué ha hecho esto? ¿porque le ha dao la real gana?, pues en esta casa no hay más real gana que la mía". Sainete sobre el desencuentro entre un padre y un hijo. De Antonio Ramos Martín.

(El sainete es una pieza teatral breve de tema jocoso y normalmente de carácter popular, intercalado en una obra dramática) .
Han tenido que pasar dos semanas para que el rey emérito acceda a que la Casa Real confirme públicamente su presencia en los Emiratos Árabes Unidos. Un secreto a voces, después del fracaso de las torpes maniobras de distracción, como consecuencia de la ya famosa fotografía de don Juan Carlos bajando las escalerillas del avión en el aeropuerto de Abu Dabi.

Con ello, ha quedado desmentido el argumento de que poner tierra de por medio era para proteger a la monarquía. Muy al contrario, la salida de España ha añadido, en un mes de vacaciones políticas y judiciales, el morbo de los dimes y diretes sobre su verdadero lugar de destino.

Sin duda, uno de los peores destinos posibles, no por unas temperaturas realmente insoportables en la zona, sobre todo para una persona mayor, ni por su carácter de regimen autocrático, tampoco por la tensión política existente, tras el reconocimiento por éstos del Estado de Israel, sino por las resonancias políticas internas: los supuestos negocios ilícitos, entre otros el AVE a la Meca que han puesto al rey emérito en la picota de la opinión pública y en los indicios de las investigaciones judiciales dentro y más allá de nuestras fronteras. Solo pudo ser peor Arabia Saudí.

Una presencia en Abu Dabi que al igual que la salida de España no parece haberle gustado nada a su hijo, el actual rey Felipe VI, ni probablemente al presidente del gobierno, que habría tratado de cambiarla durante estos últimos dias, en un forcejeo en el que de nuevo se ha impuesto la real gana del rey emérito. Una vez más, y no parece que vaya a ser la última.

Porque el rey emérito se ha ido de su familia y de su país con gesto airado, dando un portazo y a un destino, primero desconocido y luego de implicaciones obvias que pueden ser desastrosas y con el consiguiente rechazo de su hijo, el actual rey. Algo similar a lo que ocurre en el sainete antes aludido.

Todo ello muestra al emérito como alguien a quien, en abierto contraste con su imagen pública, al parecer ya no le importan las consecuencias, ni hace ningún esfuerzo por un mínimo ejercicio de responsabilidad ni, por tanto, sus pasos futuros son en absoluto previsibles, al contrario de lo que afirma tanto experto cortesano. Otro verso suelto.

La carta de la casa real era pues la expresión de una ruptura anunciada, a la que se pretendía dar la apariencia de un acuerdo de mínimos. En ella el rey emerito eludía sus obligaciones: la de explicarse públicamente ante los españoles, y en su caso la de disculparse, ponerse a
disposición de la justicia y aclarar el destino de su extrañamiento temporal o definitivo.

Sin embargo, no dio ninguna explicación sobre los indicios de corrupción en los negocios, fraude fiscal o blanqueo de capitales que se investigan en Suiza y en nuestra Fiscalía del Tribunal Supremo. Nada tampoco de la anunciada regularización fiscal del donativo de decenas de millones de euros, aprovechando el plazo previsto para la amnistía fiscal del ministro Montoro. Y, sobre todo, una disposición a la justicia con sordina: al margen de la carta del supuesto acuerdo con la casa real y mediante una lacónica comunicación de su abogado.

Lo que ha venido después demuestra que estamos ante reacciones personalísimas del rey emérito.

Lejos del control de daños y de la protección del actual rey y de la Casa Real, el extrañamiento del rey emérito ha añadido agravios, torpezas e incertidumbre a la crisis que provocó en su momento la abdicación y no ha hecho más que aumentar la crisis de credibilidad de la propia monarquía.

Una monarquía sin otra legitimidad de origen que su papel determinante y comprometido con la transición democrática y la actual Constitución española, que sin embargo ha ido perdiendo cualquier legitimidad carismática y de ejercicio a chorros con sus acciones y omisiones, en particular a lo largo de las dos décadas del presente siglo.

De nuevo, asistimos a los torpes esfuerzos cortesanos por deslindar al rey Felipe de los negocios y devaneos de su padre mediante un blindaje político, institucional y mediático, que se empecina en el error y no ha supuesto ningún cambio en ese equivocado camino.

Precisamente porque han sido la inviolabilidad, entendida ésta como impunidad no solo para las decisiones sujetas a ratificación, sino para todo, incluidos los intereses personales, y la cortina de silencio pactada ante la opinión pública, los factores determinantes de una sensación de impunidad que ha malbaratado todo el legado del rey emérito adquirido durante la Transición y los primeros pasos de nuestra joven democracia.

Si la mínima asunción de responsabilidad política, al margen de la restrictiva responsabilidad judicial, ha adquirido hasta ahora tintes de sainete, cuando no de esperpento, las medidas de regeneración de la Casa Real para evitarlo en un futuro han resultado también muy poco convincentes, sobre todo en relación a la esencia del problema: el patrimonio real y los límites a los negocios y compatibilidades de los miembros de la Casa Real. En definitiva, a un Estatuto de la Casa Real sujeto a control parlamentario.

No basta con una fiscalización externa de lo presupuestado año a año ni tampoco con la reciente exclusión del rey emérito de los mismos, en el momento en que se conocieron una parte de sus supuestos negocios ilícitos y de su patrimonio, ni siquiera el gesto de la renuncia preventiva a la herencia por parte del rey Felipe VI.

Tampoco mejora su imagen con la gira de adhesión, primero por las provincias españolas y recientemente por la comunidad balear durante estos últimos días en su residencia de verano.

Se trata, en definitiva, de poner de una vez a la jefatura del Estado al mismo nivel de
transparencia, control democrático y exigencia de responsabilidades que cualesquiera otras instituciones democráticas. En buena parte todo esto sigue aún pendiente y mientras no se haga, la crisis de credibilidad y los pies de barro de la institución permanecerán e incluso se degradarán.

Tampoco la maniobra de distracción de la búsqueda de un chivo expiatorio en los republicanos es nueva, pero hasta ahora no ha servido siquiera para el cierre de filas entre los monárquicos, mucho menos para calar en el conjunto de la sociedad española.

Tampoco la patrimonialización de la institución monárquica por parte de la derecha y la extrema derecha, anuncian nada bueno para un presente integrador de la institución.

En cuanto al futuro, las encuestas muestran una amplia mayoría republicana en el electorado de Unidas Podemos y la división en el del PSOE, dentro del conjunto de las izquierdas, pero sobre todo una juventud a la que las gestas incontestables de la Transición le quedan muy lejos, y para la que la monarquía es una nebulosa antigua de cacerías de elefantes, líos de faldas y negocios turbios, supuestamente ilícitos.

......

"Sal. Y toos a obedecer al agüelo primero que a nadie.. Y en la casa se hace sólo lo que a usté le dé la gana. Y aquí terminó el saínete, perdonad sus muchas faltas".

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
6 Comments
  1. Florentino says

    «La demerita realidad real… gana siempre».Esto no es un «sainete» por mucho que don Gaspar lo quiera identificar, como tal: «pieza dramática, jocosa en un acto de tiempo reducido». ¿ Le parecen pocos años, desde que juró los Principios Fundamentales del Movimiento ?. ¿ Les han explicado en clase de qué «movimiento» estamos hablando ?. ¿Cuáles son las «gestas de la «transición ?.La «farsa» continua, aunque un episodio tan «relevante» como el 23 F, con un «elefante blanco», lo han querido «colar» por «imperativo Real»… como «blanqueante nacional». ¡ menuda gesta !. La designación de Senadores reales por mandato real… otra gesta!. La intervención en Irak, ¿ de quién llevaba la firma ?. Los «fondos reservados», para hacer más democrática la España del vencedor y «colocador» a «dedo» de tal (supuestamente) «evasor real».
    ¿ Puede ser un rey emérito con ese bagaje ?. El «demérito» de una familia, que se le han «tapado» demasiados episodios, de algunos se magnificaron para sacar «réditos» «aureolas», con la inestimable ayuda de medios «fáctico-mediáticos… «otra gesta».
    Llamazares, no se quiere «fiscalizar» nada.
    Un pueblo soberano, no puede «rebajarse» a ser unos «súbditos» agradecidos de aquellos que cercenaron la II República democrática, violaron su Constitución la bandera, e himno… ¡ dejando en el olvido la memoria histórica, y los valores de igualdad y equidad social; entre fosas, cunetas, exilios y expolios reales con «cuño» Franquista !.

    Noam Chomsky: «El propósito de los medios masivos… no es tanto informar y reportar lo que sucede, sino más bien dar forma a la opinión pública de acuerdo a las agencias del poder corporativo dominante».

    1. corazon rojo says

      Estimado Florentino, Llamazares nunca se sabe ande anda. Después de cargarse IU pensando que el llamado psoe le abriría las puertas, ahora comentarista en ferreras`secta, es uno de tantos que tapó al demérito igual que hacen ahora con el gran preparao para que siga haciendo lo mismo. ¿Sabe alguien (me repito) después del paripé de los paseos, ande anda el sexto y la más lizta?

      1. Miguel says

        El » preparao , su flaca y las dos sonrientes rubitas» evidentemente están a destajo haciendo » posados…….» , o lo que es decir ; haciendo exactamente el mismo » paripé» que nos hicieron los anteriores » okupas del cargo……» , pues esta mala película ya la hemos visionado durante más de 40 gloriosos añitos de engaño total . Y escuchar eso » del preparao…..» da más que grima sabiendo además » para lo que está preparao el pollo ( además ; sobradamente…..) » .
        Salud.

    2. Miguel says

      Estimado amigo : le dejo este enlace de un interesante artículo de Cristina Fallarás en el diario Público , sobre este » sainete » de país.
      https://blogs.publico.es/cristina-fallaras/2020/08/22/entonces-de-que-sirve-ser-bueno/
      Salud.

      1. Florentino says

        ¡ Los 75 principales del régimen !. Qué natural es Cristina Fallarás… ¡ que no «falla» en sus denuncias, esta gran profesional !. Gracias Miguel he copiado los nombres de los «impostores».

  2. Florentino says

    … Corazón Rojo ¿cuánto tiempo sin verte?. Lo que apuntas es muy cierto, siendo (además) una «astilla» del régimen; acepta ir a los platos para apuntalar «su» posición, que NO la de esta sociedad «traicionada» por tantos «lacayos» «gatopardianos», que nos amenazan con «ACTUAR»… ¡ dividiendo lo dividido !. La tibieza de su crónica, nos debe de reafirmar en nuestro compromiso social, justicia justa en equidad en una república laica, donde la Memoria Histórica, se una con los Derechos Humanos Universales en libertad cívica !.

Leave A Reply

Your email address will not be published.